Sociedad


Los Juegos Olímpicos de Río 2016: una clara muestra del optimismo mundial.

En un mundo marcado por el terrorismo en Europa, la guerra en Medio Oriente y la subida de Donald Trump a la cabeza de la candidatura republicana, los Juegos Olímpicos de Río nos ofrecieron un respiro en la agitada vida política internacional. Y es que, a pesar de ser fuertemente criticados por numerosas razones que veremos a continuación, estos lograron dejar una huella de optimismo en un mundo que abiertamente necesitaba de ello.



18 de julio: día internacional de Nelson Mandela

“Podemos cambiar el mundo y hacer que sea un mundo mejor. Está en tu mano hacerlo realidad” – Nelson Mandela

Así lo estableció, en 2009, la Asamblea General de Las Naciones Unidas en honor al Primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica por blancos y negros,  Nelson Mandela, quien era claro representante de la lucha por los derechos humanos, la igualdad, la paz,  la solución de conflictos y las relaciones interraciales, valores que son reconocidos en la resolución 64/13 de la Asamblea General. Actualmente la fundación que lleva su nombre y  la ONU convocan a la comunidad y a las naciones a hacer parte de los 67 minutos de ayuda a los que más lo necesitan como la representación de 67 años dedicados  por  parte de Mandela hacia la humanidad.



Adopción homoparental: las dos caras de Europa

La Unión Europea supone ser una región donde prima la igualdad en materia de derechos. Sin embargo, no en todas las naciones de la UE la igualdad de derechos prevalece en materia de adopción por parte de parejas del mismo sexo, ni tampoco en el derecho de los niños a ser adoptados. El marco jurídico e institucional de la Unión Europea es homogéneo, vela por el cumplimento de los derechos humanos de las personas sin discriminación por razones de sexo, religión, raza u orientación sexual. No obstante, en la práctica hay muchas contradicciones frente a este tema.



¿El desempleo induce al radicalismo en la juventud europea?

La crisis económica europea que explota en 2011 se ha caracterizado por acarrear una explosión de las tasas de desempleo, y en particular el desempleo juvenil, que en España por ejemplo supera el 50% de la población activa entre los 25 y 35 años. En consecuencia, han venido surgiendo y multiplicándose los movimientos sociales y las manifestaciones en contra del modelo económico neoliberal, que son producto de la deslegitimación de los gobiernos. En el presente artículo se explora la hipótesis que tales condiciones favorecen inexorablemente la radicalización política