Economía


La economía verde: una economía para todos

Para el 2050, la mitad de la población mundial será urbana. Esto implica la expansión de las ciudades alrededor del mundo, olvidando cuan dependientes somos del medio ambiente para nuestro desarrollo integral, así como el impacto que generamos en el mismo. El siglo XX nos hereda una crisis ecológica de amplia magnitud, por el descontrol en un uso adecuado de los recursos naturales: el cambio climático, la contaminación excesiva, la reducción importante de la cantidad de agua dulce en el mundo, la disminución y erosión de la biodiversidad, son sólo algunos de los aspectos de esta crisis. Frente a este panorama, surge un nuevo paradigma económico que busca de una vez por todas armonizar la economía con el medio ambiente.



Economías Colaborativas: ¿Cómo Gasta su dinero la Generación “Y”?

Con la crisis económica y el avance de las nuevas tecnologías, las redes sociales y el internet, el consumo tradicional está siendo sustituido por un nuevo esquema de empresa: las economías colaborativas. La tendencia es a moverse en la actualidad dentro de un modelo de consumo totalmente distinto, donde la idea no es poseer sino compartir. Los clientes ganan poco a poco más fuerza frente a los oferentes, lo que les permite satisfacer casi todas las necesidades sin tener que adquirir los bienes, tan sólo con formar parte de ese grupo virtual: viajan, se transportan en la ciudad, comen e incluso ganan dinero. Como escribe Thomas Friedman,  columnista del periódico The New York Times: “esta nueva economía compartida crea nuevas formas de emprender y también un nuevo concepto de la propiedad”. El Siglo XXI se caracteriza por los denominados millenials  y la  economía forma parte de este impacto.



La economía japonesa: balance 2015, expectativas 2016

Japón inició el 2015 como la tercera economía más grande del mundo, aunque su ritmo de crecimiento se ha venido desacelerando desde el 2011. Los estragos ocasionados por el tsunami en 2011 llevaron al gobierno japonés a plantear una serie de reformas económicas, bautizadas por la prensa como Abenomics, con el fin de llevar al país de nuevo por la senda del crecimiento; sin embargo, los resultados no han sido tan satisfactorios como se esperaba y persiste una gran incertidumbre frente al desempeño económico en los años venideros.



La nueva normal China

La caída del mercado bursátil en agosto de 2015 o la disminución del crecimiento chino a un 6.5 – 7% han llevado a economistas y académicos a declarar la caída de la economía china e, incluso, a especular sobre la sostenibilidad de su modelo económico. Si bien es cierto que la economía china se ha desacelerado, analizar estos datos sin tener en cuenta el contexto económico y político nos da una percepción poco acertada, pues lo que realmente está sucediendo es el establecimiento de una nueva normal, un paso inevitable, que ya se había previsto y hasta ahora no ha dejado de ser exitoso, tanto para seguir siendo la economía con mayor crecimiento, como para garantizar la sostenibilidad del modelo chino a largo plazo[1].