Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

Casa Rosada
21 de octubre de 2019

Argentina, una completa incertidumbre

Desde que asumió el poder político en diciembre de 2015, el gobierno de Mauricio Macri ha tenido un sinfín de problemas económicos; como lo indica el Banco Mundial: “Después de una caída del 2,5% del PIB en 2018, se espera una contracción de 1,3% para 2019”. Además, la inflación es una preocupación importante en Argentina; fue de 31,8% en 2018 y se espera una similar en 2019. Por otro lado, el tema del desempleo también representa un reto: en 2018 fue de 8,9%, y se prevé que esta cifra aumente en 2019. Con la situación actual parece imposible que el candidato del partido Juntos por el Cambio pueda obtener la reelección y todo indica que Alberto Fernández representante del partido Frente de Todos será quien asumirá el poder político. Pero, ¿solo un cambio de administración será suficiente para poder solventar la crisis que atraviesa Argentina?

Por: Felipe Rojas Devia

¿Retorno al 2001?

Ricardo Aronskind describió la crisis del 2001 como: “el peor derrumbe social de la historia argentina. No se trató de una mera crisis económica, sino que se puso en juego la posibilidad de la continuidad del Estado nacional como entidad con capacidad de autogobierno”. Aunque la crisis del 2001 tenga ciertos parecidos con la crisis actual, como por ejemplo un problemático préstamo con el Fondo Monetario Internacional y una constante devaluación del peso, la realidad es que la situación actual está lejos de parecerse a la vivida hace 18 años. En aquel momento, el Banco Central tuvo una pérdida de US$22.000 millones en sus reservas, dejándolo muy comprometido financieramente, hoy en día, las reservas superan los US$64.000 millones (de los cuales solo US$7.000 corresponden al préstamo del FMI). Además, el nivel de desempleo vivido en aquella época llegó a niveles récord alcanzando el 18,3 % mientras que actualmente no supera el 10 % y, finalmente, quizás el factor más distintivo de todos y lo que desató la furia del pueblo argentino, la restricción de dinero sobre las cuentas bancarias, que buscaba evitar la salida de capital del país debido al endeudamiento que tenían por los préstamos otorgados en dólares, (en la actualidad los bancos ya no pueden hacer esto).

A pesar de que la situación actual no es tan crítica como la del 2001, se deberá trabajar exhaustivamente en la reestructuración de la economía; ahora bien, en las próximas elecciones nacionales se decidirá quién llevará la responsabilidad de sacar al país de la encrucijada en la que se encuentra, según las encuestas el más opcionado (con el 53,3% de intención de voto) es Alberto Fernández del partido Frente de Todos.

¿La mejor opción o la menos mala?

En el caso que el representante del partido Frente de Todos asuma el poder político (lo que marcará el regreso del kirchnerismo al gobierno), se encontrará con un panorama poco alentador, pero es este mismo contexto el que le da fuerzas a su candidatura, es la misma gestión de Macri lo que de cierta manera impulsa la campaña política de Fernández. No cabe duda de que la decisión de designar a Cristina de Kirchner como vicepresidenta es más que polémica y, de ganar, será una administración que estará en el ojo de la tormenta desde el primer momento.

Pero, ¿cualquier administración sería mejor que la actual?, sin lugar a duda la administración de Macri ha sido poco eficiente, así lo reflejan las cifras de su gobierno, pero lo más preocupante del oficialismo (si llega a ser reelegido) es que, de cara al futuro, no parece tener soluciones para resolver la crisis, lo cual no ayuda a su campaña política y esto se nota en las encuestas de intensión de voto en las que está casi 20 puntos por debajo de Fernández.

La situación en Argentina no es muy alentadora, si bien en términos políticos se podría aclarar después del 27 de octubre, es una completa incógnita qué pasará con la economía del país, si se priorizará la producción nacional o se optara por la inversión extranjera, pero sin importar el camino que se elija la sensación es que, para Argentina lo peor está por venir.

Recomendados Libre Pensador:

Aronskind R – Las causas de la crisis de 2001

Banco Mundial – Argentina: Panorama General

Banco Santander – Argentina: Política y Economía

Iprofesional – Nuevas encuestas de cara a octubre: ¿Alberto Fernández batirá el récord de Cristina?

Sánchez C – Elecciones en Argentina: entre la reelección de un mal gobierno o el alineamiento de Alberto Fernández

Smink V – Las 9 diferencias (y los 3 parecidos) entre la actual crisis de Argentina y la de 2001