Estados Unidos: Del soft al smart power

Imagen: Pete Souza

Desde el 8 de enero de 1790 cuando George Washington era presidente, es tradición en los Estados Unidos que el presidente presente un balance anual al congreso. En el conocido como Discurso del Estado de la Unión el presidente en ejercicio muestra los resultados de su gestión, las expectativas y proyectos para el nuevo año. El pasado 20 de enero de 2015 como no podía faltar, fue presentado al congreso de los Estados Unidos, por parte del presidente Barack Obama, el discurso del estado de la unión 2015 en el que se evidenciaron cambios con respecto a sus discursos anteriores, en reacción a nuevos acontecimientos en el campo nacional e internacional.

Desde el primer discurso de la unión de su gobierno, Barack Obama ha mostrado amplias diferencias con respecto a su antecesor George W. Bush, quien se caracterizaba por su mano dura y firmeza. La doctrina Obama ha estado definida por nuevos parámetros de gobierno que van desde la retirada de tropas de Medio Oriente y la promesa de cerrar Guantánamo hasta las reivindicaciones sociales de la clase media americana y la ley de protección laboral a inmigrantes.

Los discursos de política exterior y la gestión interna del gobierno Obama han tenido diversos impactos sociales. Por fuera de Estados Unidos, Barack Obama ha llegado a ser considerado como un presidente débil e incapaz de continuar con un discurso militar y una posición fuerte internacionalmente. Por el contrario, su gestión interna ha sido valorada debido a sus resultados socioeconómicos, particularmente en lo referente a creación de empleo, crecimiento económico y protección social.

Nuevos acontecimientos, nuevos retos

El discurso de la unión de 2015 presenta cambios contextuales con respecto a los discursos anteriores del gobierno Obama. Por primera vez se presentó ante un congreso con mayoría republicana, después de más de medio siglo se retiró el embargo al gobierno cubano y se anuncian dos nuevas amenazas para los Estados Unidos: la vulnerabilidad informática y el Estado Islámico.

Ante estas nuevas condiciones, el gobierno Obama ha implementado nuevos aspectos a su política exterior. Durante el discurso de la unión de 2015 se solicitó aprobación al congreso para una futura incursión militar con el objetivo de mitigar la amenaza que representa el Estado Islámico para los intereses estadounidenses. Además, urgió al congreso a implementar penas ejemplares para quienes intenten vulnerar las redes informáticas del gobierno. En cuanto a la gestión interna, el discurso de la unión de 2015 nuevamente mostró resultados positivos en cuanto a crecimiento económico, protección social, política migratoria e independencia de producción petrolífera y gasífera.

La mano dura, complemento a la doctrina Obama

Así como en los años anteriores, los impactos sociales generados por el discurso del año en curso no se hicieron esperar. Las declaraciones con respecto a los nuevos acontecimientos internacionales sorprendieron si se tiene en cuenta la línea de gobierno que ha tenido el gobierno Obama y hacen recordar la doctrina del gobierno anterior.

Es posible inferir entonces que las declaraciones con respecto a las nuevas amenazas a las que se enfrentan los Estados Unidos dejan entrever un gobierno firme y capaz de actuar con mano firme cuando es necesario. De la misma manera, se debe recordar que la doctrina Obama no abandona sus características diplomáticas para solucionar conflictos con guantes de seda o simplemente para tratar de avanzar en sus intereses.

Recomendados Libre Pensador:

BBC – La desigualdad, centro del discurso del Estado de la Unión de Obama

CNN – Discurso del Estado de la Unión: el turno de Obama como Robin Hood

Semana – Obama encarga al Congreso iniciar el desmonte del embargo a Cuba


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario