Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

posverdad
1 de noviembre de 2019

La desinformación como estrategia de manipulación política

Los colombianos son personas ajenas a la política; el desinterés y la apatía con respecto a las problemáticas que afectan la vida en sociedad pasan a segundo plano, siendo la ignorancia y el desinterés resultado de la desinformación. La sociedad colombiana sigue creyendo todo lo que oye y lee, sin tener la capacidad de ser, en primer lugar, escéptico ante lo que dicen los demás y, en segundo lugar, tomar una decisión haciendo uso de propio criterio sin dejarse influenciar por factores externos.

Por: Natalia Torres

El pueblito incrédulo, ignorante y apático

En una democracia, cuando las decisiones son tomadas por el pueblo, se esperaría que sean tomadas con base en el bien común, lo más importante, que los ciudadanos tomen estas decisiones sin la influencia de personas o factores externos, sino usando su propio criterio, sin dejarse engañar y manipular por falsas informaciones y por el terror que estas puedan causar. Cuando a Colombia le llegó la hora de elegir entre un Sí y un No para la firma del acuerdo de paz, el temor y la desinformación hicieron presencia. Sin importar cual hubiese sido la opción ganadora, lo que se debe analizar es que a la cabeza del No en el plebiscito estaba el uribismo que no dudó en manipular al pueblo y aprovechó el contexto de indecisión y desinformación que había en ese momento, convenciendo con afirmaciones falsas que decían que el acuerdo de paz llevaría a Colombia al Castro-chavismo, que habrían nuevos impuestos para los colombianos, que el terrorismo iba a llegar al poder, entre muchas otras que lo único que hacían era infundir temor a la hora de tomar una decisión. El jefe de la campaña del No, Juan Carlos Vélez, renunció al Centro Democrática por cuenta de las declaraciones con las que afirmó que manipuló a la población colombiana, afirma que fue una de las campañas mas baratas y que todo fue mucho mas sencillo gracias a que los colombianos no entendían los acuerdos de paz ni tenían información clara acerca de este.

La polarización, por otro lado, es también una consecuencia de la desinformación del pueblo. Los engaños y el temor infundidos por los líderes políticos ocasionan que haya más divisiones en el país y permite que haya más intolerancia. En la política claramente existen diversas ideologías y opiniones, pero lo que sucede con la polarización en Colombia es que los colombianos se van al extremo solo por defender la posición del partido político al que apoyan. Según una encuesta realizada por Mundial de Valores, solo el 6,7% de los colombianos consideran que la política es importante en sus vidas y el 56,6% dice que no le importa en absoluto en esta misma encuesta se preguntó por preferencia entre la izquierda y derecha y mostró un alto índice de polarización.

Es fácil engañar y manipular al pueblo y más aún si este es desinformado, se vuelve susceptible y una presa fácil para la politiquería. Al pueblo pan y circo, es la estrategia que ha sido usada por los políticos en la medida en que tienen al pueblo distraído y este no se percata de la realidad en la que vive, por esta razón es normal para esta sociedad que el presidente Iván Duque anuncie que Colombia será la sede de la final de copa América 2020, de lo que se inferiría que Colombia es un buen lugar y será un gran anfitrión, pero, detrás de esa notica, se esconden los verdaderos problemas que pasan a segundo plano.

Para que las estrategias de manipulación, engaños y terror sean eficientes, tiene que haber un país que sea incapaz de pensar por sí solo, un país ajeno a la política, un país que, como consecuencia a su apatía, es desinformado y fácil de manipular debido a su ignorancia.

¿Dónde está el criterio de Colombia?

Los colombianos, además, son ignorantes y egoístas frente a las problemáticas del país. En las elecciones a la presidencia del año 2018, el 46,62% de ciudadanos no salieron a votar, de los 36.783.940 habilitados para votar, sólo 19.636.714 lo hicieron, a pesar de que los índices de abstención de votación ese año disminuyeron, las cifras aún siguen siendo altas.

Por otro lado, ¿cómo es posible que gane la corrupción en un país en donde esta es una de las principales causas de que los problemas en infraestructura, educación y la salud? Los recursos son robados por los líderes que deberían estar luchando por el bien común.

Cuando se llevó a cabo la consulta anticorrupción, se evidenció en Colombia como fue usada la desinformación como estrategia de manipulación política, a pesar de que dicha consulta tuvo un gran número de votantes, este no alcanzó para que se pudiera llevar acabo.

La educación, tanto en los colegios como en los hogares, juega un papel muy importante en la forma en que los colombianos ejercen su derecho al voto y en la manera en cómo toman las decisiones. La educación en cierta medida permite que cada persona vaya formando su propio criterio con respecto a lo que ven desde su propia perspectiva y se esperaría que, gracias a que tienen noción de las problemáticas de la realidad, sean capaces de resistir a la manipulación. Según el Ministerio de Educación Nacional (MEN) 62% de jóvenes en zonas rurales no tiene acceso a la educación y tampoco han podido acceder a la educación superior. Los colombianos deben ser educados para fomentar la conciencia política con respecto a las problemáticas del país.

A Colombia aún le falta mucho para tener una sociedad unida que, a pesar de las diferencias de ideologías, tenga suficiente criterio y además, para que los colombianos sean menos vulnerables a la manipulación.

Recomendados Libre Pensador

Las dos orillas – Camargo D. La fórmula no cambia: pan y circo para el pueblo.  

Razón Pública. Duque, J – La consulta anticorrupción: una derrota con sabor a victoria. Razón

El Espectador – Claudia López analiza la consulta anticorrupción: ¿Triunfo o derrota?

El Tiempo.  El 46,6 por ciento de los colombianos no votaron. 

El Colombiano. Hernández, J – Criterio del mérito versus politiquería.