Privatizaciones: “El Estado debe estar donde el privado no quiere o no puede participar”

Por Natalia Granados

5 de mayo de 2016

Imagen: Natalia Granados

La venta de Isagen generó en el país una polémica sin igual, donde opiniones respecto a la incoherencia como a la mala administración por parte del Ministerio de Hacienda fueron fuertemente propagadas. Desde la visión de Daniel Escobar Rodríguez, director de estrategias de mercados en Global Securities Colombia esta venta ejemplifica la frase: “El Estado debe estar donde el privado no quiere o no puede participar”, aquí la entrevista que Libre Pensador realizó:

Perfil

Daniel Escobar Rodríguez, economista de la Universidad del Rosario, se desempeñó como Analista Senior Macro durante dos años en el Banco Caja Social (análisis macroeconómico), posteriormente fue Director de Investigaciones Económicas en Gesvalores hasta 2008 y desde entonces es Director de Estrategias de Mercado en Global Securities Colombia, Comisionista de Bolsa. Consolida así 12 años de experiencia en análisis económicos y en el sector financiero.

Libre Pensador (L.P.): ¿Qué opina usted de la crisis energética actual?

Daniel Escobar Rodríguez (D.E.R.): Bajo mi entendimiento el mercado tuvo una importante reforma a mediados de los 90 para garantizar la autosuficiencia energética en Colombia. Esta reforma buscaba incentivar la inversión en plantas generadoras hidráulicas y térmicas, que pudieran suplir los faltantes cuando las primeras se vieran restringidas por fenómenos climáticos. También hicimos una copia del modelo inglés separando generación, transmisión, distribución y comercialización, para mejorar eficiencia y reducir el costo de la energía que se paga en el país. Desde el punto de vista práctico el cambio ha probado ser positivo, pues los fenómenos del Niño no han implicado un nuevo apagón.

Sin embargo durante 2016 se incrementó este riesgo. El fenómeno del Niño ha sido más fuerte que cualquier evento medido en la historia reciente y algunos de los mecanismos creados para dar confiabilidad tienen fallas de mercado.

Hay un instrumento conocido como “cargo por confiabilidad” que fue implementado para pagar a las generadores la capacidad ociosa (no utilizada) para que esté disponible en caso de necesidad, posteriormente cuando se use se reversará parte de los ingresos percibidos de acuerdo al precio de venta y el recibido por la generadora.

La falla de mercado tiene que ver con el mecanismo utilizado para restringir la posible colusión en este mercado y fue la fijación de un precio máximo remuneratorio. Este precio máximo no tenía en cuenta las restricciones de suministro de Gas por lo que los operadores (Térmicos) están funcionando a pérdida pues el costo de producción supera la fórmula establecida. No queda de más investigar qué han hecho las térmicas con el cargo por confiabilidad recibido durante los últimos años y determinar si ha habido un mal destino a estos recursos ¿no tengo información para establecer esto?

L.P.: ¿Está de acuerdo con las privatizaciones de empresas estatales en Colombia?

D.E.R.: No me opongo. La mayoría de las empresas estatales no son eficientes. Estas son utilizadas usualmente con fines políticos y esto causa una gran pérdida de eficiencia para la sociedad.  Pero como todo, el Estado debe estar muy pendiente para regular eficientemente los mercados, pues los privados también pueden tomar decisiones en contra del bienestar social (p.e. sector financiero en los EE.UU que desencadenó la crisis de 2008). La clave está en entender que el Estado debe estar donde los privados no quieren o no pueden estar.

L.P.: Cuál ha sido la privatización más efectiva?

D.E.R.: El manejo de las concesiones viales como son en el Valle del Cauca, tiene un mantenimiento perfecto gestión importante. Que no se hubiese podido lograr desde el manejo del gobierno. Los beneficios son para que la población tenga menos gastos por trasladarse, un ejemplo que debería ser analizado y aplicado a las privatizaciones recientes.

“Veo un panorama bastante positivo de ISAGEN en manos de Brookfield, viene para generar recursos y supone ser una apuesta bastante interesante a largo plazo”

 L.P.: ¿Cree usted, la venta de Isagen traerá para el país beneficios económicos? ¿Cuáles?

D.E.R.: Todo depende de cómo se usen los recursos. Debe hacerse veeduría, la creación de un comité veedor para verificar el uso de estos recursos es primordial para mí. Si me parece positivo, porque evidencia una participación del gobierno donde hay un problema. Creo fielmente en que estos recursos pueden servir para financiar proyectos con alto impacto para el país, como las carreteras que tanto hablan el Presidente y  Ministro de Hacienda. Sin embargo, tengo mis dudas de que vayan a ser invertidos todos en los proyectos 4G, todo tiene que quedar muy claro y la Financiera de Desarrollo Nacional debe hacerse cargo de esto. 

L.P.: ¿Si usted fuese Ministro de Hacienda, cuáles hubiesen sido sus argumentos en contra o a favor de la venta de Isagen?

