El libre pensador

lunes 23 de julio de 2018
Edición No. 24 - Números anteriores
E-ISSN: 2389-8100

○

Caleidoscopio

¿Qué dice el mundo?
Entérese de las noticias mas recientes. Pulse sobre el país de su interés.Ingrese a la sección de Caleidoscopio e infórmese de los últimos acontecimientos del mundo entero.

☰

Prensa Masticada

ELN: un camino difícil hacia la paz

Sin olvidar que los diálogos de paz con el ELN se retomaron el pasado 15 de marzo, se tuvo en cuenta el siguiente análisis partiendo de los atentados en Barranquilla. Bien vale la pena entender por qué se suspendieron y cómo la prensa presentó estos hechos.  El pasado 27 de enero del 2018 se registró una fuerte explosión en la ciudad de Barranquilla, suceso que fue la gota que rebosó la copa. Tal acto llevó a la autoridad a especular sobre el crimen. Se indagó sobre los posibles actores del atentado: dos motociclistas que habían lanzado una granada a la estación de policía. Tiempo de después de investigar el caso a profundidad, se encontró el verdadero culpable de la explosión: Cristian Bellón, quien instaló dentro de la estación de policía, de san José de Barranquilla, 4 kilos de explosivos y los detonó por radiofrecuencia. Pero días antes de encontrar el culpable de la explosión el Ejército de Liberación Nacional (ELN) emitió un comunicado en el que se atribuyó el ataque terrorista.

Teniendo en cuenta lo anterior se identifican dos ejes temáticos, a los cuales la prensa nacional les da más prelación: primero, el debate entre seguir con los diálogos o dejarlos de lado y atacar al grupo guerrillero. Segundo, el intento del ELN para retomar los diálogos de paz con el gobierno mediante ataques y atentados hacia el país, para hacer que el gobierno se siente otra vez a dialogar.


☰

Entrevista

“El arte no está hecho para otra cosa que para mover la insensibilidad humana…”

“Si, cómo no, eso de que el mundo está hecho de átomos, sí sí, el mundo no está hecho de átomos, el mundo está hecho de historias, porque son las historias las que uno cuenta o las que uno escucha, que uno recrea, que uno multiplica, son las historias las que permiten convertir el pasado en presente y las que también permiten convertir lo distante en cercano, lo que está lejano en algo próximo y posible” Eduardo Galeano.

Pero, ¿cómo se teje una historia que ha dejado una sociedad resquebrajada y un sin fin de víctimas? ¿Cómo se teje entonces la paz en Colombia? ¿Es posible que aquello del pasado que se sigue reflejando en el presente, nos permita seguir adelante? ¿Hay iniciativas de la sociedad civil para ello? Sabemos que el conflicto colombiano tiene una vigencia de más de 50 años, una vigencia lo suficientemente prolongada para poner en enfrentamiento al Gobierno con diversos grupos al margen de la ley, alzados en armas o simples civiles. El porqué del conflicto no es fácil de definir.  Se remonta a la inconformidad de un grupo de campesinos con el gobierno bipartidista de turno. Pero hoy en día la idea misma de lucha se ha tergiversado tanto, que el conflicto es la causa de un choque de intereses. La necesidad de controlar el territorio, la necesidad de tomar posesión de recursos naturales para financiar la causa armamentista, y el narcotráfico han desbordado hasta tal punto en donde hay masacres, secuestros, extorsiones y violaciones.

Y entre todas estas, nos preguntamos qué pasa con la sociedad civil, qué ha hecho y qué ha dejado de hacer para ayudar a la reconstrucción del tejido social, que cada vez se deteriora más. Dentro de esta cuestión no cabe duda que la sociedad civil se manifiesta de diferentes maneras, y entre la que nos interesa destacamos al arte, “el arte como expresión de los más profundos sentimientos por el camino más sencillo”,  decía alguna vez Einstein. El arte que hoy en día se posiciona como uno de los recursos más valiosos y significativos que tenemos entre manos para darle voz a la memoria del conflicto y generar consciencia y empatía con las víctimas.