Se vende belleza a 5000 pesos

Por Karina Guerrero Cabrera

1 de septiembre de 2017
Imagen: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4d/Beauty._Kustodiev._1915.jpg

Ser un prototipo de mujer que cree ser perfecta a base del bisturí, es la moda. ¿A qué costo se paga ser la mujer perfecta? Vivimos en una sociedad donde predomina el “dime cómo luces y te diré quién eres”. Se dice que la belleza ideal son las mujeres de concursos. ¿Hasta qué grado esto es cierto? Ponerse a pensar en cómo eran los concursos de belleza de antes y los de ahora podría llevarte a sacar conclusiones de la evolución que ha tenido este concepto.

La belleza ante los ojos de la sociedad

Hoy en día, la sociedad ha tergiversado estos conceptos llevándolos a lo artificial y a la venta de una imagen denominada “prototipo de mujer perfecta”. Dicha imagen claramente es con base en cirugías plásticas y su causa la poca autoestima que tiene muchas mujeres y la sociedad quién cree poseer el poder de la crítica para con cada uno de nosotros.

Es curioso, pero es realidad que muchas mujeres quieren jugar a ser Barbies. ¿En qué consiste este juego? Tener el cuerpo perfecto, completamente delgado, unos buenos glúteos y senos. Las típicas medidas de reinado 90-60-90, que se han llevado a los extremos, hasta llegar al punto de querer ser la réplica exacta de la muñeca de Mattel. Un ejemplo muy claro es la famosa Barbie humana, Valeria Lukyanova.  La joven, se cree de otro planeta, “de la constelación de las Pléyades”. Con más 16 millones de vistos en Youtube y 700mil likes en Facebook, esta mujer ha causado impresión alrededor del mundo. Por su diminuta cintura, nariz perfecta, unos senos voluptuosos hacen que a esta mujer se le denomine ‘la Barbie de carne y hueso’.

Belleza de concurso

¿Qué buscan en esos tipos de concursos? ¿La mujer más bella o la más plástica? Tomemos como ejemplo a los concursos de belleza colombianos. Los famosísimos reinados nacionales que se realizan en la bella Cartagena de Indias. Antes mujeres bellísimas y naturales eran las concursantes de ese reconocido concurso pero, con el paso de los años, esto se ha ido perdiendo.

¿Y cuándo se le da valor al intelecto en un concurso de belleza? Actualmente, está primando un poco más los estudios que una cara bonita y un cuerpo perfecto. Aquí no va a primar más el 90-60-90. Donde todos nos veamos igual y nadie se sienta superior. Es curioso, y es un atrevimiento decir, pero cierto, que el único Miss Universo donde notamos que el tradicional mecanismo de elegir a la que se creía más bella cambió. El pasado 29 de enero del presente año, durante la transmisión del Miss Universo 2016-2017 sucedió algo muy extraño. Quedaron por fuera países que se veían ganadores, como por ejemplo Miss Venezuela, Mariam Habach. ¿Pero qué demuestra que Miss Canadá, Siera Bearchell entrará en el top? Que no prevalece ya el cuerpo perfecto o la cara perfecta. Llegar a ser una de las nueve mujeres más bellas del mundo sin tener las medidas es un gran cambio. Porque ahora el concurso nos está mostrando otra faceta, aquella en donde se despiden los estereotipos y se da la bienvenida a invitar a las mujeres a quererse como son. Es claro, hubo quienes criticaron y otros que alabaron su posición de querer ser ella misma.

Las muñecas de Colombia

¿Qué tanta relación tiene el narcotráfico con la belleza?  Se necesitaba del dinero para ser bella, se necesitaba del narcotráfico para ser alguien. En la sociedad. Eso fue claro en la serie “Sin tetas no hay paraíso”. Como su explícito nombre lo indica y su canción de inicio lo recalca, se quiere salir del agujero de la pobreza y eso solo se logra con grandes senos. Esta triste historia relata que a la mujer que se veía por ahí con buena ropa, y buenos senos era prostituta de algún mafioso. En Colombia durante la época del narcotráfico, las mujeres vendían su cuerpo a cambio de dinero. Los mafiosos hacían de ellas lo que quisieran y les pagaban costosas cirugías para “desearlas más” porque con cirugías una mujer era más bella.

En la actualidad, ser bella no es tan importante, el “chip” ya cambió. Lo evidenciamos en muchos de los programas, películas, novelas que vemos a diario. Que buscan mostrar al mundo lo que en realidad vale la pena, dejando de lado los antiguos estereotipos. Por ejemplo, en la serie Girls la típica amiga gordita que no le dar miedo ni pena ser así. Ella lo que busca es adaptarse a una sociedad que es superficial. Así como Esto en cierto grado nos deja claro que los estereotipos pasaron de moda.

¡Si bien es claro los prejuicios se acabaron! Esto no es tan cierto. La cirugía estética aún sigue y seguirá predominando porque “genera seguridad”.  “El análisis de los datos publicados por la ISAPS permite conocer cuáles son los países en los que las operaciones estéticas son más frecuentes […] Estados Unidos (12,7 intervenciones por cada 1.000 habitantes), Brasil (10), Japón (10) y Colombia (7,4) siguen a Corea del Sur en el ranking de los países más proclives a las operaciones estéticas” (La Vanguardia, 2015). En Colombia, la cirugía estética es el pan de cada día, las más demandas son los senos, los glúteos, la abdominoplastia y la rinoplastia.

La belleza se dejó de vender. La belleza ahora es quererse y aceptarse. ¿Te aceptas tal y como eres o sigues comprando belleza?

Recomendados Libre pensador:

Noticias,  Cultura, Noticias nacionales

Caracol Internacional – Sin tetas no hay paraíso

El País – ‘Girls’: ¿sí o no? 

 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario