Opinión


El Nuevo Código de Policía, ¿protección o coerción?

Camila Pinilla

Lunes 6 de Marzo de 2017

El pasado 30 de enero entró en vigencia el nuevo Código de Policía que regirá a todos los colombianos, y su efecto en Bogotá no ha pasado desapercibido. Con 242 artículos, busca mejorar la convivencia por medio de unos ejes centrales enfocados en la seguridad, la tranquilidad y la salubridad, entre otros. Sin embargo, son las disposiciones con las que se propone lograr estos objetivos las que han causado controversia y fuerte crítica. Los puntos que más llaman la atención refieren a la ocupación del espacio público, en especial su efecto en los habitantes de calle y los vendedores ambulantes. Otras regulaciones permiten el allanamiento sin orden judicial y le otorgan mayores facultades a esta institución.


Dejación de armas: un paso hacia adelante

Felipe Arrieta Betancourt

Domingo 5 de Marzo de 2017

Como colombianos estamos acostumbrados a las malas noticias, pocas veces nos podemos dar el lujo de salir  con una  sonrisa, o con algo de esperanza, después  de una emisión de noticias de  las 7 de la noche. Por  fortuna,  toda  regla  tiene su  excepción, por  estos días  Colombia  vive una;  llegan  noticias  de  los rincones  más  remotos del país,  anunciando  que el  proceso de  desarme de  las FARC, contra  viento  y marea, ha iniciado.


La narconovela colombiana: ¿una cultura?

Julián Andrés Salazar

Lunes 13 de Febrero de 2017

 En el 2008, año de estreno de la serie “El cartel de los sapos”, estaba muy de moda en mi colegio cantar la letra de la entrada de la novela: “Allá se compra se vende y se mete, la mercancía al por mayor. Y si aquí se dan bala, yo no sé nada, no soy soplón…”, pues escuchaba a diversos de mis compañeros en grado tercero, recitarla. Yo era muy joven en ese momento para entender el verdadero mensaje que la novela llevaba consigo, así que, como muchos otros de mis amigos, también me unía al juego y la idea era ser el más audaz, el más astuto, el más “vivo”. Sin embargo, a medida que fui creciendo y adaptando un pensamiento crítico sobre la sociedad, aprendiendo sobre la historia de Colombia y lo dura que fue la época donde imperó el auge del narcotráfico en la nación, supe que no era correcto tomar a esto como un chiste, pues hubo innumerables víctimas a las cuales se les debía, indudablemente, respeto.


No se trata de personalismos, se trata de personas

Camila Albarán

Domingo 15 de Enero de 2017

Más allá del triunfo de personajes como Trump o Rodrigo Duterte, de resultados como el Brexit, el No de los colombianos, las victorias de discursos nacionalistas, antiinmigrantes, antiglobalización, y la fuerza que éstos están tomando cada vez más a lo largo y ancho de Europa; es indispensable prestarle toda la atención necesaria a los pensamientos y a los sentimientos de un grupo de personas que se están convirtiendo en una importante mayoría, mirar desde esa orilla, evitar reduccionismos y sobretodo, dejar de subestimar su poder y alcance. La realidad se forma cuando encuentra receptores, y esta ha demostrado tener suficientes.