El Papa Francisco le apuesta al debate por la protección medioambiental.

Por Daniel Del Castillo R

21 de julio de 2015
Imagen: International Globpost - tomada de: http://altrimondinews.it/2015/06/21/laudato-si-un-patto-tra-prospettiva-ecologica-e-cura-del-creato/

La doctora en temas medio ambientales y profesora de FIGRI Martha Gómez Lee, opina que: “La encíclica papal inicia y marca la necesidad de una ética ambiental. Es importante considerar las relaciones éticas entre los seres humanos y el ambiente natural o medio ambiente. En ese sentido es relevante que la encíclica esté dirigida no solo a los católicos, sino a todos aquellos que puedan contribuir a detener la degradación de “la casa común que Dios nos ha confiado”. Se trata de un intento valioso de categorizar y justificar la importancia de la preservación del ambiente, cuando las preocupaciones crecientes sobre calentamiento global subrayan la aceptación general de que la preservación del ambiente es un asunto de vital importancia. El Papa de esta forma influye en el debate de la próxima Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se celebrará en el mes de diciembre en París”.

Vale la pena resaltar que es la primera vez en la historia de la Iglesica Católica, que su líder máximo expone su punto de vista sobre el tema del medio ambiente. La encíclipa papal está dividida en seis capítulos. La extensión misma del documento (191 páginas) nos muestra que se trata de la actualización de la Iglesia Católica respecto a los temas medio ambientales. Ahora bien, resulta para nosotros engorroso analizar objetivamente este documento, por cuanto está obviamente impregnado de la visión religiosa y católica de las cosas. Así que hemos decidido apartar estas consideraciones puramente religiosas, y solo analizar aquellas que atañen a las ciencias económicas, políticas y sociales.

Un análisis sintético de la encíclica papal

El texto comienza con un extenso preambulo; pero la parte más interesante, resulta aquella titulada “mi llamado”, en la cual encontramos a un Papa hablando de desarrollo sostenible: “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.  Por otro lado, segundo punto muy innovador, reconoce el trabajo de los movimientos sociales en defensa del entorno: “El movimiento ecológico mundial ya ha recorrido un largo y rico camino, y ha generado numerosas agrupaciones ciudadanas que ayudaron a la concientización.” Desarrollo sostenible y movimientos sociales, dos puntos que rompen los paradigmas de las posturas católicas tradicionales.

Siguiendo una dialéctica entre la problemática medio ambiental y las soluciones aportadas, que nacen de una visión espiritual de los desafíos frente a los cuales nos enfrentamos hoy en día, el Papa Francisco realiza un enorme esfuerzo por insertarse en el debate internacional al respecto. En lo que a la problemática medio ambiental se refiere, esta se encuentra ampliamente expuesta en el primer capítulo: “lo que está pasando en nuestra casa”. Toca la totalidad de los temas medio ambientales, que representan una problemática mundial: 1) contaminación y cambio climático; 2) la cuestión del agua; 3) la pérdida de la biodiversidad; 4) el deterioro de la calidad de vida humana y la degradación social, en el cual trata el problema de la urbanización y otros problemas sociales; 5) la inequidad planetaria y 6) la debilidad de la voluntad política en la materia. Resalta aquí su afirmación de que la Tierra se está convirtiendo en un “inmenso depósito de porquería”. En el tercer capítulo, expone luego “la raíz humana de la crisis ecológica”. Al respecto, menciona los siguientes puntos: 1) la tecnología: creatividad y poder; 2) la globalización del paradigma tecnocrático; y 3) la crisis y consecuencias del antropocentrismo moderno. Detengámonos en este capítulo. Francisco escribe lo siguiente: “no podemos ignorar que la energía nuclear, la biotecnología, la informática, el conocimiento de nuestro propio ADN y otras capacidades que hemos adquirido nos dan un tremendo poder (…) Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien, sobre todo si se considera el modo como lo está haciendo (…) ¿En manos de quiénes está y puede llegar a estar tanto poder? Es tremendamente riesgoso que resida en una pequeña parte de la humanidad”. Más adelante, explica que: “El hecho es que «el hombre moderno no está preparado para utilizar el poder con acierto», porque el inmenso crecimiento tecnológico no estuvo acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores, conciencia.” Observamos que aquí radica su afán por una ética en el uso del poder tecnológico que ha logrado desarrollar el Hombre.

Ahora bien, en cuanto a las respuestas aportadas, estas se encuentran en el cuarto capítulo: “una ecología integral”. Ahí menciona la necesidad de: 1) una ecología ambiental, económica y social; 2) una ecología cultural; 3) una ecología de la vida cotidiana; 4) recuerda el principio del bien común; 5) la justicia entre las generaciones, que es un principio básico del desarrollo sostenible. En esta parte, resalta su llamado a una denominada ecología cultural que cambie los modos de vida individuales: este planteamiento, si bien se inscribe dentro de las líneas de acción para resolver la problemática medio ambiental, también resulta profundamente innovador. Este punto va de la mano con aquellos expuestos en el último capítulo: “educación y espiritualidad ecológica”. Menciona entonces 1) la necesidad de apostar por otro estilo de vida; 2) la educación para la alianza entre la educación y el ambiente”; 3) “la conversión” ecológica; 4) el gozo de la naturaleza y la paz; entre otros. En efecto, el cambio cultural se basaría en una educación hacia la preservación del entorno natural.

En el capítulo quinto, propone “algunas líneas de orientación y acción”. Se introduce en primer lugar en el 1) “diálogo sobre el medio ambiente en la política internacional”; 2) “diálogo hacia nuevas políticas nacionales y locales”; 3) “diálogo y transparencia en los procesos decisionales”; 4) “política y economía en diálogo para la plenitud humana”. Ahí, basado en los principios de la economía verde, aboga por una mayor armonía entre la economía y el medio ambiente, llama a la cooperación internacional en la materia, y defiende una verdadera gobernanza verde. En efecto, y como lo afirma Gómez Lee, la próxima conferencia de París sobre el cambio climático (diciembre de 2015) debe aprobar el protocolo que sustituirá a Kioto para la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero; cuya meta es controlar el aumento de la temperatura global de dos grados celsius, finalizando el siglo.

La polémica creada por las reacciones conservadoras en los Estados Unidos

La encíclica papal fue generalmente bien aceptada a nivel mundial, excepto en los sectores conservadores norteamericanos. En particular, el candidato presidencial republicano Jeb Bush, lo acusó de intrometerse en la política económica mundial. Detrás de esta postura política, se esconden los intereses de las grandes corporaciones norteamericanas, ya que Francisco acusó explícitamente a las empresas y el sector privado en general, del cambio climático: “El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las Cumbres mundiales sobre medio ambiente. Hay demasiados intereses particulares. Y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos”.

En conclusión, Francisco salda aquí la deuda ecológica de la Iglesia Católica y defiende una verdadera ética medio ambiental, a partir de una verdadera ecología cultural. Esta se orienta a un cambio desde los modos de vida particulares, hasta del sistema económico mundial, en lo que al entorno natural concierne. Con esta reflexión, se inserta en el debate político internacional en la materia, reavivando el papel de la Iglesia en las soluciones que puede aportar a esta problemática mundial.

Referencias El Libre Pensador:

El Vaticano – CARTA ENCÍCLICA
 LAUDATO SI’ DEL SANTO PADRE 
FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN.

La Tercera – Los 20 puntos más relevantes de la encíclica papal: “Hay una íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta

La Información.com – 9 claves de la encíclica del papa Francisco sobre el cambio climático.

Euronews – Claves de la Carta Encíclica “Laudato si” sobre el medio ambiente del Papa Francisco.

Carin.com – Historia secreta: cómo se gestó la encíclica ambiental del Papa.

Página Siete – Análisis La encíclica del papa Francisco y el discurso Pachamamista del Gobierno.

La Nación Argentina – Elogios mundiales por la encíclica del papa Francisco sobre medio ambiente.

El País – El Papa acusa a empresas y Gobiernos del cambio climático.

Revista Dinero – La cruzada del Papa por el planeta.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario