Sudando petróleo: la explosiva crisis del crudo

Por Ana María Arango D.

28 de enero de 2015
Imagen: U.S. Marine Corps

Desde junio pasado, los mercados internacionales han sido estupefactos testigos de la caída continuada de los precios del petróleo. En la bolsa de Londres, el petróleo Brent, que sirve como referencia internacional, llegó a su punto más bajo desde 2010. Lo paradójico de la situación, es que la situación geopolítica internacional habría hecho previsible que los precios se mantuviesen estables, incluso, que subieran: La crisis en Ucrania que tiene como protagonista principal a Rusia tiene efectos directos y al alza en los precios del crudo en esa región del mundo y por rebote, en el precio internacional; y de otra parte, el recrudecimiento del conflicto Israel – Palestina habría podido empujar el precio al alza, como había hecho en el pasado.

 La producción de petróleo se ha mantenido, mientras la desaceleración de las economías emergentes y de Estados Unidos, Europa y China principalmente, ha empujado la demanda a la baja. La realidad entonces, es que el juego de oferta y demanda del crudo, ha sido el punto de inflexión de la crisis del precio del petróleo y los países productores, liderados por Arabia Saudita, renunciaron a utilizar su usual estrategia de reducir la oferta de petróleo para frenar la caída de los precios, en tanto tienen prioridades más altas para defender su negocio.

Además del juego de oferta y demanda, otros factores interfieren.

Este año, se impusieron en el mercado internacional, con mucha fuerza, los combustibles no convencionales, entre ellos, el fracking; de hecho, Estados Unidos se viene imponiendo en este nuevo mercado y en julio de 2014 alcanzó sus niveles record de exportación(solo un mes después de que comenzara la caída del precio del petróleo Brant, de referencia internacional). Estados Unidos entonces, uno de los mayores compradores de petróleo a nivel internacional, no solamente está comprando menos petróleo, sino que además entra al mercado internacional con una renovada fuerza competidora.

El fortalecimiento de la industria petrolera norteamericana podría mantener su crecimiento durante 2015, en tanto el partido republicano, desde enero entrante fuerza dominante en el parlamento de ese país, viene promoviendo políticas en ese sentido. De hecho, la renovada fuerza republicana, sumada al sector de los sindicatos en el partido demócrata, podrían aprobar la construcción del oleoducto Keystone XL, que transportaría petróleo extraído mediante fracking desde Canadá, hasta el Golfo de México. 

Atacar la competencia puede tener implacables impactos en los productores.

 Parece estarse consolidando entonces, una sólida competencia a los productores de petróleo convencional, lo que necesariamente entra a pesar sobre la definición de una estrategia de control de precios.

Arabia Saudita sorprendió al mundo entero al mantener su producción de petróleo intacta, y más aún, cuando en noviembre decidió subir la cotización de su crudo para Asia y Europa, pero bajarla para su mercado norteamericano.

Lo cierto es que esta nueva estrategia, que busca competir vía precios con los combustibles no convencionales, puede no afectar dramáticamente la economía saudí que tiene los menores precios de producción, pero sobre las economías de otros países productores, es definitiva.

Irán, Venezuela, Ecuador e incluso Colombia dependen altamente de sus ingresos por exportaciones petroleras; situación similar enfrenta Rusia que recientemente se ha posicionado en el mercado internacional tanto con petróleo como gas convencionales.

 Unos ganan y perdemos todos.

 Mientras las economías emergentes de los países productores enfrentan la amenaza de una desaceleración por la disminución de sus ingresos petroleros, Europa y los países emergentes importadores, que vienen luchado contra sus propias desaceleraciones económicas se benefician de esta nueva guerra de precios entre competidores por el mercado energético.

 Lo que queda en el aire, es el costo real que tendremos que pagar todos por la competencia entre combustibles convencionales y no convencionales, por que si bien es cierto que el desarrollo de productores y consumidores de combustibles depende, al menos por ahora, del petróleo, la vida de todos depende del agua, que es lo que actividades como el fracking ponen en riesgo.

Recomendados:

Dinero – Guerra negra

Infobae – Petróleo más barato: muchos ganadores y unos pocos malos perdedores

El Tiempo – ¿Qué está en juego con la caída de los precios del petróleo?

ABC.com – Causas y efectos de la caída del precio del petróleo a niveles de 2010 

El Pais – Bajó el petróleo 

 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario