LOS GRIEGOS DIJERON “NO”

Por Aneta de la Mar Ikonómova

11 de julio de 2015
Imagen: Ggia - Tomada de: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:20150703_Greek_Referendum_Demonstration_for_NO_syntagma_square_Athens_Greece.jpg

Los votantes griegos dijeron un rotundo NO al programa de ajustes que proponían el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea, la así llamada troica. Desde 2010, las tres instituciones otorgan paquetes de rescate para Grecia, no obstante, el país se hunde cada vez más, sin posibilidad de recuperación y salida de la deuda. El pasado domingo, 5 de junio de 2015, 61, 31% de los griegos que acudieron a las urnas, dijeron “basta” al plan de austeridad. 

El referéndum se desarrollaba dentro de un ambiente hostil. Desde enero de 2015, al subir al poder el partido SYRIZA, el primer ministro Alexis Tsipras y su ministro de finanzas Yanis Varoufakis han sido constantemente criticados por no colaborar con el plan de rescate de la troica. Antes del referéndum, el dirigente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem dijo que es lamentable la decisión de Grecia de hacer una consulta popular para saber si es aceptada la propuesta de los acreedores. Después del referéndum muchos alemanes opinaron que no entendieron por qué los griegos festejaron el resultado. Los reproches que siguen son: Grecia debe asumir su responsabilidad y aceptar la propuesta de la troica, no importa qué tan dura sea esta para la población.

La popularidad europea del “NO”

Sin embargo, no hay sólo críticas. Estos días en toda Europa miles de ciudadanos están solidarizándose con los griegos y aprovechan para decir un rotundo “OXI” (NO) a la política de austeridad. Desde el 2010, cuando las tres crisis: de la deuda soberana, del sistema bancario y del sistema económico se apoderaron del viejo continente, en corto plazo aparecieron los más altos índice de desempleo. La política de austeridad impuesta desde las instituciones europeas y defendida ferozmente por el gobierno alemán, no ha podido frenar la crisis y esta se expande  más que todo en los países periféricos a la Unión. Recortes del gasto público, disminuciones salariales, aumento de la edad de pensión, privatizaciones y otras medidas han destruido las garantías sociales que fueron el orgullo de la sociedad europea. Hoy muchos ciudadanos están profundamente indignados con el hecho de que los bancos, que provocaron la crisis financiera, fueron rescatados rápidamente con el dinero de los contribuyentes; al mismo tiempo que a los griegos se les exige que se responsabilicen por su deuda, sin tener la posibilidad de elegir el programa de rescate que se debe implementar.

Cuatro años después del primer intento fallido de una consulta popular ‒ en 2011 el primer ministro Yorgos Papandreu propuso un referéndum y fue presionado a dimitir por la troica ‒ vienen los resultados del referéndum de 5 de julio. Con estos surge la gran pregunta: ¿Por qué la mayoría de los ciudadanos griegos insisten en NO, cuando está claro que el país no puede sobrevivir sin el dinero del Banco Central Europeo y necesita la ayuda externa para no entrar en default?

Deuda griega y austeridad

Se ha escrito bastante sobre la deuda griega, las opiniones de los especialistas están divididas y polarizadas. Esta deuda externa hace recordar la de los países latinoamericanos de los años 80, cuando se ahogó el desarrollo de la región por casi dos décadas. Argentina es el mejor ejemplo de esta situación, cuando se quiere entender el fracaso de la política de austeridad promovida por el Fondo Monetario Internacional, el gobierno se negó a seguir las recetas del Fondo en 2002 y en los años siguientes el país tuvo su mejor crecimiento en la historia.

El caso de Grecia, obviamente, no es el mismo de Argentina. Pero el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz afirma lo siguiente: “es alarmante que la Troika se haya negado a aceptar su responsabilidad por la crisis griega y admitir lo erróneos que han sido sus previsiones y modelos. Pero es aún más sorprendente que los líderes europeos ni siquiera hayan aprendido” de ese desastre: una caída del 25 % del P.I.B. y un desempleo juvenil que se ha disparado por encima del 60 %.

Otro premio Nobel de economía, Paul Krugman, aclara que si Grecia acaba abandonando el euro, esto no significará que los griegos son malos europeos. “El problema de la deuda griega refleja tanto la irresponsabilidad de los acreedores como la de los deudores y, en cualquier caso, los griegos ya han pagado con creces por los pecados de su Gobierno. Si no pueden salir adelante con la moneda común europea es porque dicha moneda no ofrece un respiro a los países en apuros”.

La política de austeridad no es solo para Grecia ‒ España, Italia, Portugal e Irlanda también han sido víctimas de planes de rescate, es verdad, no tan severos como el del país heleno. La crisis europea ha tocado muy fuerte a Europa, afectando sustancialmente a la población menos favorecida. En España, los movimientos sociales que luchan contra los desahucios han divulgado la visión de que no se trata de una crisis, sino de una estafa. La recién entrada en vigor “Ley Mordaza”, que restringe la libertad de expresión en el Estado español, confirma el hecho de que también la democracia está en peligro en Europa. Por otra parte, si analizamos la situación de los países de Europa Oriental, descubrimos que la política de austeridad fue implantada antes que Grecia, y el poco desarrollo que han tenido estos Estados de la UE los ha hundido: los salarios allí están por debajo de los salarios griegos.

El Comité para la Verdad sobre la Deuda Pública griega considera en su investigación preliminar que “Grecia ha sido y es víctima de un ataque premeditado y organizado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Esta misión violenta, ilegal e inmoral está dirigida exclusivamente a desplazar deuda privada al sector público”.

La gran incógnita hoy será: ¿va a seguir la política de austeridad impuesta a la fuerza o esta política ha fracasado, así que habrá llegado el tiempo para el cambio?

Referencias El Libre Pensador:

El País – Poner fin a la sangría en Grecia por Paul Krugman.

Público – Stiglitz: “Los líderes europeos atacan la democracia griega sin entender que los planes de la Troika han fracasado”.

CADTM. Resumen Ejecutivo: Informe Auditoría de la Deuda Pública Griega.

Actualidad RT – Un asesor de Varufakis revela las claves de la nueva propuesta griega al Eurogrupo.

Blogs Channel 4 – Yanis Varoufakis: the economist who wouldn’t play politics 

No somos delito: “Vivir en democracia depende de ti”

Transform Network – Greece, at the heart of Europe


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario