Economía


La economía japonesa: balance 2015, expectativas 2016

Japón inició el 2015 como la tercera economía más grande del mundo, aunque su ritmo de crecimiento se ha venido desacelerando desde el 2011. Los estragos ocasionados por el tsunami en 2011 llevaron al gobierno japonés a plantear una serie de reformas económicas, bautizadas por la prensa como Abenomics, con el fin de llevar al país de nuevo por la senda del crecimiento; sin embargo, los resultados no han sido tan satisfactorios como se esperaba y persiste una gran incertidumbre frente al desempeño económico en los años venideros.



La nueva normal China

La caída del mercado bursátil en agosto de 2015 o la disminución del crecimiento chino a un 6.5 – 7% han llevado a economistas y académicos a declarar la caída de la economía china e, incluso, a especular sobre la sostenibilidad de su modelo económico. Si bien es cierto que la economía china se ha desacelerado, analizar estos datos sin tener en cuenta el contexto económico y político nos da una percepción poco acertada, pues lo que realmente está sucediendo es el establecimiento de una nueva normal, un paso inevitable, que ya se había previsto y hasta ahora no ha dejado de ser exitoso, tanto para seguir siendo la economía con mayor crecimiento, como para garantizar la sostenibilidad del modelo chino a largo plazo[1].



Bernie Sanders, ¿la oveja negra del capitalismo?

Estados Unidos, promotor del capitalismo, ¿tendrá un presidente socialista? Bernard Sanders, candidato del Partido Demócrata, podría ser nominado para convertirse en el presidente de la nación estadounidense. Propone aplacar la avaricia de Wall Street creando impuestos contra la especulación y frenando la desigualdad económica, donde el 1% de los norteamericanos detenta más del 52% del total de los ingresos. ¿Es el momento del cambio en la política de Estados Unidos?



Brasil: ¿una economía emergente a punto de sumergirse?

El crecimiento de Brasil, en la ultima década, ha sido inferior al de los otros países en desarrollo y menor que el promedio de crecimiento de la economía mundial. Su Producto Interno Bruto (PIB) es considerablemente más bajo que el promedio de los países que componen los BRICS  (Brasil Rusia, India, China y Sudáfrica), grupo que, se estima, representará gran parte del PIB mundial en 40 años. Las tasas de desempleo brasileñas, por su parte, son altas, alrededor del 10%, como también sus tasas de subempleo e informalidad. La situación del mercado laboral, en este orden de ideas, es una de sus más apremiantes problemáticas y un factor determinante en el desaceleramiento de su economía.