Tijera a la cultura colombiana

Por Nicolás Rivera

27 de abril de 2016
Imagen: https://www.unigo.com/pay-for-college/scholarships/how-to-cut-college-costs

Empezando el año 2016 nos podemos dar cuenta de que la situación económica del país no se encuentra en su mejor momento; por ende, el recorte de presupuesto para algunos sectores era predecible y evidente. Algunos  como la cultura precisamente se ven  seriamente afectados en este 2016, ya que el recorte presupuestal al que se ve sometido  será bastante significativo: 14.2%. Es por esto que algunas actividades que se realizaban con normalidad en años anteriores, van a encontrarse con serias dificultades este año, y no es únicamente el sector público el que se ve afectado, también el sector privado.

 Ínfimo presupuesto para la cultura

Si tomamos las cifras publicadas por el periódico El Tiempo y las comparamos con el presupuesto asignado para actividades culturales en  el 2015 frente al 2016 podemos ver una diferencia significativa: 14.2% menos de lo que fue para el 2015. En cifras exactas el presupuesto para el 2015 fue de 390.793 millones de pesos y para el presente año es de 335.438 millones.

Este recorte presupuestal  significa que  los recursos para el mantenimiento y sostenimiento de la Biblioteca Nacional en el 2015 la cantidad invertida  fue de 4.275 millones, mientras que para el 2016 se destinarán únicamente 325 millones. Como se puede observar la diferencia es abismal. Aun así contando con este poda presupuestal se van a llevar a cabo muchas actividades y proyectos culturales durante el presente año; sin embargo, se verán afectados, por ejemplo,  el Festival de Cine de Cartagena, pese a que  este  es altamente reconocido por ser el más antiguo instaurado en Suramérica, sufrirá un recorte importante: un día menos de programación y también reduce la cantidad de invitados significativamente.

El sector privado también afectado

Como fue mencionado anteriormente, el sector privado también se ve afectado, la pregunta es    ¿de qué manera?  Pues se puede responder a esta pregunta de una forma muy clara y evidente con el siguiente ejemplo:

Andrea Walker directora de la feria Art Cartagena  dice que pese a que el público está interesado en  la realización de la feria se ve obligada a cancelarla para este 2016, puesto que se ha quedado sin patrocinadores: “Por la situación económica, muchos no pudieron dar los recursos para apoyarla. Eso, sumado a la caída del petróleo y la subida del dólar, también hizo que el precio de los estands se triplicara y que para las galerías de afuera, cuya moneda también se ha devaluado, no fuera rentable venir”.( Andrea Walker  como se cita en el periódico El Tiempo, 30 de enero de 2016)

Y este no es el único caso, mientras tanto las galerías también se ven afectadas por la economía como era de esperarse. Jairo Valenzuela, director de la galería Valenzuela Klenner dice que con el estado de la economía, aquellas personas o coleccionistas que no solo contemplan,  sino que también adquieren las obras de arte deciden esperar, “El arte es un segmento que es sensible a la economía” comenta. (Jairo Valenzuela como se cita en el periódico el tiempo El Tiempo, 30 de enero de 2016)

En conclusión la situación económica actual del país nos afecta a todos de una u otra forma. Pero si no se toman medidas y seguimos en este proceso de recortes vamos a llegar al momento en el que actividades culturales  se vean en la obligación de disminuir de forma mayúscula su calidad o ser canceladas por falta de presupuesto.

Si estos recortes presupuestales siguen sucediendo, perderemos este patrimonio cultural. Gran parte de lo que significa ser colombiano, es nuestra cultura lo que nos hace diferentes de los habitantes de países vecinos como venezolanos o ecuatorianos. Alarmante sería que las artesanías que vienen de nuestras raíces indígenas, la mochila arahuaca original desaparecieran y fueran reemplazadas por aquellas pésimas imitaciones de lejanos países que, además, por su afán de copiar le quitan el mercado a las propias, y degradan la imagen colombiana por su ínfima calidad. Como es evidente si dejamos de promover la cultura colombiana vamos a perdernos no solo de actividades maravillosas, nos vamos a desprender de nuestra propia identidad como colombianos: lo que nos hace ser quiénes somos.

Recomendados Librepensador:

El Tiempo – ¿Cómo afecta el ‘apretón’ económico a la cultura este año?, 

El Tiempo – Educación y Defensa se salvaron del recorte 

 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario