Mujeres: Entre la rumba y el fútbol

Imagen: Pierre-Yves Beaudouin - Own work

¿Con quién me voy de rumba?, es posible que muchas de ustedes se lo hayan preguntando. Indudablemente, salir a festejar no es malo, pero algunas  exageran y comienzan a caer en este mundo de la rumba de forma desmedida. Sin embargo, así como hay jóvenes que buscan divertirse de esta forma, hay otras que  encuentran una mayor satisfacción jugando fútbol. Las mujeres comenzaron a interesarse por este deporte y las escuelas de fútbol, universidades y colegios empiezan a incentivarlas para que lo practiquen. Muchas de estas futuras futbolistas sienten un amor y pasión intenso por este juego. Ejemplos se encuentran a granel tanto en el fútbol internacional como en el nacional.

Bares e incentivos:

Hasta hace poco los bares en Bogotá se encontraban en funcionamiento cerca de los colegios, universidades,  parques y sitios recreativos, pero el artículo 95º del manual de conducta de convivencia ciudadana dice: No se podrán colocar avisos de ninguna naturaleza induciendo al consumo de bebidas embriagantes, tabaco o sus derivados en un radio de (doscientos) 200 mts. De cualquier establecimiento educativo, deportivo y recreacional. Las consecuencias que se tomarán con los establecimientos que violen esta norma serán: el pago de dos salarios mínimos hasta el cierre temporal o definitivo del establecimiento, esta norma comenzó a regir desde el día 8 de noviembre de 2011.

Pese a ello, los bares siguen siendo una de las más grandes preocupaciones que hay, pues incitan a los jóvenes a beber, mediante promociones atrayentes: dos cervezas por una o la tan sonada hora feliz. Y cada vez, se ven más mujeres.  Infortunadamente, las jóvenes se dejan envolver por el ambiente, la  música y los compañeros de universidad. Por ello, empiezan a  frecuentar  los bares tanto el fin de semana, como los ratos que quedan libres después de clase. Muchos de ellas argumentan que van a estos lugares para desahogarse de sus problemas, frustraciones y hasta del ritmo de la universidad. Pero queda por preguntarse, ¿Qué hay de bueno en estar todo el día frente a un vaso de licor?, ¿para qué me va a servir?..  Y aunque haya normas para alejar los bares de las universidades, los jóvenes no ven problema alguno en caminar, tomar bus o taxi para irse a rumbear, ya que para ellas la fiesta, el licor y la música son más importantes que sus estudios. De esta forma, se dejan de lado otras alternativas que podrían ayudarlas a combatir el estrés acumulado de la semana  e, inclusive, a potenciar su creatividad e inteligencia, como el hecho de practicar un deporte.

Fútbol y pasión femenina

Afortunadamente, frente a este panorama, hay mujeres con iniciativa que prefieren dedicar sus ratos libres a practicar el deporte rey.  Para muchos este es solo un juego, pero el fútbol trasciende.  Las mujeres comienzan a tener un papel importante en este deporte, este año la liga sub-17 de Fútbol Femenino clasificó para participar en la Copa Mundial que se lleva a cabo en Costa Rica, este un gran logro para estas jóvenes, que a pesar de los obstáculos lograron clasificar.  Además, de la mano del director técnico Ricardo Rozo, la selección colombiana de fútbol ha cosechado varios triunfos desde el 2010. Mas las verdaderas líderes de este deporte, además de jugar bien, también piensan en crear escenarios deportivos, para que otras mujeres demuestren su talento. Es el caso de Nicole Reigner, conocida como “La Beckham” de la Selección Colombia Femenina sub-20. Esta caleña de 19 años, conformó hace 6 años el Club Atlas de Fútbol, con el propósito de que más niñas y adolescentes se enamoren del deporte practicando el balompié.

En el campo internacional las mujeres futbolistas también corean gooool. Marta de la selección brasileña, ha sido reconocida 5 veces como mejor jugadora de fútbol por la FIFA, al igual que Homare Sawa, jugadora japonesa, nombrada por esta misma entidad como mejor jugadora del año y quien se ha convertido en un ícono, puesto que en el país nipón no se apoya el fútbol femenino. Debido a su influencia, más de 25 mil mujeres ahora practican este deporte de forma amateur.

Para las mujeres, entonces,  tocar el balón, hacer un pase, una jugada, un gol es una de las mejores sensaciones que hay en la vida.  Jugando fútbol se pueden desahogar, pueden  llenar de alegría a los demás… Es tal el boom del fútbol femenino, que en  Bogotá los colegios, universidades, entidades recreativas y hasta en los mismos barrios comienzan a incentivarlas a  practicar este deporte. Parece que cada día son más mujeres las que hacen caso a ese conocido adagio popular: “El mejor partido es aquel en el que no hay apuestas, ganadores, perdedores, peleas, en el que no hay marcadores. El mejor partido es aquel que se vive en la cancha del barrio. Nunca será un mal día para jugar fútbol llueva o haga sol, pues el fútbol te libera y te llena de pasión”.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario