“Temporadas Cruzadas”: una ventana para la diplomacia cultural colombiana

Por Carlota Martínez Plata

25 de agosto de 2016
Imagen: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_diplomatic_missions_of_France

En palabras de la UNESCO, la cultura ha debido adaptarse a la coyuntura mundial, convirtiéndose en un componente transversal a todos los temas y, por ende, en una herramienta de gran relevancia para impulsar el desarrollo del país, ya que es un importante medio de cohesión social e instrumento para secundar objetivos generalmente políticos y económicos. Para el 2017, Francia ha invitado a Colombia a llevar a cabo una temporada colombofrancesa, un año donde desde lo cultural se impulsarán distintos sectores de cooperación por lo cual cuenta con una importante dimensión política. Aunque Colombia no ha sabido aprovechar su riqueza cultural como estrategia de diplomacia o de soft power, esta es una oportunidad interesante para fortalecernos en el área y renovar la imagen del país en el exterior.

Estrategia de diplomacia cultural francesa

Las temporadas cruzadas o en este caso año Colombia – Francia, constituyen un aumento en las actividades y dinámicas que hay entre estos dos países. Las cuales surgen de un acuerdo bilateral entre ambos Estados, bajo el cual se estableció que el proyecto tendrá inicio en diciembre del 2016, con una temporada francesa en Colombia (hasta julio de 2017), seguida por una temporada colombiana en Francia (hasta diciembre de 2017). Su objetivo es valorizar y renovar la imagen de los países involucrados, al favorecer el conocimiento y la comprensión mutua, así como profundizar el diálogo y la cooperación.

Esta sería la primera temporada cruzada organizada en América del Sur después del Año Francia-Brasil (2009) y “abarcará todos los sectores (cultura, universidades, investigación, economía, comercio, gastronomía, turismo, deporte) e incluirá las principales ciudades de Francia y de Colombia, favoreciendo la creación de asociaciones sostenibles entre franceses y colombianos, así como la implicación sería de los entes territoriales y de las empresas” (Embajada de Francia en Colombia, Mayo 2016). Además, proporcionará visibilidad nacional e internacional a muchos de los diferentes operadores, así como a autoridades locales e instituciones regionales.

Hay que resaltar que Francia tiene una gran ventaja en comparación con Colombia, pues es potencia en diplomacia cultural, de lo cual Colombia aún tiene mucho por aprender. Muestra de ello es la existencia del Instituto Francés, operador de la Acción Cultural Exterior de Francia, organismo que facilita la coordinación de estrategias de Diplomacia Cultural entre instituciones, y la red de instituciones que permitan promover la cultura del país a nivel mundial, como las Alianzas Francesas en este caso (cuentan con 96 Instituts Français y más de 800 Alianzas Francesas alrededor del mundo). En el caso puntual de Colombia, cuentan aproximadamente con 19 alianzas francesas, presencia que el país no refleja con igual fuerza en el país europeo.

¿Qué implica  para Colombia?

Aunque Colombia no cuenta con una organización encargada únicamente de la Diplomacia Cultural, como lo es el Instituto Francés en Francia; cuenta con la Dirección de Asuntos Culturales, que junto con las misiones diplomáticas de Colombia diseña e implementa la acción cultural que se lleva a cabo en desarrollo del Plan de Promoción de Colombia en el Exterior, el cual reúne conciertos, obras de teatro, presentaciones de danza, exposiciones, ciclos de cine y actividades académicas que muestran la riqueza cultural y artística de Colombia y diversifican su imagen ante la comunidad internacional. Para el caso puntual de Francia, Colombia se ha hecho presente en diferentes escenarios culturales como lo son importantes festivales de cine tales como los  de Biarritz, Amiens y Nantes, consagrados al cine  latinoamericano, entre otros espacios.

En ocasión del Año Colombia-Francia contamos con el apoyo de las comisarías encargadas de planificar y velar por el buen desarrollo de las temporadas cruzadas, la parte francesa liderada por la comisaria Anne Louyot e integrada principalmente por miembros del Instituto Francés y la parte colombiana liderada por María Victoria de Robayo, cuyo equipo está conformado por una serie de representantes primariamente de Cancillería, la embajada de Colombia en Francia, y ProColombia, entre otras instituciones.

Sin una entidad como el Instituto Francés ni una fuerte presencia en el continente europeo, el reto para Colombia es grande pues tiene la responsabilidad de aprovechar esta oportunidad que Francia le está brindando, para lograr estrechar lazos con las instituciones francesas y mejorar la imagen del país en el extranjero, especialmente ahora que se están buscando recursos y aliados para el postconflico. No obstante, el desarrollo superior especialmente en infraestructura y espacios culturales como museos entre otros, son aspectos que Colombia debe saber aprovechar a la hora de planear las actividades que tendrán lugar en Francia en el 2017.

Colombia es un país que a pesar de su riqueza cultural no ha sabido aprovecharla como un instrumento de construcción de paz y de progreso. Evidencia de ello, es la precaria inclusión del tema en la política exterior del país, así como los escasos estudios que se encuentran sobre el tema o incluso, el reducido espacio con el que cuenta esta área en la página web de la cancillería. Así las cosas, podría decirse que el gobierno colombiano debería favorecer nuevas estrategias que permitan impulsar el progreso del país, a través, por ejemplo, de la diplomacia cultural.

Recomendados Libre pensador:

El Tiempo – Colombia y Francia se unirán por la cultura

RCN radio. Intercambio cultural será protagonista en el año Colombia – Francia 2017. 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario