Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

2 de mayo de 2020

El jugador político por excelencia: la cultura

La política se precisa como la gestión de la vida en comunidad que busca prever conflictos futuros y solucionar los vigentes. Está presente en los diferentes ámbitos que hacen parte de la vida de un ser humano, incluyendo el cultural. Es más, la cultura misma es un elemento con la fuerza necesaria para influir significativamente en la política.

Por: Andrés Felipe Ladino Ortiz

La política se precisa como la gestión de la vida en comunidad que busca prever conflictos futuros y solucionar los vigentes. Está presente en los diferentes ámbitos que hacen parte de la vida de un ser humano, incluyendo el cultural. Es más, la cultura misma es un elemento con la fuerza necesaria para influir significativamente en la política.

Es de vital importancia esclarecer el concepto de cultura, que se puede definir, como todo aquello que caracteriza a una comunidad y a sus miembros desde sus creencias, valores, tradiciones, hábitos y costumbres. Cabe resaltar que de este concepto se desprende el de cultura política, entendida como la cultura, y todo lo que la compone, influye en la actitud y los comportamientos de los individuos frente a la política.

La cultura, forjadora de las instituciones políticas

Las instituciones políticas son aquellas entidades relativas al gobierno que tienen como tarea velar por el cumplimiento del orden político y social. Estas arribaron al territorio, que hoy en día se conoce como Colombia, en el siglo XVI durante la colonia. Una de las más destacadas era la Audiencia, que tenía como fin administrar justicia y actuar como órgano de consulta y control sobre los actos del gobierno. Esta institución se vio directamente influenciada por la ideología y, en consecuencia, por la cultura.

Es importante recordar que la ideología se entiende como una representación mental de la verdad. Esta tiene un papel fundamental tanto en la Audiencia como en demás entidades, puesto que a partir de las ideologías se le da vida a los movimientos políticos, al gobierno y a las mismas instituciones. A su vez, se debe tener en cuenta que las ideologías están influenciadas directamente por la cultura, puesto que aquello que se piensa está relacionado a las experiencias vividas y al contexto en el que se desarrolla cada individuo. Por esto, las instituciones, incluyendo a la Audiencia, tienen en su misma formación influencia cultural.

Se puede enfatizar, que la política es un constructo de la cultura, y a través de ella surgieron formas de organización de la misma, como el Estado. Dentro de este, aparecen instituciones que tienen como finalidad cumplir con sus intereses. Por lo tanto, las instituciones son resultado de los procesos culturales de un espacio determinado.

Un factor determinante en las decisiones políticas

El Estado debe tomar decisiones en pro del bien común, es decir, en beneficio de toda la comunidad. Para lograr esto, debe tener en cuenta que estas disposiciones no vayan en contra de la cultura de su pueblo, debido a que si no son aceptadas, no tendrán un efecto positivo. Verbigracia, para los colombianos el cerdo es un alimento aceptado culturalmente, inclusive es indispensable para cocinar recetas que ya son una tradición como las “marranitas” o la “chuleta valluna”; sin embargo, en un país con una mayoría musulmana sería catastrófico proponer o incentivar el consumo de dicho animal, puesto que, en su libro sagrado, el Corán, su consumo está prohibido. Para este grupo de personas sería preferible morir de inanición que caer en el pecado de consumirlo.

El anterior ejemplo ilustra la importancia que un actor político debe darle a la cultura al tomar sus decisiones. En el caso de Colombia, uno de los principales pilares del gobierno de Iván Duque Márquez es la Economía Naranja. Este concepto destaca la importancia de la cultura, la propiedad intelectual y la innovación de la economía. Por ejemplo, el “Movistar Arena” es un caso en el que se observa la capacidad de potenciar la economía a través de la cultura y cómo esto es posible al unir esfuerzos del sector público y el privado. Actividades como esta benefician los números del país según la Cuenta Satélite de Cultura del DANE, en 2016 la Economía Naranja representaba casi el 1% del PIB y cerca de 300.000 empleos que se derivan de sectores económicos provenientes de actividades culturales, como la música, el arte, la gastronomía o el turísmo. Así, se destaca el papel que cumple la cultura en las decisiones políticas tomadas por el actual gobierno.

Por último, se demuestra que la cultura es fundamental para el ejercicio de la política. Esta tiene la capacidad de influir en sus decisiones e inclusive en su funcionamiento. En consideración a lo anterior, es vital para cualquier actor político ser consciente qué demanda la cultura y qué consideraciones merecen especial cuidado, para lograr que el desarrollo de la política sea ameno y contribuya al bien común de manera eficiente y efectiva.

 

Recomendados Libre Pensador

Banrepcultural – Historia de las instituciones en Colombia. Red Cultural del Banco de la República de Colombia.

DANE – Cuenta satèlite de cultura nacional. DANE.

Dinero – Economía Naranja: ¿la nueva locomotora?

Labra, J. P. (2014). Educación, medios digitales y cultura de la participación.Educatio. Siglo XXI, 32(2).

MinCultura – Quiénes Somos. MinCultura.  

Portafolio – Economía Naraja con avances tímidos en 6 meses de gobierno de Duque.