Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

23 de enero de 2019

De cómo arabia Saudita y sus secuaces, atacan uno de los países más pobres del mundo.

Traducción y edición de Ricardo Montaño Sánchez, editor de sociedades en red de El Librepensador
En el número de este mes de Harper’s, magazine, bajo el título “Así va Hodeida, así va Yemen”, el periodista Andrew Cockburn, denuncia el despiadado ataque de la coalición liderada por Arabia Saudita contra Yemen
La coalición liderada por Arabia Saudita continúa con su brutal patrón de ataques aéreos, incluso ante la peor hambruna en cien años.

Mientras los medios de comunicación del mundo se dejan absorber con la revelación de la saga de brutal tortura y asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi por agentes del régimen saudí, ese mismo régimen persigue obstinadamente una empresa criminal de una escala infinitamente más cruel.

Desde marzo de 2015, Arabia Saudita, junto con los Emiratos Árabes Unidos y otros aliados del Golfo, ha estado atacando Yemen, uno de los países más pobres del mundo, utilizando armas proporcionadas por los Estados Unidos y otros aliados occidentales. Ahora, en la última de una serie de advertencias apocalípticas, las Naciones Unidas informan que catorce millones de yemeníes, la mitad de la población enfrenta un riesgo inminente de inanición.

Este holocausto, – y esto debe ser enfatizado-, no será simplemente un subproducto lamentable de la guerra de la coalición del Golfo contra la facción Houthi – Se autodenominan Ansarolá que quiere decir “partidarios de Dios”- que desplazó al gobierno reconocido internacionalmente, sino una estrategia deliberadamente implementada. Un informe reciente publicado por la Fundación para la Paz Mundial junto con la Escuela Fletcher en la Universidad de Tufts demuestra que la hambruna masiva ha sido un objetivo prioritario desde principios de la guerra. Las granjas, los rebaños, las presas y los pozos han sido atacados sin descanso, lo que, como señala el informe, “requiere cierta precisión para apuntar”. Mientras tanto, la industria pesquera yemení ha sido destruida en gran parte. El mes pasado, por ejemplo, como se detalla en el informe, un buque naval emiratí detuvo un barco de pesca yemení en el Mar Rojo, interrogó a los dieciocho pescadores a bordo, y luego los soltó. Cuando el barco zarpó, el barco disparó un solo misil, hundiendo el barco y matando a todos menos a uno de los tripulantes.
Yemen ahora depende de las importaciones a través del puerto de Hodeida en el Mar Rojo, controlado por los hutíes desde el comienzo de la guerra, para la mayor parte de sus alimentos. Incluso antes de que las fuerzas terrestres de la coalición comenzaran a acercarse al puerto en junio, este salvavidas vital ya había sido atacado, no solo por los bombarderos sauditas que destruyeron las grúas del puerto, sino por un bloqueo naval respaldado por las potencias occidentales que ha impactado severamente los barcos. Como la autora del informe de WPF, la profesora Martha Mundy, comenta amargamente, “si ese apoyo [occidental] fuera reconocido … tal vez haría que los llamamientos a estas potencias para que la ayuda humanitaria suene [ sic ]”.

En los últimos días, el asalto a Hodeida, que tuvo un período de calma durante los meses de verano, se ha reiniciado, como consecuencia veintiún agricultores fueron asesinados por un ataque aéreo saudí, fue la desproporcionada respuesta a una huelga del 24 de octubre en un mercado de verduras. Medio millón de personas han huido de los combates , y parece probable que los hutíes pierdan el control en el futuro cercano. ¿Pero esto pondrá fin a la guerra? En busca de respuestas que van más allá de los (horripilantes) titulares, Cockburn habló con Abdul-Ghani Al-Iryani, descendiente de una distinguida familia yemení (su tío fue primer ministro y su hermano fue ministro de gabinete hasta 2011), quien defendió sistemáticamente las reformas democráticas en la política yemení. Cuando habló por última vez con él, en el primer año de la guerra, recientemente había quedado sin hogar debido a las bombas sauditas que destrozaron su casa en Sanaa.
En esa conversación, explicó los antecedentes de la guerra: cómo los houthis, en reacción a los agresivos movimientos de Arabia Saudita contra ellos en el corazón del norte de Yemen, se convirtieron en rebelión armada con un éxito creciente, que culminó en la toma de Sanaa, la capital y la expulsión. del gobierno internacionalmente reconocido del presidente Abdrabbuh Mansour Hadi. También discutió el papel marginal que Irán ha desempeñado en el conflicto, brindando muy poca ayuda material a los rebeldes, a pesar de la descripción habitual de los houthis como “respaldados por Irán”.
Andrew Cockburn.
¿Qué tan bien han gobernado los houthis y qué esperan obtener de la guerra?
Abdul-Ghani Al-Iryani
Cuando los hutíes tomaron la capital, heredaron las instituciones del estado yemení. En realidad, lograron mantener un nivel más alto de seguridad y presencia estatal en las áreas bajo su control que las que existían en áreas nominalmente bajo el control del gobierno internacionalmente reconocido de Yemen, lo que las hizo populares por un tiempo. Sin embargo, quienes los dirigen, son esencialmente jefes feudales y despilfarraron ese capital político centrándose en restaurar los privilegios aristocráticos de su casta, que había sido abolida por la revolución republicana en 1962. Por lo tanto, alienaron al resto de la sociedad y fracturaron profundamente al estado.
Las noticias de Yemen, cuando los medios de comunicación se molestan en denunciarlo, son, por supuesto, las atrocidades infligidas a los yemeníes comunes. Se oye muy poco de los verdaderos intereses detrás de la guerra, lo que cada uno de los actores que participan en ella está tratando de lograr.
Cuando comenzó la guerra, los sauditas querían tener una victoria militar llamativa para ayudar a Mohammed Bin Salman en su esfuerzo por llegar al trono regentado por su padre. Cuando eso no funcionó, Bin Salman perdió interés, y también los saudíes de poner fin a esta guerra. Durante un tiempo, utilizaron el conflicto en Yemen para movilizar la presión internacional sobre Irán, pero realmente no pusieron mucho esfuerzo en ello. Debido a la centralización en el sistema saudí, solo Bin Salman, como ministro de defensa, podía dar la orden de detenerla, y desde que perdió interés en Yemen, la guerra continuó por sí sola.
Entonces, lo que se hizo cargo del liderazgo político fue la economía de guerra. Los traficantes de armas de ambos lados están ganando dinero. En el lado Houthi, está Fares Mana’a, uno de los mayores traficantes de armas en el Medio Oriente. Era un socio, como suele suceder, del famoso comerciante de armas Adnan Khashoggi, y heredó su red. Ha suministrado armamento en muchos conflictos, y ahora es un miembro importante del gobierno de Houthi.
En el lado yemení, la economía de guerra llega hasta la cima. No es así en el lado saudí, donde las ganancias de la economía de guerra no llegan hasta el final; los que están en la cima no están interesados, porque la guerra de Yemen es un problema en el esquema del programa de armamento saudí. Las armas que usan en Yemen son tan viejas, que de todas formas las habrían destruido. Las bombas inteligentes que usan en Yemen cuestan unos dos mil millones de dólares. La mayor parte del costo de la guerra se invierte en el nivel operacional, por lo que no se alimenta a la cima. Es por eso que la ruptura del círculo vicioso de la economía de guerra tendrá que venir del liderazgo saudí, ya que no tienen intereses financieros personales en la guerra.
