Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

15 de julio de 2019

Sistema Financiero ¿Una herramienta para el progreso o retroceso?

Por: Laura Vanessa Salamanca

El sistema financiero tiene como objetivo el crecimiento económico mediante el ahorro y la inversión, que a través de sus entidades financieras tiene dos perspectivas: en cuanto al préstamo de dinero por un determinado tiempo a las personas que necesiten financiación, el cual deberá ser devuelto junto con unos intereses adicionales y, las personas que tengan exceso de dinero, pueden depositar ese excedente generando así una inversión que dé como resultado rentabilidad.

Un obstáculo financiero

Los servicios financieros formales, que generan beneficios como rendimientos de inversión a través del ahorro, la posibilidad de acceder a créditos para obtener bienes de capital, educación y la seguridad que brinda el manejo del dinero a través de tarjetas débito , todavía no integran a la mayoría de la población ya que, según el Banco Mundial, “dos mil millones o el 38% de los adultos en el mundo no utilizan servicios financieros formales”.

Según Ángel Palacios, las personas no acceden a estos sistemas porque “valoran significativamente sus bienes y dinero, ya sea porque no es fácil obtenerlo, o porque, en su mayoría, no cuentan con lo suficiente para arriesgarlo con facilidad”. EL concepto de que las entidades financieras incurren en riesgos por no contar con las reservas que respalden el 100% de los depósitos de sus clientes, genera inseguridad entre los ciudadanos que prevén que en una crisis, estos sistemas no puedan responderles por sus fondos, en cambio, al tenerlos en su casa, tienen la certeza de contar con ellos.

Por otro lado, está la colocación, que es el mecanismo que utilizan los bancos para dar créditos, pero no todos ciudadanos están en capacidad de adquirirlos por los exigentes requisitos que se les piden: un historial crediticio, tener una situación laboral estable, situación judicial y bienes (Finanzas, 2019). Colombia, al tener una tasa de desempleo del 12,8% según informes del Dane, demuestra que las condiciones de los bancos no se ajustan a las del país, así que dejan por fuera de sus servicios de crédito a ese 12,8% (2019).

Un impulso a la sociedad

Desde el 2006, se han promovido programas que permitan integrar a la población en el sistema financiero, dentro de estos se encuentra el Programa de Inversión “Banca de las Oportunidades” (Decreto 3078 de 2006) que busca crear las condiciones necesarias para promover el acceso al crédito y los demás servicios financieros de la población de menores ingresos y, en el 2011, mediante la Ley 1540, se establecieron medidas para garantizar la oferta en regiones apartadas, diseñar productos adecuados para los diferentes segmentos poblacionales y promover la educación económica y financiera.

El sistema financiero colombiano, en marzo de 2015, alcanzó una cobertura del 100% de las regiones mediante la estrategia de permitirle a los establecimientos de crédito celebrar contratos de corresponsalía con terceros no financieros, como supermercados y droguerías. A estos corresponsales no financieros se les denomino Corresponsales Bancarios.

Aunque Colombia ha tenido un gran avance en integración financiera todavía hay factores que debe mejorar, para esto ha venido trabajando en estrategias de inclusión financiera que se centran en promover el uso de servicios financieros mediante el uso de las TICs, generar mayor acceso del sector rural a servicios financieros con la ayuda de una reformación que se ajuste a sus necesidades y promover estrategias de educación financiera para toda la ciudadanía tanto en adultos como en jóvenes.

El Ministerio de Hacienda afirma qué: “la inclusión financiera tiene una correlación directa con el crecimiento y desarrollo económico y contribuye a la reducción de la pobreza”  porque otorga capacidad de ahorro, empodera a la población de bajos recursos (actualmente con un acceso menor a la red financiera), que con una línea de crédito pueden emprender actividades laborales, aumentar el consumo y las inversiones y, por lo tanto, mejoran sus ingresos.

Es así como se demuestra que el principal problema del sistema financiero es la desconfianza y los altos costos que, a su vez, generan menor probabilidad de acceder a una cuenta o de ingresar al sector. En este sentido, Colombia se enfoca en encontrar mecanismos que permitan integrar a la mayoría de las personas teniendo en cuenta sus limitaciones económicas o niveles de capacidad adquisitiva, para así contribuir al creciente y desarrollo de la economía.

Recomendados LibrePensador

Banco Mundial. Nuevo informe del Banco Mundial delinea hoja de ruta para la inclusión financiera. 

Banco Mundial.  Inclusión Financiera: Panorama general. 

Dane. (2019). Gran encuentra integrada de hogares (GEIH) Mercado laboral. 

Finanzas. ¿Qué es el crédito? Finanzas Practicas. 

Instituto CFA. CFA Intitute declaración de los derechos de los inversionistas.

La Información. Desconfianza en el sector financiero tiene un costo social alto, dice experto.

Palacios, A. Confianza e inclusión financiera en Colombia. Universidad EAFIT, Medellín, Colombia.

Sostenibilidad. Inclusión financiera, clave para reducir la pobreza.