Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

11 de abril de 2020

COVID-19 podría conducir a una epidemia de depresión clínica

1 de abril de 2020 8.07am EDT El aislamiento, el distanciamiento social y los cambios extremos en la vida diaria son difíciles ahora, pero los Estados Unidos también deben estar preparados para lo que podría ser una epidemia de depresión clínica debido a COVID-19. Somos científicos, psicólogos clínicos en el Centro para la Ciencia de la Conexión Social de la Universidad de Washington, estudiamos las relaciones humanas, cómo mejorarlas y cómo ayudar a las personas con depresión clínica, enfatizando los enfoques basados en evidencia para aquellos que carecen de recursos.

Por: Jonathan Kanter y Katherine Manbeck, publicado en The Conversation Traducción y edición de Ricardo Montaño con asistencia de Sofía Jaimes para El LIbrepensador

No deseamos ser portadores de malas noticias, pero esta crisis, y nuestra respuesta a ella, tendrá consecuencias psicológicas. Las personas, las familias y las comunidades deben hacer lo que puedan para prepararse para una epidemia de depresión. Los encargados de formular políticas deben considerar y financiar una respuesta a gran escala a esta crisis que se avecina.

Una tormenta perfecta de riesgos de depresión

La mayoría de nosotros conocemos los componentes emocionales de la depresión: tristeza, irritabilidad, vacío y agotamiento. Dadas ciertas condiciones, estas experiencias universales se apoderan del cuerpo y lo transforman, minando la motivación e interrumpiendo el sueño, el apetito y la atención. La depresión desperdicia nuestra capacidad de resolver problemas, establecer y alcanzar objetivos y funcionar de manera efectiva.

El público en general entiende la depresión como una enfermedad cerebral. Nuestros genes influyen en la facilidad con que podemos caer en la depresión clínica , pero la depresión también está, para la mayoría de nosotros, sustancialmente influenciada por el estrés ambiental. Los factores estresantes ambientales únicos de la crisis COVID-19 sugieren que una proporción inusualmente grande de la población puede desarrollar depresión. Es probable que este dolor se distribuya de manera desigual.

Estrés y pérdida

Al exacerbar el estrés generalizado de esta crisis, muchos de nosotros sufrimos pérdidas personales significativas y reacciones de duelo , que son predictores sólidos de la depresión . El curso continuo e impredecible de estos factores estresantes agrega una capa adicional de riesgo , a medida que se desarrolle esta crisis, aumentarán los peajes de muerte. Para algunos, especialmente aquellos en la línea del frente , las experiencias agudas de dolor, trauma y agotamiento agravarán el estrés y los pondrán en un riesgo aún mayor .

Aislamiento interpersonal

El aislamiento social prolongado , nuestra estrategia principal para reducir la propagación del virus, agrega otra capa de riesgo. Nuestros cuerpos no están diseñados para manejar la privación social por mucho tiempo. Estudios anteriores sugieren que las personas obligadas a “refugiarse en el lugar” experimentarán más depresión . Quienes viven solos y carecen de oportunidades sociales están en riesgo. La soledad engendra depresión . Las familias, que deben navegar cantidades inusuales de tiempo juntas en espacios confinados , pueden experimentar más conflictos, lo que también aumenta el riesgo . China experimentó un aumento en el divorcio luego de su cuarentena COVID-19. El divorcio predice la depresión , especialmente para las mujeres, en gran parte debido a mayores dificultades económicas con el tiempo.

Un hombre que vive sin hogar llega a un refugio en Pioneer Square en Seattle el 30 de marzo de 2020, para encontrar un letrero que dice que el refugio no acepta nuevos huéspedes durante la noche

Dificultades financieras

El mayor estresante para muchos es el financiero. El desempleo y las pérdidas económicas serán graves. La investigación sobre recesiones pasadas sugiere que el aumento del desempleo y la inseguridad financiera conducen a mayores tasas de depresión y suicidio. Las ejecuciones hipotecarias durante la recesión de 2008 produjeron un 62% más de riesgo de depresión entre las ejecutadas. La carga de salud mental de la recesión económica se distribuirá de manera desigual. Cuando el mercado de valores se derrumbó en 2008, los ricos experimentaron grandes pérdidas de riqueza pero no aumentaron las tasas de depresión. En contraste, aquellos que experimentan desempleo, deudas y privación financiera durante las recesiones tienen un riesgo significativo de depresión debido al aumento del estrés y las difíciles circunstancias de la vida . Las empresas pertenecientes a minorías pueden correr un riesgo particular de ceder ante la tensión.

La recuperación será más difícil.

Si bien la crisis de COVID-19 aumenta el riesgo de depresión, la depresión hará que la recuperación de la crisis sea más difícil en un espectro de necesidades.

Dado el impacto de la depresión en la motivación y la resolución de problemas, cuando nuestra economía se recupere, aquellos que están deprimidos tendrán más dificultades para dedicarse a nuevas metas y encontrar trabajo . Cuando finaliza el período de aislamiento social obligatorio, aquellos que están deprimidos tendrán más dificultades para volver a participar en actividades y ejercicios sociales significativos .

Cuando la amenaza de infección por coronavirus retrocede, aquellos que están deprimidos enfrentarán una mayor disfunción inmunológica, por lo que es más probable que sufran otras infecciones . La depresión amplifica los síntomas de la enfermedad crónica . La distribución desigual de la carga de la crisis exacerbará las disparidades raciales de salud existentes , incluidas las disparidades en el acceso al tratamiento de la depresión .

¿Qué hacer?

Las sugerencias de autoayuda están disponibles. Una buena lista, más basada en la evidencia que la mayoría, está aquí . Es nuestra experiencia, sin embargo, que tales estímulos de autoayuda para la depresión no son suficientes, y a veces incluso insultantes, para aquellos que realmente están luchando.

Necesitamos cambios de nivel superior en la política y cómo abordamos el problema. Las medidas de alivio económico del gobierno federal son respuestas cruciales tanto a la recesión económica como a la depresión psicológica. Hacemos un llamado a una campaña de salud pública para aumentar la conciencia sobre la depresión y las opciones de tratamiento, y para mejorar las políticas de licencia por enfermedad de salud mental y el reembolso del seguro para minimizar las barreras al acceso al tratamiento.

La forma en que hablamos sobre la depresión debe cambiar. La angustia que sentimos es una respuesta humana normal a una crisis severa. Reconocer y aceptar estos sentimientos evita que la angustia se convierta en desorden . Describir la depresión únicamente como una enfermedad cerebral aumenta la impotencia y el uso de sustancias entre las personas deprimidas y disminuye la búsqueda de ayuda . En contraste, enfatizar el papel causal de nuestro contexto ambiental coincide con la forma en que las personas deprimidas de diferentes etnias ven las causas de su sufrimiento , disminuye el estigma y aumenta la búsqueda de ayuda . Finalmente, recomendamos que se prioricen las opciones de tratamiento específicas. Como hemos discutido en otra parte , existen opciones de tratamiento fáciles de entrenar, transculturalmente aplicables y efectivas. Deseamos que un ejército de practicantes sea entrenado e integrado en

centros comunitarios y de tratamiento en todo el país, y este ejército debe representar la gran diversidad de nuestro país. La depresión le cuesta a la economía de los Estados Unidos US $ 210 mil millones anuales . Eso está en condiciones normales. Una epidemia de depresión requiere una respuesta multifacética y multinivel.