Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

10 de octubre de 2020

Desigualdad de género en época del COVID-19

La emergencia del COVID-19 ha provocado un impacto notorio sobre la desigualdad de género. La medida de protección impuesta por los gobiernos para evitar la propagación del virus ha generado un disparo en las denuncias de violencia doméstica. Según lo muestra las cifras del Banco Mundial de Argentina, se registró un aumento en las líneas de atención de un 25%, en México se incrementaron un 36% y en Colombia las llamadas de emergencia se elevaron un 91%. El crecimiento del desempleo femenino también representa una brecha en la desigualdad de género en América Latina. Por la cual las entidades estatales han procurado implementar medidas para mitigar los casos de violencia contra la mujer.

Por: Mariángel Mantilla

La emergencia del COVID-19 ha provocado un impacto notorio sobre la desigualdad de género. La medida de protección impuesta por los gobiernos para evitar la propagación del virus ha generado un disparo en las denuncias de violencia doméstica. Según lo muestra las cifras del Banco Mundial de Argentina, se registró un aumento en las líneas de atención de un 25%, en México se incrementaron un 36% y en Colombia las llamadas de emergencia se elevaron un 91%. El crecimiento del desempleo femenino también representa una brecha en la desigualdad de género en América Latina. Por la cual las entidades estatales han procurado implementar medidas para mitigar los casos de violencia contra la mujer.

El COVID-19 y la mujer en Colombia

Desde el Congreso de la República de Colombia se entiende por violencia de género a: “cualquier acción u omisión, que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, bien sea que se presente en el ámbito público o en el privado”.

La violencia de género ocurre en todos los lugares donde la mujer habita. Los espacios más íntimos, como el hogar, no siempre son seguros, por lo que el confinamiento representa una fuerte amenaza a la integridad y el bienestar de la mujer. Medicina Legal ha publicado un informe donde se evidencia la desigualdad y discriminación que afrontan las mujeres en época de pandemia: “19 mujeres han sido víctimas de feminicidio, así mismo, 9.378 mujeres han sido víctimas de diversos hechos de violencia en el territorio nacional”. Por su parte el reporte de atención telefónica de la línea 155 (línea nacional de orientación a las mujeres) ha documentado que, durante la cuarentena, entre 20 de marzo y 20 de abril del 2020, se han registrado 5.408 llamadas de emergencia.

También en el espacio laboral, las mujeres continúan siendo las más afectadas por la crisis del COVID-19. En Colombia las mujeres enfrentan un costo económico desproporcionadamente mayor que los hombres. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) “la tasa de desempleo del hombre es de 8,8% y la de las mujeres es de 15,4%. Siendo esta mayor en 6,6 puntos porcentuales respecto a la de los hombres”. Las mujeres sufren el efecto de la discriminación en el acceso y permanencia de un empleo formal. Causando una dependencia económica que puede tener asociados escenarios de violencia.

¿Cómo se está maneja la violencia de género en Colombia?

El aumento de violencia de género en Colombia ha obligado a entidades dedicadas en promover la igualdad de género a desarrollar programas que contribuyan en fortalecer la integridad y los derechos humanos de las mujeres en época de pandemia. La ONU Mujeres en conjunto con el gobierno nacional han implementado estrategias en base a los análisis de denuncias, para controlar el crecimiento acelerado de casos de maltrata contra la mujer.

La línea Púrpura, la línea nacional de orientación a las mujeres, las casas de igualdad de oportunidades para las mujeres y la Casa de la mujer han prestado servicio de atención, a través de llamadas telefónicas y plataformas tecnológicas que han brindado orientación

de las distintas formas de violencias y herramientas de acceso a sistemas jurídicos, para facilitar las denuncias en la localidad del Distrito Capital. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha activado su red de organizaciones de mujeres, para intercambio de información y facilitar la inclusión de mujeres afectadas en la planificación, diseño e implementación de planes de respuesta al COVID-19.

Las mujeres no solo son las más afectadas por el COVID-19 sino que, también, son la base fundamental para la recuperación de la sociedad. El Instituto Peterson de Economía Internacional ha publicado un análisis donde afirma que las empresas más exitosas y rentables del mundo tienen en posición de liderazgo a mujeres: “las empresas que tiene mujeres en posición de liderazgo, son desde el 15% hasta el 30% más eficientes que aquellas que no cuentan con ellas”. En este orden de ideas, incluir a las mujeres y a las organizaciones de mujeres en los planes de respuesta contra el COVID-19 apoyara una recuperación más rápida y eficaz para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible y estabilidad económica.

Recomendados Libre Pensador:

Congreso de la República de Colombia – LEY 1257. Art 20 –  

Medicina legal y ciencias forenses- Violencia contra la mujer