Andrew Cockburn.
¿Diría usted que, para los saudíes, la guerra está en una especie de patrón de espera?
Abdul-Ghani Al-Iryani
Básicamente, no quieren que se detenga, al menos no hasta que hayan alcanzado sus objetivos. Y eso nos lleva al objetivo específico que los saudíes han entretenido durante muchas décadas, de tener acceso al mar abierto, enviar petróleo directamente al Océano Índico y evitar tener que utilizar el Golfo y el Estrecho de Hormuz, donde se sienten amenazados por Irán. Es solo algo que han intentado una y otra vez en las últimas décadas. Lo negociaron con el ex presidente yemení Ali Abdullah Saleh, de forma intermitente en los años 90 y principios de la década de 2000. Querían un corredor hacia el mar, pero insistían en la soberanía sobre el área del corredor. Saleh, por supuesto, no podía concederles eso: la política yemení y la constitución de Yemen no lo permitían. Para obtener ese acceso en sus propios términos, los saudíes deberán cambiar las fronteras internacionales.
Mientras tanto, los Emiratos están impacientes por poner fin a esta guerra. Se oponen a este esquema saudí. Por lo tanto, su objetivo es muy claro: ya sea para restaurar a Yemen como un país unificado y protegerlo de la desintegración, o, si eso falla, restaurar un estado independiente en el sur de Yemen y mantener su integridad territorial. En particular, no quieren que los saudíes tengan el corredor. Y, por supuesto, los estadounidenses no quieren que tengan el corredor.
A. C. ¿Por qué no?
Mientras los saudíes tengan que enviar su petróleo a través del Golfo y el Estrecho de Ormuz, necesitan la protección, la garantía de seguridad, de los estadounidenses. Pero si pueden enviar su petróleo a través de oleoductos a través de Yemen directamente hacia el Océano Índico, lejos de cualquier peligro de interferencia iraní, no necesitarán a Estados Unidos, por lo que la influencia estadounidense sobre los saudíes será más débil, lo que obviamente los estadounidenses van a evitar. La pérdida de la influencia estadounidense sobre los saudíes pone nerviosos a los estados del Golfo de que una Arabia Saudita descontrolada podría ser demasiado hegemónica, buscando dominarlos.
Entonces, los Emiratos están tratando de poner fin a este conflicto, y los Estados Unidos lo apoyan. En la división del trabajo de la coalición con respecto a los combates terrestres en Yemen, los Emiratos se ocupan del Sur y Arabia Saudita cuida del Norte. En los últimos dos años, ha habido muy poco avance en el frente norte porque, como dije, los saudíes han decidido mantener el conflicto en un patrón de espera. Mientras tanto, este año los Emiratos decidieron comenzar a avanzar en la costa oeste de Yemen, utilizando sus propias fuerzas y las de sus aliados yemeníes. Entonces, mientras que las fuerzas sauditas no han avanzado más de quince kilómetros por la costa oeste desde la frontera con Arabia Saudita en tres años y medio, las fuerzas apoyadas por los Emiratos han movido más de trescientos kilómetros.
En junio, llegaron a las afueras del sur de Hodeida. Luego, se detuvieron debido al riesgo de un desastre humanitario. Hubo presión, incluso de Estados Unidos, para reducir la velocidad y ver si los saudíes podían llegar a un acuerdo para salvar a la ciudad de Hodeida y su puerto. Viendo que no se llegó a un acuerdo, creo que los Emiratos, con los estadounidenses detrás de ellos, han optado por optar por la opción nuclear.
¿Cuál es?
Tomar Hodeida, a pesar de que costará decenas de miles de vidas. Cerrar el puerto, que proporciona el setenta por ciento del suministro de alimentos para la gente de Yemen. Los Emiratos creen que tendrá el mismo efecto que la bomba de Hiroshima: matará a mucha gente, pero traerá un final más rápido a la guerra. Este enorme desastre humanitario ejercerá presión internacional sobre Arabia Saudita para poner fin a la guerra, lo que requeriría que otorguen algunas concesiones a los hutíes. Ahora, lo que es triste de esto es que decenas de miles de personas morirán y cientos de miles morirán de hambre, cuando en realidad sería tan fácil tener conversaciones sobre cómo terminar este conflicto.

Entonces, ¿cómo está la situación ahora en Hodeida? ¿Funciona el puerto? ¿Está llegando la comida ahora?

Sí, el puerto sigue funcionando. Pero cuando se calienten los combates, se cerrará. La situación allí es muy mala. Cientos de miles de personas han huido de la ciudad y se están muriendo de hambre en el campo. Unos cien niños hambrientos y demacrados son llevados al hospital Al Salakhana cada día. Si el ataque continúa, decenas de miles de personas morirán. El argumento con que intentan justificar semejante atrocidad es que, si los Houthis pierden a Hodeida, esto los obligará a neociar. Esto está lejos de la verdad. Perderán a Hodeida. Ya no estarán operando el puerto y no obtendrán ingresos de él. Pero seguirán luchando, para que el otro lado no tome a Hodeida. Una vez que el puerto de Hodeida se cierre, permanecerá cerrado hasta el final de la guerra.
¿Cómo es eso?
Piensan que el desastre humanitario que se producirá con el cierre de Hodeida obligará a los sauditas a hacer la paz, porque habrá una presión internacional sobre ellos para poner fin a esta guerra, para comprometerse mediante la concesión de algunas concesiones a los hutíes. Así que los
hutíes sienten que el mejor momento para negociar sería después de Hodeida, y no les preocupa. No consideran que la pérdida de Hodeida sea una pérdida para ellos. Por el contrario, refuerza su posición negociadora. La pérdida de ingresos será insignificante. Además, a medida que la gente muere de hambre, podría ser mucho más fácil reclutar soldados entre los jóvenes tribales pobres.
¿Cree que su suposición es correcta, que mejoraría su posición de negociación?
En realidad, creo que lo haría. Creo que los emiratis lo saben también. Los Emiratos han afirmado en repetidas ocasiones que el ataque a Hodeida será una operación quirúrgica y que no se dañará a los civiles, que el puerto abrirá dos semanas después de que termine la lucha y que hayan asegurado el puerto. Saben que, en realidad, todo esto no tiene sentido. El status quo no se romperá a favor de la coalición saudí. Cambiará a favor de los hutíes. Los Emiratos piensan que es un riesgo que vale la pena porque pone fin a este conflicto. Creo que los estadounidenses también están a favor de eso. Todos saben que los costos humanitarios serán enormes, y todos están dispuestos a aceptar ese costo. Así que el status quo cambiará a favor de los houthis, en lugar de a favor de la coalición.
Parece que los Emiratos tienen muchas diferencias con los saudíes. Por ejemplo, recientemente se informó que los Emiratos pagaban a mercenarios estadounidenses para asesinar a miembros del partido Islah, respaldado por Arabia Saudita. ¿Qué significa esto para ti?
La guerra por poderes entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos sigue en erupción en Yemen de vez en cuando. Si este patrón continúa, los países eventualmente se enfrentarán directamente.
Escuchamos mucho sobre los iraníes que apoyan a los hutíes. ¿Qué tan significativo es eso?
Se ha exagerado. Entrenan a algunos jóvenes hutíes en Irán o los envían al sur del Líbano para ser entrenados por Hezbolá. Pero lo más importante, donan productos derivados del petróleo a los hutíes. Estos suministros se envían desde Sharjah, en el Golfo. Los hutíes luego venden este combustible dentro de Yemen y lo usan para comprar armas. No obtienen las armas de Irán, sino que las compran en el mercado internacional.
¿Cómo puede alguien permitirse comprar el combustible en Yemen?
Oh, hay mucho dinero en manos de mercaderes de guerra, comandantes, políticos y comandantes hutíes. En el lado Houthi, la mayoría de los ingresos del estado se dirigen al esfuerzo de guerra, enriqueciendo a la aristocracia Houthi. No se molestan en pagar los sueldos de los maestros, los médicos y otros trabajadores del gobierno, ni de abastecer a los hospitales. Del lado del gobierno reconocido internacionalmente, los saudíes financian tanto el esfuerzo de guerra como una elite corrupta.
¿Cómo crees que el escándalo de Jamal Khashoggi afectará las cosas en Yemen?
En realidad, esto podría tener un efecto muy positivo. Mohammed bin Salman podría ofrecer algunas concesiones a los hutíes que pondrían fin a la guerra. Si él hiciera esto, podría ganar
suficientes elogios para salir del atasco en el que está. Tal vez tenga la sensatez de aprovechar la oportunidad.

Relacionado con:
Yemen- Arabia Saudita-Política exterior norteamericana- Asesinato de Khashoggi