Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

6 de mayo de 2019

¿Qué se trae Bolsonaro?

Después de más de 15 años de gobiernos de izquierda, llega a la presidencia de Brasil, bajo el reconocido lema “Brasil por encima de todo. Dios encima de todos”, Jair Bolsonaro, diputado ultraderechista y capitán de la reserva del ejército, quien ganó con un 55,21% de los votos frente al 44.79% de su opositor Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores.  A pesar de que este personaje público acumula un extenso historial de declaraciones de tinte machista, racista, homófobo y xenófobo, fue el preferido por los brasileños durante la primera y segunda vuelta como lo demostraron las urnas. Se espera que este presidente dé un nuevo rumbo a ese país, después de la crisis económica que se agudizó en el 2014 y que dejó entrever la corrupción que se esconde detrás de algunas instituciones de este Estado: ¿qué le espera a Brasil?

Por: Laura Daniela Fernández Grijalba

Después de más de 15 años de gobiernos de izquierda, llega a la presidencia de Brasil, bajo el reconocido lema “Brasil por encima de todo. Dios encima de todos”, Jair Bolsonaro, diputado ultraderechista y capitán de la reserva del ejército, quien ganó con un 55,21% de los votos frente al 44.79% de su opositor Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores.

A pesar de que este personaje público acumula un extenso historial de declaraciones de tinte machista, racista, homófobo y xenófobo, fue el preferido por los brasileños durante la primera y segunda vuelta como lo demostraron las urnas. Se espera que este presidente dé un nuevo rumbo a ese país, después de la crisis económica que se agudizó en el 2014 y que dejó entrever la corrupción que se esconde detrás de algunas instituciones de este Estado: ¿qué le espera a Brasil?

Candidato de derecha llega al poder

La derecha llega nuevamente al poder con Jair Bolsonaro luego de 15 años de gobiernos de izquierda, debido a los distintos escándalos de corrupción del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva. “Lula le endosó a Haddad todo el rechazo que una parte fundamental de la sociedad brasileña siente por Lula y el PT” considera Carlos Malamud: “Esta elección se ha ganado en la oposición al Partido de los Trabajadores”, añade.

Pero, ¿por qué Brasil giró a la derecha? Iván Godoy explica que esto se debe al desprestigio de la clase política tradicional (líderes del Partido de Trabajadores), el llamado a la población de tener “mano dura” con la violencia y con la mayoría de problemas sociales de Brasil, además de su idea de “recuperar las costumbres”. Jair Bolsonaro recibe un país golpeado por la pobreza y el desempleo creciente y otros problemas sociales, según un estudio del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), entre 2016 y 2017, el número de pobres aumentó de 52,8 millones (25,7% de la población) a 54,8 millones (26,5%). Según el IGBE el grupo más afectado lo conforman hogares encabezados por mujeres negras sin conyugué y con hijos de hasta 14 años. Así mismo estos son los indicadores sociales que explican que los brasileños lo hubiesen elegido.

Sobre esta línea, otro aspecto protagónico en estas elecciones fue la religión, “es el apoyo de los evangélicos el que ha convertido a Bolsonaro en un candidato creíble” opina Anna Ayuso quien es investigadora para América Latina en Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB). Los pastores de las  iglesias evangélicas y cristianas predicaron a favor de Bolsonaro, debido al carácter conservador de este presidente, que propone eliminar las clases de educación sexual, oponerse al feminismo —“ideología de género” según Bolsonaro—, derogar los derechos homosexuales y luchar en contra del aborto.

Por otra parte, un estudio hecho por la Universidad de California concluye que las personas con miedo votan a la derecha debido a que estas personas, con ideología conservadora, dan más veracidad a las noticias negativas y buscan seguridad por medio de soluciones más autoritarias. El psicólogo Jose Fource autor de libro “psicología del miedo” (2015) afirma que “puestos a elegir entre seguridad e igualdad o libertad, los conservadores prefieren lo primero. Están de acuerdo en renunciar a derechos y libertades a cambio de sentirse seguros”.

En el caso de Brasil, este país entra a una nueva era con la extrema derecha de Bolsonaro y cabe resaltar que aproximadamente el 60% de los electores son jóvenes que tienen entre 18 y 34 años, es decir que hay una nueva generación de jóvenes conservadores, nacionalistas y religiosos.

Brasil entre las fauces de la derecha  

Entre las diferentes propuestas que llevaron a Bolsonaro a la presidencia de Brasil, las más destacadas son:  reducción del tamaño del Estado por medio de la privatización de empresas y la disminución del número de ministerios, las armas y su uso libre entre los civiles, “mano dura” contra la delincuencia y una política más agresiva en la lucha contra el crimen. En cuanto a relaciones internacionales, Bolsonaro expresó el deseo de alinearse al presidente estadounidense Donald Trump, terminar con “el activismo ecologista “chiita”” lo que pondría en riesgo la Amazonia ya que sería sacrificada a los intereses de los cabilderos de la agroindustria, entre otras.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que Jair Bolsonaro es una persona reconocida por su autoritarismo y tradicionalismo, además aparece en el panorama político como una “personalidad salvífica” que luchará contra la corrupción de los gobiernos anteriores, como en el marcado caso del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva del PT quien está condenado a 12 años y 11 meses de prisión por participar en la enorme trama de corrupción política en Brasil y recibiendo sobornos de la constructora OAS a cambio de contratos millonarios. “Cambiaremos el destino de Brasil juntos” afirmó el nuevo presidente. Acto seguido señaló: “No podemos seguir coqueteando con el socialismo, el comunismo, el populismo de izquierda”.

Si bien es cierto que Bolsonaro fue elegido democráticamente en un país donde supuestamente se viven las libertades, donde se esboza la sexualidad durante el carnaval y otras fiestas, también hay que entender que Brasil es uno de los países más conservadores y religiosos que hay en América latina y esto fue un punto a favor que lo ayudó a llegar al poder. Sin embargo, valdría la pena preguntarse si Jair Bolsonaro, ¿fue elegido gracias al miedo y la pretensión de seguridad de algunos ciudadanos conservadores o porque verdaderamente se cree que será capaz de dar un giro de manera radical superando los problemas políticos y económicos con los que recibe este nuevo reto?

Recomendados Librepensador:

Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.-  Condiciones de vida, desigualdad y pobreza.  

Tomazeti,  H. –  Brasil visto desde el exterior.