Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

21 de marzo de 2018

Comer o no comer, esa es la cuestión

Por: Juan Andrés Ferrans

En la actualidad, tanto hombres como mujeres toman la decisión de no comer o saltarse comidas con el objetivo de bajar de peso. Los motivos que suelen tener son bastante variados, estos pueden ser médicos, por vanidad e inclusive por moda o presión social. Quienes deciden usar este método consideran, en primera instancia, que va a ser eficaz porque asumen que comer menos o directamente no comer va a evitar la formación de grasa en el cuerpo, pero realmente lo que hacen es cometer un error y no cualquiera, sino uno que probablemente los va a llevar a engordar más, además de posibles problemas en la salud.

No comer, engorda

Diversas organizaciones como el Grupo Gamma y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) afirman que las personas que usan estos métodos —en este caso mal llamados dietas— con el fin de disminuir de peso están realmente haciéndose daño a sí mismos. Respecto a esto, ambas instituciones dicen que este tipo de ayunos tan prolongados lo que en realidad hacen es contribuir al desarrollo de un desorden alimenticio. Además, establecen que saltarse comidas de forma continua lo que realmente causa es que se forme más grasa en el cuerpo. En adición, explican que, realizar este tipo de “dietas” inadecuadas ocasiona a la larga problemas como desnutrición, diabetes de tipo 2, hipertensión e inclusive hipoglicemia.

El no comer o ayunar, como ya se ha mencionado, no hace que se pierda peso, sino al contrario, se genera más grasa en el cuerpo. Esto sucede debido a que cuando el organismo no recibe los nutrientes necesarios, empieza a utilizar la reserva de glucosa existente para que los órganos cumplan sus funciones, por lo que se producen más células de grasa y, por tanto, se forma el tejido adiposo. Además, como el cuerpo detecta que no ha ingresado suficiente alimento para luego transformarlo en energía, lo que hace es usar mecanismos para ahorrar energía como la acumulación de grasa, lo que tiene como consecuencia que el metabolismo empiece a trabajar más lento y, por ende, la grasa se acumula aún más.

Aparte de la acumulación de tejido adiposo, el ayuno provoca que el cuerpo produzca más insulina, la cual es la hormona encargada de que las células puedan usar la glucosa necesaria para el gasto energético. Al haber una producción mayor de insulina el organismo empieza a tener cada vez más la necesidad de ingerir alimentos, por consiguiente la próxima vez que se coma el apetito será sumamente grande y, como resultado, la ingesta de alimentos va a ser superior y más veloz, factor que contribuye mucho al aumento de peso.

Entonces, cómo comer

Es importante comer adecuadamente en cada ocasión, frente a esto María del Socorro Santiago Sánchez, licenciada en nutrición del IMSS, plantea que el desayuno es la comida más importante del día, puesto que es la primera vez que el cuerpo obtiene energía para poder desarrollar todas sus funciones. Si este no se consume empieza a haber escasez de glucosa y además de suceder lo ya mencionado, también afecta al cerebro, lo que causa falta de concentración en cualquier cosa que se haga. También dice que, el almuerzo tiene que ser otra comida con gran contenido alimenticio procurado que siempre sea saludable, porque de estar forma haya una buena cantidad te energía en el cuerpo. Finalmente, la licenciada Santiago Sánchez explica que la cena debería ser más ligera debido a que si se ingieren carnes rojas o alimentos muy condimentados o muy grasosos, estos pueden hacer que el proceso de digestión se demore entre 2 a 4 horas, lo que no es conveniente puesto que es probable que la energía producida no se termine de consumir y, por ende, conciliar el sueño va a ser complicado. En adición a lo anterior, el grupo Gamma recomienda que aparte de las tres comidas esenciales ya mencionadas de ser necesario se pueden comer “snacks” entre comidas puesto que estos ayudan a mantener energía en el cuerpo además de que evitan que el apetito sea demasiado cuando se va a comer.

En la actualidad, la apariencia física ha tomado una relevancia bastante importante para las personas. Independientemente del motivo no es recomendable recurrir a métodos como el  de dejar de comer para conseguir disminuir la cantidad de grasa en el cuerpo, realmente lo mejor que se puede hacer es llevar una dieta balanceada y saludable, además de realizar algún tipo de actividad física de forma constante.

Recomendados Libre Pensador:

Cudi, T. – ¿Por qué saltarse una comida engorda?

Excelsior – ¿Estás a dieta? Dejar de comer engorda, alerta el IMSS