¿Quiénes son los culpables de la corrupción en Colombia?

Por Valeria Cristina Bermudez Rojas

15 de febrero de 2018
Imagen: CC0 Creative Commons

La corrupción es, según Pasquino, un fenómeno por el cual un funcionario público es impulsado a actuar en un modo distinto a los estándares, para conseguir una recompensa acogiéndose de unos intereses particulares. Tal significado se limita al ámbito público, pero esto no quiere decir que la corrupción sea particular de este espacio. Este es un fenómeno que se ha presentado a lo largo de la historia.

En Colombia, en los últimos años, se ha evidenciado la corrupción de una manera descomunal en el sector político, no se vive un día en el país sin escuchar de situaciones corruptas protagonizadas por los altos gobernantes. Los ciudadanos afirman estar cansados de esto y atribuyen todo al gobierno, mientras otras afirman que es culpa de todos.

El pueblo es solo una víctima

Son los gobernantes quienes toman el dinero del Estado, y por ende de la población, para satisfacer sus necesidades o gustos personales. Son los alcaldes, gobernadores, congresistas, concejales, entre otros, los que consiguen cargos ofreciendo dinero a los votantes, ayudas, favores, prometiéndoles cosas que luego olvidan y no cumplen. Son esas personas las que inician proyectos con altos presupuestos y terminan usando un porcentaje para ellos y la otra para abultar sus bolsillos. Son esas mismas personas quienes piden algo a cambio a empresas o  particulares para favorecerlos usando el poder que tienen.

Estas, y muchas más, son las cosas que piensan muchos de los colombianos quienes en cada elección votan, con sus esperanzas puestas en que la situación del país va a cambiar.

El problema reside en la falta de carácter y de control del Estado. Se crean leyes e instituciones con el fin de sancionar la corrupción, pero resulta que el poder de estas personas y la corrupción, en muchos casos, son más grandes que la justicia colombiana. Se presenta corrupción en las instituciones anticorrupción, y las penas o sanciones para los corruptos son olvidadas y perdonadas al poco tiempo, cuando los culpables son procesados.

A pesar de todo lo que se ha dicho, también es cierto que la población hace parte del Estado y toma decisiones, lo que apunta directamente a que los ciudadanos son también causantes de la corrupción en Colombia.

Nadie es víctima aquí

Si bien el centro de la corrupción son los funcionarios públicos, todo tiene un origen. La moral define los principios y la manera de actuar de las personas.

En una sociedad donde lo importante son los intereses personales que los aleján de los derechos e intereses ajenos, las personas se vuelven indiferentes a lo que puede ser el interés nacional.

En la búsqueda de ascenso al poder, los candidatos, con el fin de lograr su objetivo recurren al clientelismo. Por su parte, los ciudadanos gobernados por sus intereses individuales, que se sienten ajenos a la política y el gobierno, contribuyen con esta corrupción pues no se esfuerzan siquiera en intentar cambiar la situación.

Por otra parte, la ignorancia aporta a la corrupción, pues las personas dejan el país en manos de personas de quienes no conocen sus intenciones, ni se interesan por conocerlas.

Ahora bien, los funcionarios públicos no son los únicos corruptos. Los particulares también lo son y, sumados, son la causa de este fenómeno vaya en ascenso. De este tipo de corrupción tenemos muchos ejemplos, desde los más simples, como pagar para agilizar algún trámite alterando el debido proceso, hasta recibir dinero para cometer un acto ilegal.

Si bien los actos corruptos que más escandalizan son los del sector público y por esto, son los funcionarios quienes son señalados de corruptos, los ciudadanos tienen una gran incidencia en la corrupción que perjudica a una inmensa colectividad.

Recomendados libre Pensador

El Tiempo – ¿Por qué hay tanta corrupción en Colombia?

Semana – Las causas de la corrupción

Palabras clave: noticias corrupción, clientelismoresponsabilidad ciudadana


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario