Estados Unidos, ¿decadencia de la potencia hegemónica?

Imagen: Pete Souza

El esquisto es una roca que yace en grandes cantidades en el subsuelo y de cuya explotación se puede extraer petróleo y gas. Hasta hace unos años la extracción de estos recursos de este tipo de rocas fue visto como un proceso lento además de costoso y hasta hace poco era difícil imaginar que un simple desarrollo económico daría un vuelco inesperado a la geopolítica energética tradicional. Sin embargo, con la rápida y creciente innovación se desarrolló la técnica del fracking, que consiste en la inyección de grandes cantidades de agua para lograr fracturar las rocas y extraer de ellas el petróleo y gas que contienen, que podría generar una explotación de este recurso de forma masiva y barata.

Este contexto presenta dos situaciones que podrían alterar el curso normal de lo que vienen siendo las relaciones de poder en el plano internacional. En primer lugar la explotación de estos recursos podría posicionar a Estados Unidos como potencia energética, algo nunca antes visto, y esto a su vez provocaría la redefinición y modificación de las relaciones de poder.

Unas de las mayores reservas de esquisto las posee Estados Unidos, lo que en unos años le podría llegar a brindar prácticamente autonomía energética. Expertos afirman que este año la producción promedio diaria sería 11.4 millones de barriles, quedando por debajo de los 11,6 millones de barriles diarios que produce Arabia Saudita. Por otra parte, proyecciones del Citibank pronostican que en 2020 la producción estaría rondando entre los 13 y 15 millones de barriles diarios. Dado  que su producción de petróleo es la más alta de los últimos 20 años mientras que las importaciones han llegado a su punto más bajo desde 1996, Estados Unidos en un futuro podría pasar de importador a exportador neto.

Un impulso a la economía

Lo anterior le daría un gran impulso a la economía estadounidense ya que su balanza comercial tradicionalmente ha sido negativa y un aumento en las exportaciones sumado a una reducción de sus importaciones de petróleo como de gas logrará alivianar su carga. La explotación de los recursos encontrados en estas rocas lograrían darle un vuelco al panorama geopolítico e impulsarían aún más la importancia de Estados Unidos a nivel internacional, pues, tal y como lo afirman muchos, las reservas que posee podrían convertirlo en “El Nuevo Medio Oriente”. Cabe recordar que el petróleo y el gas de esquisto encontrado hasta el momento suponen el 10% y la tercera parte respectivamente de las reservas mundiales.

La situación de abastecimiento y dependencia energética estadounidense, fue una de las principales preocupaciones de las últimas administraciones, Nixon, Carter, Clinton y Bush hijo hicieron referencia a la importancia de encontrar formas de independencia energética y al parecer con estas reservas y producción proyectada ese tema quedará finalmente solucionado.

¿Qué discurso en el futuro?

Todo lo anterior nos lleva a preguntarnos en primer lugar, de qué forma cambiará el discurso y el comportamiento a nivel internacional de Estados Unidos en cuanto a su intervención en distintos lugares por su incansable búsqueda de estos recursos, como lo hizo en Iraq, por ejemplo. Además, éste boom energético nos lleva a repensar un mundo dónde Rusia no ejerza su poder en Europa como uno de los mayores proveedores de gas principalmente, ni la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como principal actor en el marco de producción de este recurso. Esto modificaría las relaciones de Rusia con el mundo y en principio con Europa, la cual tradicionalmente ha sido pro Estados Unidos y totalmente dependientes de los recursos rusos.

Finalmente surgen dos preguntas ¿En realidad va en declive Estados Unidos como potencia hegemónica a nivel mundial? Y ¿Qué papel tendrá Rusia en Europa y la OPEP en el mundo al haber otro mayor productor de estos recursos o seguiremos dependiendo de sus arrebatos para que modifiquen el precio y suministro de gas y de petróleo respectivamente a su antojo?

Recomendados:

BBC Mundo – Petróleo de esquisto, el nuevo fenómeno energético

El Mundo – ¿Preocuparnos por el petróleo y el gas de esquisto?

Infobae – EEUU: petróleo de esquisto revoluciona el mercado 

El Nuevo Herald – Estados Unidos será pronto el mayor productor de crudo

Revista Semana – Gas esquisto: la revolución energética mundial

CMPC Consultores – El crudo y gas de esquisto reviven el sector energético de EE.UU.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario