Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

27 de febrero de 2018

¿Qué tan difícil es lograr ser un futbolista en Colombia?

Por: Dilaan Ricardo Gaviria

El amor y la pasión que se siente al jugar fútbol significan la felicidad en su máxima expresión, para quienes sienten este deporte en sus venas. En Colombia, este es el deporte que más practican los niños y jóvenes desde los 5 años. Sin duda, el fútbol genera ilusiones y sueños vibrantes entre cada uno de los aspirantes, pero existe una cruel realidad, que no todos conocen antes de emprender este largo camino. Por otro lado, cabe resaltar que existen dos tipos de jugadores. El primero es aquel que solo se conforma con hacer deporte, mantener su salud física y participar en distintos torneos locales, porque sabe que su prioridad es distinta al de llegar ser un jugador profesional. El segundo jugador es totalmente diferente; este tiene claro sus objetivos y las metas que debe alcanzar, para llegar a ser un profesional jugando al fútbol. Este deporte se convierte, en la mayoría de las ocasiones, en la única opción clara de salir adelante en la vida. Por lo tanto, será sobre este tipo de jugador, de quien se hablará, para conocer los verdaderos costos que implica conseguir este sueño.

Formación innata del jugador

Niños entre los 5 y 8 años empiezan a definir su propósito en la vida, frente a este deporte que de alguna u otra manera causa sentimientos y compromisos que los llevará a ser unos jugadores profesionales. A esta edad empiezan los procesos de formación en distintas escuelas y categorías; en estas se inculcan conocimiento sobre el deporte, valores y técnica, que luego se verán reflejados en los torneos locales. Entre los 10 y 13 años, el nivel de compromiso aumenta y la manera de jugar al fútbol cambia. Es aquí, donde los verdaderos sacrificios comienzan y los retos son cada vez más complejos, en torneos “departamentales” o como mejor se conoce, “La Pony Fútbol”. En este punto, el aspirante sale de un ritmo de entrenamiento moderado, para intentar quedar en un grupo de futbolistas de élite, tras pasar una cantidad de pruebas que definirán su camino a seguir.

En clubes profesionales como Santa Fe, Millonarios, Envigado, América, entre otros, se les conoce como “las divisiones menores”. Las de Santa Fe, por ejemplo, anualmente realizan una convocatoria masiva, por medio de la página de internet del club, luego de unas respectivas indicaciones, para que cualquier joven a partir de los 13 años (categoría sub 13), pueda participar de esta oportunidad y quedar en el grupo élite del club. Aproximadamente, son más de 3.500 jugadores repartidos en diferentes categorías, quienes se presentan a lo largo de 3 meses (enero, febrero y marzo) para llegar, luego de pruebas físicas, técnicas y tácticas, a un total de 22 jugadores por categoría.

¿Es suficiente el talento y la disciplina?

El talento y la disciplina son elementos fundamentales para lograr grandes objetivos en la vida. Así mismo, el jugador que reúna estas características cumple con el perfil de un deportista de alto rendimiento, que al parecer lo tendría todo para llegar a ser un jugador profesional. Sin embargo, existen revelaciones, que dicen “el fútbol colombiano obedece a compromisos políticos o intereses particulares, sin importar el perfil profesional” (La Otra Cara del Fútbol, 2012. Párr. 1) lo que resalta, que los intereses económicos e individuales de cada persona, afectan en gran medida el proceso de formación de un jugador que no está involucrado en “la rosca” y, por ende, su talento y disciplina se ven opacados por la mafia del dinero que circula a espaldas de cientos de jugadores, que no tienen la posibilidad económica, para mantenerse dentro de este bajo mundo de los negocios deportivos. No obstante, actores importantes y destacados en el fútbol, como Cristiano Ronaldo, traen a colación, que el fútbol simplemente es el complemento de la disciplina y el talento, dice que “si no tienes disciplina, nos sirve el talento” y da muestra, que, sin influencias económicas, se puede llegar con sacrificio al debut profesional, que más de 265 millones de personas sueñan con realizar, según el gran censo FIFA que se realizó en el 2006.

La compleja realidad que viven las promesas del fútbol en Colombia

En Colombia, la realidad del fútbol a simple vista parece ser positiva, pues distintos campeonatos ganados a nivel internacional (Copa Libertadores y Copa Sudamericana) por, Atlético Nacional y Santa Fe, dan a entender que el nivel futbolístico colombiano está por encima de muchos en Latinoamérica, estos resultados hacen que se dispongan de las canteras juveniles, como por ejemplo lo hizo Atlético Nacional en la semifinal de la Liga Águila II del 2016, con sus jugadores sub 20, ya que es imposible que con una sola platilla disputen 3 torneos simultáneamente ( Copa Águila, Liga Águila y torneo internacional). Esto parece ser una gran noticia para los talentos colombianos, que sueñan con la misma oportunidad y posibilidad de debut, como la sub 20 del Nacional obtuvo.

Sin embargo, no todo es color de rosa, pues esta posibilidad está fuertemente ligada a los negocios económicos que se realizan fraudulentamente a escondidas de muchos jugadores que se ilusionan con su pleno talento y disciplina, quitándole lugar a un sin número de deportistas que vienen sacrificando diariamente su familia, tiempo, dinero y vida social, durante años. Muchos de estos jugadores que alcanzan a debutar en Colombia, en su mayoría lo logran tras pasar grandes sumas de dinero. Edison Cortés, exdirigente de las divisiones menores de Independiente Santa Fe, dice que dentro de este gran club se manejan distintos negocios que opacan la integridad y el desarrollo del futbolista en la institución. Edison da a conocer tres denuncias específicas, expuestas por otros ex – directivos y exjugadores (lo que lo llevaron a su renuncia en el 2015), como: el reclutamiento indebido de jugadores con cierta proyección en las divisiones menores, para que firmaran contratos en favor del empresario Ricardo Pachón, el cobro a los padres de familia, para que sus hijos hicieran parte de las divisiones menores de Santa Fe, por parte del profesor Eduardo Cañón y el cobro de comisiones y coimas a los jugadores con intenciones de llegar a ser parte de la institución, por parte de Roberto Diez.

Como esta problemática, también existen diferentes situaciones que entorpecen la formación del futbolista colombiano, pues las oportunidades que brinda el gobierno frente al deportista no son las mejores, debido  esto, muchos jóvenes optan por salir del país y ganarse una beca en países como, Estados Unidos, donde hacer deporte, equivale a un apoyo académico gratificante, no solo dándole la oportunidad al deportista de ejercer su sueño, sino que también, le brinda al deportista una oportunidad eficiente de estudiar. Sin embargo, la falta de recursos económicos limita a la mayoría de futbolistas a optar por esta magnífica opción, lo que la hace de esta, una de las principales causas de que existan jugadores frustrados en el país. Por último, no se puede dejar de lado, uno de los principales factores para lograr ser un jugador profesional, “la suerte”, pues con ella, es importante contar para alcanzar el objetivo, pues una repentina lesión en el peor de los casos te puede sacar del contexto deportivo para siempre.

Realmente es de admirar el sacrificio, la disciplina y la fortaleza mental y emocional de los jugadores que se han encargado de trabajar su talento para obtener su objetivo, “debutar”, pues muchos tildan de “ignorantes” a los futbolistas y menosprecian lo que ellos tienen que hacer para correr detrás de un balón.

Recomendados Libre Pensador:

Futbolred – Con 18 juveniles, Nacional está listo para recibir a Santa Fe

FIFA Magazine – 265 millones juegan al fútbol, FIFA Magazine.