Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

19 de mayo de 2015

Feria Internacional del Libro de Bogotá: un encuentro cultural para todos

Por: Alejandra Mendoza

El Libre Pensador estuvo presente en el segundo evento más importante a nivel literario que se realiza en América latina, el cual se lleva a cabo todos los años en el mes de abril y es conocido como la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO).  Este es el medio más fácil para unir al escritor, al libro y al lector. Cuando estos interactúan en un espacio adecuado que brinda Corferias en alianza con la Cámara Colombiana del Libro se logra poner a disposición de todos los visitantes la literatura del momento, la presencia de los escritores; que todos los años participan activamente en este proceso. Para este año contamos con la presencia del escritor colombiano Mario Mendoza, quien resaltó por la presentación de su última obra Paranormal Colombia y nos comentó su percepción sobre esta feria. Este espacio, además, se convierte  en un medio de integración y cultura abierto para todos los gustos.

La FILBO vista desde los ojos de Mario Mendoza

Con la alegría de encontrar nuevos títulos y nuevas experiencias tuve la oportunidad de conseguir una corta charla con el escritor colombiano Mario Mendoza, quien me regaló unas palabras que cito a continuación, que hacen referencia a lo que para él significa la participación activa de los visitantes de la FILBO.

“Y llegó a la Feria del Libro, y veo las filas, los rostros, las expresiones, y quisiera detenerme y preguntarle a cada uno cómo se llama, quién es, dónde lee, cuál es su personaje más entrañable. Porque cada uno de ellos, cada uno de ustedes, le da vida a mi trabajo, le da sentido. Permite que Sinesterra o que Frank Molina encarnen de verdad, que existan. Un libro en un rincón sin abrir no es nada, es tinta, papel y cartón. Mis personajes tienen piel, y sangre, y vísceras, porque ustedes les han prestado su cuerpo y su psique en un acto de generosidad a toda prueba. Lamento no poder saludarlos a cada uno como se merecen, lamento la brevedad de nuestros encuentros, lamento no poder quedarme conversando porque en la fila, allá atrás, hay otra gente esperando una firma en Cobro de Sangre o en Satanás, y yo quisiera alcanzar a firmarlos todos.  Yo quisiera multiplicarme, como Doctor Manhattan, y ser ubicuo, y estar con cada uno de ustedes, al menos dos o tres minutos. Yo quisiera que toda la gente hubiera podido ingresar al auditorio y que luego no se hubieran presentado choques ni enfrentamientos con la gente de seguridad de la Feria del Libro. Pero no puedo controlarlo todo, no logro dominar cada uno de los frentes, estar al mando de todas las situaciones que se van presentando. Y me excuso por ello, lamento si en algún momento algún lector se sintió ofendido o maltratado. Saben bien que yo lo que quisiera es todo lo contrario, y espero que sepan perdonar la vulnerabilidad humana a la que también, miserablemente, pertenezco.

Gracias por tanto, gracias por sus expresiones de bondad, por sus palabras al oído, por sus notas, por sus abrazos, por sus regalos entregados con tanto cariño. La vida ha sido infinitamente generosa conmigo, y sé muy bien que cada uno de ustedes es un mensajero, alguien que me transmite fuerza y vitalidad, alguien que me han mandado desde una dimensión desconocida para que no baje la guardia en ningún momento.”

La FILBO, más allá de la literatura

En busca de la diversidad literaria, los seres humanos poseen la capacidad de indagar en otras formas de escritura existentes a nivel internacional, que llaman la atención y que  conducen al camino del correcto aprendizaje y a la pasión por la lectura, por esto la FILBO año tras año en el auge de su presentación busca la participación de un país invitado que proporcione esta diversidad que tanto se busca o que simplemente no se conoce por el poco interés que se presenta de hoy en día. Sin embargo, hay quienes muestran mayor interés por autores internacionales, debido al libro que en el momento se puso de “moda” y no porque realmente les interese investigar a fondo sobre el autor y su obra, de donde es y por qué escribe de la forma en que lo hace, ya que es indudable que cada escritor redacta de maneras distintas de acuerdo con lo que está inspirado para hacerlo. Con esto se puede traer a colación el homenaje que se realizó al premio Nobel de literatura  Gabriel García Márquez quien, tras su partida, dejó un legado impresionante para el país y un vacío en los corazones de quienes admiraban sus obras, además, del otro mundo que él se encargó de construir llamado Macondo.

Asimismo, la FILBO, para muchos de sus visitantes es el momento para ir a distraerse un poco, no con la literatura, sino con otro tipo de expresiones exhibidas  en los distintos pabellones que la feria dispone. Por ejemplo, hay quienes van en busca de una información más detallada sobre las opciones que tienen para acceder a la educación superior y cómo puede enfocarse a futuro por medio de charlas y conversatorios que en este espacio se realizan. Mientras que, por el contrario, hay quienes solo van en busca de afiches o elementos distintivos de sus bandas y grupos favoritos o  en busca de una caricatura que les recuerde la experiencia que tuvo el día en que visito la FILBO.

Recomendados Libre Pensador:

FILBO 

El Tiempo -Los mundos alternos de “Paranormal Colombia”, libro de Mario Mendoza