Economía


La caída del halcón negro (parte 2/2)

En un momento se rumoraba acerca de una posible adquisición por parte de una petrolera mexicana, más sin embargo no se había consolidado. Un día de repente se hizo el anuncio por parte de Alfa de la intención de compra, y la acción se cotizó 27.35% al día siguiente. Sin embargo dentro de todo el asunto, la compra se cayó, y con esta las esperanzas de crecimiento que había. Por otra parte, hubo un cambio de nombre de la compañía, que pasó de llamarse Pacific Rubiales a ser Pacific Exploration and Production, tratando de mostrar que la empresa por si misma lograría superar los problemas internos y que con una eventual subida de los precios del petróleo podría ser la misma de hace pocos años.



Petróleo: el verdugo de la economía nacional (Parte 2/2)

El desafío de la OPEP a los Estados Unidos reduce el precio del crudo, fortaleciendo el dólar en los países dependientes de su exportación. El comportamiento de estos dos sectores es muy opuesto, mientras uno crece el otro decrece, además este fenómeno fue catalogado como una “desindustrialización” que está viviendo Colombia, por la política de crecimiento económico que tiene el gobierno en este país, la cual es aprovechar al máximo los excedentes monetarios que genera el crudo para de esta forma utilizarlos en las importaciones de bienes necesarios para que otras industrias puedan seguir desarrollándose normalmente.



Petróleo y dólar: dos realidades que limitan el curso de la economía (Parte 2/2)

Dos temas que tienen repercusiones directas en nuestro diario vivir, el comportamiento del dólar y el precio internacional del petróleo. La incertidumbre generada alrededor de si la Reserva Federal subirá las tasas de interés, ha estimulado que la TRM supere los máximos históricos y llegue a alcanzar niveles superiores a los $3200 COP por cada dólar. Sin embargo, debido al alza en la tasa de cambio, el sector petrolero no ha divisado mayores pérdidas, debido a que, lo que pierde en materia de volumen de dólares por causa de la desvalorización del barril de petróleo, lo recupera a la hora de realizar el cambio de los dólares recibidos por pesos colombianos, como consecuencia de la devaluación del peso frente a la divisa extranjera.



Plan de fuga según Angus Deaton

El último premio Nobel de economía publicó recientemente su último libro “El Gran Escape. Salud, riqueza y los orígenes de la desigualdad”. El título parece haber sido tomado de una película realizada en 1963 en la que un grupo de prisioneros son llevados a una prisión a prueba de todo, que se llamaba Stalag Luft III de la que finalmente escapan. La historia, pese al éxito inicial de la evasión no tiene buen final,  de los 73 que consiguen superar las alambradas de la prisión solamente tres alcanzan la ansiada libertad. Hasta donde el asunto nos interesa el escape falló porque luego de lograr la gran hazaña por medio de habilidosas estrategias, ya afuera, no supieron elegir adecuadamente los caminos a tomar.



La mano no tan invisible de la OPEP

30 millones de barriles diarios (mbd), esa es la cuota[1] que, desde 2011, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha mantenido como techo de producción. Una cuota que mantuvo por varios años el precio del crudo estable alrededor de los 100 dólares. Sin embargo, actualmente, gracias a nuevos métodos de extracción (fracking) Estados Unidos (EE.UU.) se ha convertido en el productor más grande del mundo, con 9 mbd, sobrepasando a Arabia Saudita, país con la mayor cuota de la organización. Este último hecho, ha causado que la oferta de petróleo se vea incrementada significativamente, impactando drásticamente el precio del crudo, el cual cayó a niveles de aproximadamente 38 dólares por barril.