D.E.R.: Como Ministro de Hacienda lo lógico es defender los planes de Gobierno. Sin duda habría hecho más énfasis en los proyectos que se van a financiar y sobre todo la rentabilidad de los mismos. Este hecho consideró fue lo que suscitó tanto revuelo entre la población: se vio como un tema bastante etéreo  vender algo tangible por financiar algo que no fue específicamente cuantificado.  Paralelamente hubiese mostrado el rendimiento obtenido con Isagen y espero que esto sea suficiente para convencer a las personas de que hacer este cambio es positivo. Por supuesto todo debe quedar escrito para ser responsable en un futuro si lo que dije no se cumplió. Esto es lo importante de los recursos públicos, que se pueda hacer seguimiento.

L.P.: ¿Considera que desde el espectro económico es sensato vender una empresa pública para capturar recursos de financiamiento para los proyectos de infraestructura?

D.E.R.: No me molesta la venta de Isagen a una empresa extranjera con trayectoria y recursos financieros suficientes para garantizar la operación de la misma. Pero sinceramente creo que vía endeudamiento se puede hacer algo más. También considero que estamos en mora de tener un estudio pormenorizado de la eficiencia del Gasto en Colombia. A pesar de que el 70% del presupuesto sea rígido, siempre es posible optimizar.

L.P.: ¿Qué opina usted sobre la cláusula contractual por COP 70 mil millones contraída por la empresa con la Power Trust Financial Limited?

D.E.R.: Es una cláusula que es recurrente en los créditos que recibe una empresa propiedad del Estado. Regularmente el costo de financiamiento es menor debido al respaldo que tendría en caso de necesidad. El cambio de control supondría un mayor riesgo, dependiendo de la calidad crediticia del adquiriente. Sin embargo, Fitch Ratings, afirmó que por el momento el cambio de control no supone un detrimento de la calidad crediticia de Isagen.

L.P.: ¿Cuál cree será la próxima empresa en ser privatizada? ¿Por qué?

D.E.R.: La siguiente que viene es la Previsora Compañía de Seguros. El Gobierno ya anunció que esta compañía opera en un mercado competitivo donde hay oferta de privados y no hay razón de tener recursos públicos dedicados a esta actividad. Los recursos públicos deben estar donde el privado no quiere o no puede participar.

L.P.: Si la participación del gobierno sobre Isagen no se hubiese vendido. ¿Qué mecanismo habría permitido financiar las 4G?

D.E.R.: Lastimosamente varios Senadores olvidan lo que ha pasado en Colombia con el financiamiento de proyectos de infraestructura por parte del sector privado. En todos estos ha habido problemas legales fuera del alcance de los inversionistas. Por lo tanto hay un problema de confianza y bajo la evidencia colombiana no sería evitable. Por eso el estado tiene que ayudar a mitigar el riesgo y es lo que ha venido trabajando de la mano de la FDN (Financiera de Desarrollo Nacional). Si no hubiera sido por todo esto, ni los bancos ni los fondos de pensiones estarían participando. Los extranjeros tampoco habrían participado. Sin embargo, considero que no todo el aporte del Gobierno tiene que provenir de la venta de Isagen, algo se puede hacer vía endeudamiento.

L.P.: Frente a la ausencia de los ingresos de Isagen, ¿Cómo se pueden sustituir dichos ingresos?

D.E.R.: Los únicos ingresos que el Gobierno va a dejar de percibir son los derivados de la repartición de dividendos. Los de los impuestos seguirán ingresando pues hay un compromiso de que el Domicilio de mantenga en la ciudad de Medellín. Estos ingresos de dividendo equivalen normalmente a 0.1% de los ingresos totales de la nación, con excepción de 2015 donde hubo una repartición adicional por las necesidades del Gobierno (duplicando su participación) pero igual siendo bajo (COP 277 mil millones). Es más relevante lo que suceda con Ecopetrol que lo que está dejando de percibir por Isagen. Desde los ingresos es más importante la reforma tributaria, que nada que arranca su discusión.

L.P.: La financiación de las vías 4G es un proyecto necesario para Colombia. No obstante, existe una pérdida de soberanía energética, ¿Cómo se puede contrarrestar dicha pérdida?

D.E.R.: Por el momento no veo el temor de la soberanía energética como un riesgo fundamentado para el caso colombiano. Primero las plantas hídricas no se las pueden llevar (¿quién transporta concreto armado?). Segundo un privado no ingresa a un país para perder dinero y la apuesta que hace Brookfield es de largo plazo. Lo que debe hacer el Gobierno es seguir desempeñando su tarea dual, por un lado incentivar la inversión extranjera y por otro promover la competencia para que las tarifas al consumidor sean lo más bajas posibles.

L.P.: ¿Qué garantía hay frente al no aumento de la tarifa dado el cambio en la racionalidad de la empresa?

D.E.R.: No hay garantía, pero Isagen actuaba en el mercado como otro jugador privado. Lo importante acá es que la CREG sea lo suficientemente idónea para identificar cualquier desviación que pueda tener el mercado de lo que se considera óptimo.

L.P.: ¿La privatización de Isagen es una garantía del no detrimento de los derechos de los trabajadores?

D.E.R.: Lo que se diga al respecto es enteramente especulativo. En Colombia hay  una normatividad laboral que debe ser cumplida tanto por una entidad pública como por una privada. Claro está que es normal que los trabajadores tengan miedo por recortes de personal, sin embargo Brookfield entró al país con toda la proyección de crecer y eso conllevaría realizar más contrataciones.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario