Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

6 de mayo de 2019

Los principios del desarrollo

Las diferencias culturales, sociales y poblacionales alrededor del mundo siempre han sido visibles, no es un secreto el pensar que el mundo de hoy es globalizado, heterogéneo y multicultural. Si bien cada país es un universo diferente, hay un objetivo que los une a todos, el querer ser desarrollados. El término desarrollo nace de una concepción occidental con el presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, quien se refirió a los países con bajos avances industriales como los países subdesarrollados. Desde allí, se creo una concepción tradicionalista del concepto, atribuyéndole al crecimiento económico todo el reconocimiento.

Por: Nataly Rodríguez Pineda

Las diferencias culturales, sociales y poblacionales alrededor del mundo siempre han sido visibles, no es un secreto el pensar que el mundo de hoy es globalizado, heterogéneo y multicultural. Si bien cada país es un universo diferente, hay un objetivo que los une a todos, el querer ser desarrollados.

El término desarrollo nace de una concepción occidental con el presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, quien se refirió a los países con bajos avances industriales como los países subdesarrollados. Desde allí, se creo una concepción tradicionalista del concepto, atribuyéndole al crecimiento económico todo el reconocimiento.

Debido a que el desarrollo se ha vuelto esencial en las metas de los diferentes Estados – a tal punto que en la Carta de las Naciones Unidas se estipula que una de sus tres misiones es la cooperación entre Estados para que sean desarrollados-, el hacer uso de índices como la Producción Interna Bruta (PIB) o, los alcances industriales de cada país, ha creado un monstruo del consumismo, donde las economías se basan en un sistema de saqueo y reemplazo que han terminado en un daño irreversible de los recursos naturales y con ello, en un aumento de las enfermedades y contaminación global perjudicial para todas las especies de la tierra, incluyendo a los humanos.

Es por esto, que es necesario redefinir el concepto de desarrollo, que como bien afirma Amartya Sen, economista indio que ha enfocado sus estudios sobre este tema, el desarrollo se basa en garantizar una serie de capacidades básicas a los individuos para que al final puedan ser libres y desarrollados. Por ende, haciendo uso de la concepción de Sen, el desarrollo se puede definir como: garantizar a los individuos necesidades básicas, primarias como lo que sería un aire sano, agua, comida y secundarios como educación, vivienda, etc.

Si bien es importante tener una definición que abarque temas más allá que los factores económicos, también es pertinente mencionar los principios del desarrollo, o aquellos enfoques que, independientemente de la sociedad en la cual se implemente el modelo – cabe resaltar que cada sociedad tiene necesidades particulares que cubrir y formas diferentes de hacerlo-, se deban seguir y cumplir para garantizar estas necesidades básicas y ser desarrollados.

Los tres principios del desarrollo se separan en tres ámbitos: primero, el medio ambiente, segundo, la investigación y, el tercero, la educación ligada a la cultura.

  1. Medio ambiente

En verás de llegar al desarrollo, hablar de medio ambiente es impajaritable. En la actualidad, los temas relacionados con el tema ambiental han tomado acogida en agendas a nivel nacional e internacional, sobre todo por las repercusiones del mal uso del recurso.

El ser humano sobrevive gracias a su medio y de aquello que puede sustraer de él, lo cual implica que, si se hace un uso irresponsable de este, vulnera y sofoca la posibilidad de un avance. Tres de los aspectos más importantes que se tocan a nivel internacional son: el calentamiento global, la desaparición de especies vegetales y animales y, el agua.

El calentamiento global es una problemática que se basa en la explotación de combustibles fósiles que crea el efecto invernadero, atrapando gran cantidad de los gases en la atmósfera, así, concentrando el calor en el planeta tierra. Lo anterior afecta, en primera medida, a la vida marina, por el calentamiento de los mares y con ello la muerte de algas y corales; también, hay una repercusión en el descongelamiento de los polos que, además de dejar sin hábitat a un sin número de especies, aumenta los niveles del agua, así pues, la posibilidad de inundaciones en ciudades costeras es cada vez más alta.

Lo anterior afecta en gran medida la salubridad, puesto que, primero, la explotación de fósiles contamina el aire y si a eso se le suma la muerte de algas -las cuales son las principales fuentes de oxigeno-, y el aumento de la deforestación – los arboles son los segundos productores de oxígeno-, termina siendo una potente fuente de enfermedades respiratorias y, de muertes por calidad de aire. En segundo lugar, se puede hablar de una afectación económica por inundación de cultivos, o por la muerte de vida marina, que termina disminuyendo el comercio de pescado -afectando a las zonas costeras que lo tienen como primer medio de ingreso monetario-.

Así mismo, la destrucción de hábitats para el aumento de la producción industrial termina afectado a millones de especies que, al final, también son parte de un ecosistema y, por ende, cumplen una función para el buen funcionamiento de este. Por ejemplo, el aumento de insecticidas y contaminación del aire ha disminuido la cantidad poblacional de abejas, y así disminuyendo los niveles de polinización.

Cuidar el medio en que vivimos es una simple muestra de supervivencia, puesto que sin medio no hay vida y, por ende, no hay desarrollo.

  1. Investigación

En la búsqueda de garantizarle al individuo sus necesidades básicas, cada país tiene la posibilidad de implementar mecanismos por los cuales llegar a esta tarea y, uno de los catalizadores para este objetivo es la investigación y la tecnología. Moisés Wasserman, rector de la Universidad Nacional de Colombia, habla de la importancia de la investigación y lo fundamenta en tres motivos, el económico, el social y el cultural- político.

A nivel económico, Wasserman afirma que la investigación es una fuente de riqueza y bienestar, además, genera una cultura de innovación y competitividad, y con ella, establece una capacidad para la negociación de recursos e ideas. Así pues, en esta, la idea de cambiar el sistema de saqueo y reemplazo es imperante generar nuevas alternativas que hagan que la extracción de recursos naturales no sea el principal medio de creación industrial. Además, para que un país subdesarrollado haga parte del juego internacional, la innovación y la competitividad son ineludibles.

A nivel social, la investigación ayuda en la construcción de una mejor educación, salud y, medio ambiente, lo cual implica una mejora en la calidad de vida de las personas. A nivel cultural y político, es necesaria para la toma de decisiones basadas en evidencia en la idea de defender una sociedad abierta y democrática.

No es un secreto que las sociedades consideradas como las más desarrolladas tienen una fuerte inversión en todos los ámbitos; lo que buscan es ir adaptándose a las problemáticas que su población enfrenta y solucionarlas. Entonces, la investigación es una herramienta de largo alcance, que no es negociable.

  • Educación + cultura

El fundamento del desarrollo no es recrear la costumbre, la esencia de una población, sino potencializar esas diferencias y lograr un bienestar general. Es por esto que, la cultura es un aspecto importante a tocar, ya que para poder entender las necesidades de una población hay que conocerla, entenderla y así poder visualizar una mejora para todas las diferentes necesidades que puede haber en un solo territorio.

Para lograr lo anterior y los ámbitos de medio ambiente e investigación, se puede hacer uso de la educación. Según la UNAM, la educación es necesaria para alcanzar mejores niveles de bienestar social, para nivelar desigualdades económicas y sociales, para elevar las condiciones culturales de una población, para ampliar las oportunidades de los jóvenes, para darle un impulso a la ciencia, tecnología e innovación, etc.

Además, es un medio por el cual se pueden transmitir con facilidad los nuevos ejes a tratar. Ahora bien, el primer paso para hacer un buen uso de esta es garantizar una educación básica, media y alta de calidad a todos los niños y jóvenes, puesto que además de ser un derecho humano fundamental, en materia de desarrollo, es una vía directa.

Los tres principios mencionados anteriormente no trabajan por separado, entonces, la implementación de estos debe hacerse de manera conjunta y progresiva y así, facilitar el camino hacia el desarrollo.