Mototaxismo En Sincelejo: Informalidad Oportuna.

Por Arianna Espinosa Oliver

5 de abril de 2015
Imagen: Myriam Oliver

Desde finales de la década de los 90, Sincelejo ha vivido un periodo de profundas transformaciones sociales. La crisis económica nacional del 99, conllevó a un porcentaje histórico de desempleo subjetivo en la ciudad del 40,3%, según cifras del DANE. A partir del recrudecimiento de los encuentros bélicos entre el ejército y los grupos al margen de la ley, ésta capital se convierte en el segundo municipio de mayor recepción de población desplazada en Colombia en 2005, recibiendo un poco más de un 20% de su población, en cifras reportadas por la CEPAL. En el periodo electoral 2006 – 2010, el gobierno local se ve infiltrado por la ilegalidad con 35 funcionarios públicos del departamento procesados por algún nexo con un grupo paramilitar. Y en cifras de 2014, Sucre cuenta con 829 excombatientes desmovilizados en proceso de reintegración social, económica y comunitaria, en su mayoría en la ciudad de Sincelejo.

 Según, Andrés Sanchez Jabba del Centro Económico de Estudios Regionales del Banco de la República, el mototaxismo representa ¨una manifestación particular del grado de informalidad que caracteriza al mercado laboral colombiano¨. Dentro de una sociedad fracturada como la Sincelejana, el mototaxismo se ha convertido en uno de los fenómenos sociales y económicos más recurrentes, como mínimo el ¨40% de la población económicamente activa se dedica a dicha actividad, lo que lleva a que las vías de tránsito de la ciudad se caractericen por una desorganización general del sistema de transporte público¨.

Una alternativa social y económicamente eficiente

la foto 2

En términos de la población oferente del servicio, el auge del mototaxismo se debe a su rentabilidad. Los mototaxistas tienen un perfil socioeconómico caracterizado por bajos niveles de escolaridad, la mayoría no posee vivienda propia, no se encuentran afiliados a algún régimen contributivo de salud y son beneficiarios de los programas sociales del gobierno, como el Sisben.

De acuerdo con Jabba, el acceso al régimen subsidiado en salud y la evasión del pago de contribuciones a seguridad social, permite que los mototaxistas pueden llegar a devengar un ingreso superior al que obtendrían ejerciendo un trabajo formal consistente con sus características socioeconómicas. En cuanto a la demanda, la práctica de esta actividad representa un incremento en el bienestar de los usuarios mediante tarifas competitivas, menores tiempos de espera por el servicio y rapidez en los tiempos de desplazamiento.

Un reto de política pública

Por otra parte, el mototaxi que se ha convertido en el principal medio de transporte público en Sincelejo, es un tema delicado en términos de política pública. Para el Gobierno local, la necesidad de reglamentar este fenómeno ha sido imperativa debido a que la informalidad que lo caracteriza conlleva a que se disminuya el recaudo asociado a impuestos de rodamiento y de ventas, se de un aumento en las obligaciones financieras relacionadas con el cubrimiento de regímenes subsidiados de salud y el pago de pensiones futuras, se incremente la incidencia en la aparición de enfermedades como cáncer de piel y se proliferen problemas de seguridad como aumento en las tasas de homicidio y robo. Contando con un porcentaje amplio de la población dedicada a esta actividad económica, las represalias y manifestaciones, muchas veces con muestras de vandalismo, no se han hecho esperar después de cada decisión del gobierno local a la hora de intentar controlar este servicio.

Un sistema de transporte público a la medida

Así, el mototaxismo más que un sistema de transporte público es una actividad económica importante en Sincelejo. De ahí que, la formalización de dicho mercado sea, no sólo necesaria, sino una tarea urgente para el gobierno local. Más allá de decretos que prohíban su desarrollo, se debe buscar su regulación por medio de acciones que tengan en cuenta las necesidades socioeconómicas de la población que está ofertando y demandando éste medio de transporte. Su formalización, a través de cooperativas de transporte, organización de las vías con calles o carriles para solo motos prestadoras de este servicio, acondicionamiento de las motos teniendo en cuenta las jornadas y el clima de la ciudad, programas de acompañamiento social y de apoyo económico para capacitar a los trabajadores en otras actividades productivas de la región, son algunas de las medidas que podrían permitir la normalización de la actividad y su transformación en un servicio de transporte público eficiente acorde con las necesidades propias de la ciudad.

Recomendados Libre Pensador:

PNUD – El Mototaxismo en Sincelejo: un análisis socioeconómico

El Universal – Transportadores exigen alternativas para operar en Sincelejo

Banco de la República – La economía del mototaxismo: el caso de Sincelejo


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario