Pepe Mujica: una vida para la política

Por Daniel Del Castillo R

27 de abril de 2015
Imagen: https://www.flickr.com/photos/vincealongi/

Desde muy joven, siempre se caracterizó por su liderazgo. Cuando un amigo se caía de la bicicleta, lo ayudaba a levantarse y le decía que continuara. Desde que comenzó su activismo político, comprendió esta actividad como una vocación de servicio. En el presente artículo nos adentramos en la mente de unos de los líderes políticos latinoamericanos más carismáticos de la actualidad, con la voluntad acérrima de comprender sus posturas, sus políticas y su legado.

José Alberto Mujica Cordano nació el 20 de mayo de 1935 en Montevideo. Perteneciente a una familia nacionalista, su formación política empieza desde la más temprana edad, a pesar de que su padre fallece cuando él tenía apenas seis años, por lo que sería su madre la encargada de formar al hombre inculcándole una especial sensibilidad. Cuando él decide practicar el ciclismo, también es ella quien lo incentiva a continuar sus estudios. Siendo aún un adolescente, integra el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, en el cual sobresale por ser uno de los activistas más acérrimos. Esto le valdría permanecer en la cárcel casi 15 años de su vida, desde la represión ejercida por el gobierno de Jorge Pacheco Areco (1967-1972); y durante toda la dictadura militar de  Juan María Bordaberry (1973-1985). El 25 de octubre de 2009, luego de ser diputado y ministro de agricultura de su país, es elegido presidente (Pernas, 2013). Veamos sus políticas más relevantes.

El vanguardismo de su política de legalización de la marihuana

En un contexto marcado por el fracaso de la lucha contra las drogas, liderada por los Estados latinoamericanos y apoyada por los Estados Unidos, Uruguay se presenta como un país vanguardista al ser uno de los primeros en legalizar y regular el acceso y consumo de la sustancia cannabis. El hombre que se encuentra detrás de este vanguardismo no es otro que Pepe Mujica. Como él mismo lo explica en una entrevista realizada por la cadena española Vice en su célebre finca, él no tiene prejuicio alguno y la realidad es que muchas personas, y en particular, muchos jóvenes, consumen o han consumido en algún momento de sus vidas, cannabis.

Frente a esta realidad que se concreta en la existencia de una verdadera demanda por este producto, Mujica plantea la necesidad de regular el mercado y el consumo de la sustancia. En este sentido, el Estado uruguayo empezó a plantar matas de marihuana y comenzó el proceso de marcación de los consumidores, esto con el fin de brindarles una dosis de la sustancia de forma legal. Como un experimento, el objetivo principal es observar el impacto de la medida en el consumo, el narcotráfico y la salud pública. En efecto, el programa prevé tratamiento a los adictos reconocidos como tal, así como prevención a la adicción. Empero, como “un experimento”, no se puede esperar que acabe de forma tajante con el narcotráfico, ya que se trata de un problema internacional. Algunos consumidores también se han negado a dejarse marcar, ya que quieren mantener un consumo sostenido, e incluso tienen sus propios cultivos en casa; así esto sea ilegal.

Su política humanitaria de recibir a familias de desplazados sirios

Según Chaos International, el conflicto en Siria ha provocado la salida de más de cuatro millones de refugiados desde sus inicios en 2011. A finales de abril de 2014, el presidente Mujica anunció su voluntad de acoger a más de 100 niños sirios, destapando una postura ética fundamental: “No podemos evitar una guerra, pero ¿qué hacemos, le tiramos unas bolsas de arroz y después que se arreglen? Me parece que la humanidad tiene recursos como para hacer algo más”, agregó.” (El Espectador, 20 de mayo de 2014). En efecto, frente al drama sirio la comunidad internacional ha reaccionado mal: no solamente por la amenaza de veto ruso, que bloqueo – una vez más – el sistema de preservación de la paz que garantiza el Consejo de Seguridad; sino porque los países europeos, se enfrentan a la problemática de los cientos de miles de refugiados que llegan a sus costas. No hubo otro presidente, ni otro país en el mundo que abriera sus puertas al problema de los refugiados sirios con tal generosidad: “Cuesta mucho salir del egoísmo nacional y circunstancial”, dijo, aludiendo a los intereses egoístas y soberanos de los Estados que les hacen perder el sentidode la realidad en las situaciones de urgencia. Critica, además, la ayuda humanitaria, por cuanto resulta insuficiente para responder al problema social que se ha creado con este conflicto. También, ayuda en la preservación de la paz, en Haití y África. No solamente acogió a las familias sirias, sino que también se mostró dispuesto a recibir a los excarcelados de Guantánamo, esto para ayudar a Obama a acelerar la clausura de este centro penitenciario, altamente criticado a nivel internacional.

Su lucha contra las corporaciones norteamericanas de tabaco

Cuando se entrevistó con Barack Obama, el 12 de mayo de 2014, no perdió la oportunidad para recalcar seriamente la afectación de las corporaciones norteamericanas de tabaco a la salud pública mundial. Citó una cifra escalofriante: 8 millones de fumadores mueren al año, calificando el hecho de “asesinato en masa” superior a las muertes provocadas por la primera y la segunda guerras mundiales juntas. En efecto, la Philip Morris demandó a Uruguay frente al Banco Mundial por las medidas antitabaco adelantadas en ése país y que buscan proteger el valor de la vida. Lo que sorprende es que las medidas adoptadas por el gobierno precedente de Tabaré Vásquez (2005-2010), son muy similares a las adoptadas en la Unión Europea (campañas preventivas en las cajetillas, prohibición de fumar en los restaurantes y bares, etc.) para controlar el consumo de tabaco, por el incremento en las muertes por cáncer que estaba produciendo. Si bien Obama se mostró complaciente con la alusión al pleito, también se puso incomodo por cuanto no es de esconder la intensa tarea de lobby que estas multinacionales realizan en el centro del Congreso norteamericano y el presidente Obama, no tiene interés en echárselos de enemigos. Pero accedió a mejorar la transferencia de conocimientos y tecnologías.

Un legado superior

Al realizar el balance de su gestión, Mujica reconoció el déficit en los resultados para la educación. En efecto, tanto la deserción como los bajos resultados obtenidos en las Pruebas Pisa, siguen siendo el talón de Aquiles de la educación en Uruguay. Eso sin contar que allá, como acá: “Tenemos que cambiar el molde. Lo intentamos, pero fallamos; porque hay una fuerte creencia en Uruguay según la cual la educación debería ser parte de un sistema integrado, global, dirigida desde arriba y para mí esto no encaja en el mundo moderno”. Este cambio, a nivel regional, se reflejaba en la descentralización de la educación y el aumento en autonomía de los centros educativos regionales; pero aquí tampoco pudo llevar a cabo esta política, dejándole el inmenso desafío a su sucesor, Tabaré Vásquez (2015-2020).

Por otro lado, tampoco es indiscutible que le faltó mejorar la infraestructura. En una entrevista dada a la Revista Bocas, reveló que fue imposible aumentar la tasa de imposición a los terratenientes, en un contexto de inflación en el precio de la tierra, para financiar la infraestructura del país, esto considera fue su mayor frustración: “Me parece injusto porque eso no es plata hija del trabajo. Es una venta extra que te regaló el país que, en su evolución económica, le dio también valor a lo que tienes. Pero bueno…”. En efecto, frente a la negación de compartir la plusvalía con el resto de la sociedad, los terratenientes concentraron aun más el capital. Esto sin mencionar que, el índice de Gini durante la presidencia Mujica tuvo una marcada tendencia a disminuir de 5 puntos, pasando de 46,3 en 2009, a 41,3 en 2012; alcanzando el 38% en 2014. De esta manera, Uruguay alcanzó la posición del país menos desigual de la región. Aunque el mismo Mujica reconozca que esto no es suficiente, si se compara a Uruguay con las performancias en educación en los mejores países europeos.

Finalmente, resaltan también su política de legalización del aborto y aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Respecto a Colombia, y el dilema entre justicia y paz en el cual se encierra actualmente el proceso de la Habana, dijo: “vale mucho más la paz que la justicia… Es imposible abrazar la paz si no se conoce la verdad”. Interesante. Quiero cerrar con la siguiente cita de este verdadero monstruo político: “Mientras mis huesos y el chasis responda, voy a tratar de hacer todo lo que pueda porque todavía quedan muchas injusticias. Y voy seguir peleando por eso, porque el premio no está en el final sino en el camino”.

Referencias El Libre Pensador

El País Uruguay – Pobreza baja y hay más clase media.

El Espectador – En pocas palabras.

Youtube – Emotivo discurso de Jose Pepe Mujica Condecorado en UNASUR Ecuador.

Youtube – President Obama’s Bilateral Meeting with President Mujica of Uruguay.

Semana – Las deudas de Mujica con la educación.

El Espectador – Uruguay, la República Cannábica II parte.

El Espectador – Pepe Mujica albergará más de cien niños sirios en Uruguay.

El Espectador – Jose Mujica defiende su política antitabaco en cita con Barack Obama.

El Espectador -OMS ratifica apoyo a Uruguay en litigio con Philip Morris.

El Espectador – Mujica se lleva aplausos en la Celac por defensa de ‘la política’.

El Espectador – “No sirvo como jubilado tirado en un rincón acariciando recuerdos”: José Mujica.

El Espectador – “Vale más la paz que la justicia”.

Revista Bocas – José Mujica, el exguerrillero que fue presidente.

Chaos International – El Mediterráneo, laboratorio de turbulencias migratorias.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario