Opinión


El olvidado (pero omnipresente) poder de la palabra

Enrique Vega

Martes 14 de Marzo de 2017

Decir que las palabras tienen poder es una afirmación que raya en el cliché. No en vano a Dios se le llama “el Verbo eterno”. En religiones como la judía, la sola mención de su nombre está prohibida, pues la mera pronunciación es considerada una blasfemia. Hoy en día “abracadabra” es una palabra reservada para Harry Potter, conejos salidos de sombreros y burlas sobre lo aparentemente fantástico de una situación, pero en el siglo XVI, su sola mención en una reunión de señoras hubiera bastado para que varias de ellas hubieran terminado en la hoguera, cortesía del Malleus maleficarum, el cura del pueblo y una que otra calumniadora con oscuros intereses. Cuando se trata de palabras, se acierta (o se peca) por exceso o por defecto. Luis XIV, “El Rey Sol”, solía escuchar a sus ministros y consejeros y ante la impertinente pregunta sobre cuál era su opinión, el reino entero e incluso los reinos rivales entraban en suspenso al escucharlo responder “ya veré”.  Habían pasado cuatro días de la muerte del venerado (y odiado) líder cubano Fidel Castro. Mientras en las calles de Miami (EEUU) algunas familias de exiliados continuaban con los festejos por la muerte del que por muchos fue considerado un tirano, en la Habana (Cuba) miles de personas lamentaban la muerte de quien llevó la revolución cubana al poder y le plantó cara al imperialismo norteamericano.


Un papel a punto de acabar mis sueños

Maria Alejandra Chaparro

Martes 14 de Marzo de 2017

“Ser pilo paga”, un programa que busca brindar a jóvenes de escasos recursos la oportunidad de ingresar a cursar los estudios superiores, me dio esperanzas y motivación para ingresar a la universidad, educarme y así hacer de Colombia un país más justo.  Desde el momento en el que surgió esta oportunidad, trabajé duro para obtener un buen puntaje y así poder alcanzar el sueño de estudiar. Pero un papel está a punto de acabar con mis sueños.


Mis 5 propuestas para renovar y generar cambios en la política colombiana

Jesús Armando Eraso

Lunes 13 de Marzo de 2017

La reciente encuesta de Gallup dio a conocer el descontento que sienten los colombianos por su clase política, sentimiento que se ve reflejado en los altos porcentajes de rechazo a sus principales figuras y los bajos índices de confianza que se tiene en las instituciones.

Este sentimiento no es algo nuevo, como tampoco es nuevo el aliento de cambio. De hecho en el presente existen dos iniciativas que justamente buscan generar algún cambio y tratan de buscar recuperar esa confianza perdida.


¿Quién dijo dictadura?

Leonor Elena Celis Martínez

Lunes 6 de Marzo de 2017

Yo digo que Venezuela es una dictadura. Las medias tintas ya no describen al régimen venezolano. El gobierno no ha podido poner fin a su supuesta guerra económica y somos el país con la inflación más alta del mundo. Estamos en los primeros puestos de los países más peligrosos del mundo e incluso se ofrecen puertas anti-kaláshnikov (AK-47). La censura de medios es el pan nuestro de cada día y la salida de CNN es solo otra cereza para el pastel. Adicionalmente, los muertos abundan, solo en el Distrito Capital en el mes de enero de 2017 hubo 504 muertes violentas, donde se incluyen las muertes de militares y policías a manos del hampa. Pero el problema más grande que tenemos: NO pasa nada.


El Nuevo Código de Policía, ¿protección o coerción?

Camila Pinilla

Lunes 6 de Marzo de 2017

El pasado 30 de enero entró en vigencia el nuevo Código de Policía que regirá a todos los colombianos, y su efecto en Bogotá no ha pasado desapercibido. Con 242 artículos, busca mejorar la convivencia por medio de unos ejes centrales enfocados en la seguridad, la tranquilidad y la salubridad, entre otros. Sin embargo, son las disposiciones con las que se propone lograr estos objetivos las que han causado controversia y fuerte crítica. Los puntos que más llaman la atención refieren a la ocupación del espacio público, en especial su efecto en los habitantes de calle y los vendedores ambulantes. Otras regulaciones permiten el allanamiento sin orden judicial y le otorgan mayores facultades a esta institución.