Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

7 de noviembre de 2020

La paz fue infectada por la pandemia

En este momento, Colombia se encuentra ante un acontecimiento histórico, en el país se lleva a cabo un proceso de paz, que busca conseguir dar solución a más de 50 años de guerra. Los avances presentados por parte del Gobierno Nacional no se ven reflejados o al menos esto argumentan las guerrillas. En la agenda de negociación se encuentra la guerrilla del ELN, inspirada en la revolución cubana y basada en pensamientos Marxistas. Esta guerrilla viene siendo protagonista desde su nacimiento en 1964. Es creada por un sacerdote y por alumnos colombianos que estudiaron en Cuba. En la actualidad, los acuerdos de paz con la guerrilla del ELN no han rendido frutos. Las diferencias con el Gobierno Nacional han sido más fuertes, que la búsqueda de un camino hacia la paz. Entonces ¿por qué el ELN se niega a un acuerdo de paz en Colombia? ¿Será que se requiere más compromiso por parte del Gobierno Nacional?  

Por: Santiago Vargas

En este momento, Colombia se encuentra ante un acontecimiento histórico, en el país se lleva a cabo un proceso de paz, que busca conseguir dar solución a más de 50 años de guerra. Los avances presentados por parte del Gobierno Nacional no se ven reflejados o al menos esto argumentan las guerrillas. En la agenda de negociación se encuentra la guerrilla del ELN, inspirada en la revolución cubana y basada en pensamientos Marxistas.

Esta guerrilla viene siendo protagonista desde su nacimiento en 1964. Es creada por un sacerdote y por alumnos colombianos que estudiaron en Cuba. En la actualidad, los acuerdos de paz con la guerrilla del ELN no han rendido frutos. Las diferencias con el Gobierno Nacional han sido más fuertes, que la búsqueda de un camino hacia la paz. Entonces ¿por qué el ELN se niega a un acuerdo de paz en Colombia? ¿Será que se requiere más compromiso por parte del Gobierno Nacional?

Los obstáculos para alcanzar la paz

En los últimos años, este grupo armado ha venido en constante crecimiento, esto se debe al abandono de las zonas ocupadas por la antigua guerrilla FARC-EP. Los constantes atentados hacia la población civil, los secuestros, la extorsión y el narcotráfico, son los principales argumentos del gobierno para no dar avance a los acuerdos de paz. Por su parte, la guerrilla plantea que no se pueden parar los actos delictivos, sin un verdadero compromiso de paz por parte del gobierno, según la Fundación Paz y Reconciliación.

Muchos creímos que con el inicio de la pandemia, la paz tendría un impacto que generaría más unión entre los colombianos, pero esto no ha sido así. Por el contrario, ha sido una fuente de distracción que opaca nuestra realidad. El país no avanza y un claro ejemplo de esto es el conflicto armado interno que parece no tener fin.

La situación actual con el proceso de las FARC se ha visto marcada por los asesinatos de sus líderes y militantes en las zonas rurales, la falta de compromiso del gobierno, quien pactó en el acuerdo, proteger, apoyar y reintegrar a los excombatientes a la vida civil: no ha sido cumplido. Adicionalmente, las nuevas reformas que quiere implementar el Gobierno Nacional: que busca acabar con la JEP, el organismo encargado de la reconciliación. Así, estas situaciones han logrado generar un constante miedo en la guerrilla del ELN, para realizar un verdadero acto de paz, así lo comentó el periodista, escritor y analista político Sinar A, para el New York Times.

Cuando parece existir un acercamiento entre los gobiernos de turno y las guerrillas, nos encontramos con un país divido: las politizaciones, la falta de información y las diferentes disputas entre las clases políticas son detonantes que nos alimentan de odio. Esto es una causa por la que los acuerdos de paz no sean viables.

Hace pocos días El doctor Juan Carlos Henao, rector de la universidad Externado de Colombia y exmagistrado, quien fue uno de los diseñadores del acuerdo de paz, recordó en entrevista con Juan Roberto Vargas en Noticias Caracol, unos puntos clave, quien bien vale la pena exaltar:

“Las personas no se encuentran convencidas con las declaraciones dadas por las Farc-EP ante la JEP. Esto ha generado diferencias en los distintos sectores de la sociedad y, sobre todo, en el sistema judicial colombiano. La Fiscalía cuenta con pruebas de graves delitos cometidos por el grupo ex guerrillero, pero este se niega a dar declaratorias sobre delitos cometidos”.

El exmagistrado agregó, además: “que la Fiscalía solo debe cumplir un papel investigativo que ayude a esclarecer la verdad mas no ser un ente competente para juzgar a los exguerrilleros, ya que estos no son jueces. Adicionalmente, no se debe ser prepotente con el proceso de paz, para que se den resultados se debe tener una transición y este lleva un tiempo”.

“Para que la JEP tenga validez plantea Henao, se debe contar toda la verdad. De igual forma, el acuerdo de paz ya está hecho y solo se debe entender y asumir. Acabar con el acuerdo de paz generaría un cambio del sistema judicial, ya que estos acuerdos han sido avalados por las tres ramas del poder público. Esto significaría un incumplimiento también en la esfera internacional. Además, en las negociaciones históricamente se cambian las armas por la política”.

Entonces la paz la requiere una atención prioritaria, por el momento histórico en el que ella se encuentra. La no aceptación, la falta de testimonios por parte del grupo guerrillero y los últimos acontecimientos presentados como el regreso de algunos líderes de las FARC-EP a la lucha armada, han generado una desconfianza en la población. Así mismo, por parte del Gobierno Nacional tampoco vemos un verdadero compromiso. Las últimas políticas públicas han sido encaminadas a la emergencia sanitaria por el Covid 19, los medios de comunicación día a día nos dan reportes de contagios y avances de la enfermedad. Pero no vemos una política que busque proteger la paz.

Las ramas del poder se encuentran dividas y sesgadas de odio y rencor. Cómo se pretende iniciar una negociación con el ELN, si tenemos actualmente una paz sin voluntad de todas las partes y parece que solo se quisiera botar 5 años de negociaciones a la basura. Si nos concentramos en seguir figuras políticas como una religión que solo nos dividen y nos generan confusiones sobre el acuerdo, este año no solo verá muertos a centenares de colombianos por la pandemia, sino también dará eterna sepultura a la paz.