Marine contra Europa

Por Juan B. Pavajeau F.

20 de abril de 2017
Imagen: Christophe Ventura

A pocos días de las elecciones presidenciales en Francia, gracias al éxito del discurso nacionalista y anti inmigratorio de la candidata de extrema derecha, Marine le Pen, lidera las encuestas. La representante del Frente Nacional afirmó que en caso de ser elegida como presidenta, convocará a un referendo nacional, que definirá la permanencia de Francia en la Unión Europea (UE).

Durante su campaña electoral, Marine le Pen afirmó que Francia, “al estar sometida bajo la dominación alemana”, se encuentra en una situación de crisis que ha sido ignorada; el desempleo en aumento, incremento en el número de refugiados e inmigrantes, el alza de la inflación, amenazas de actos terroristas en suelo francés, la pérdida de la soberanía y control fronterizo, entre otros. De modo que la victoria de Le Pen representa un nuevo comienzo alentador para los seguidores del Frente Nacional.

¿Una nueva oportunidad para Francia?

Marine le Pen ha afirmado que, al retirar a Francia de la UE, el país recuperará su soberanía y podrá contrarrestar sus mayores amenazas: el terrorismo y la inmigración.

Cada año, más de 200,000 mil personas, provenientes mayoritariamente de países árabes, inmigran a Francia. Cabe resaltar que, como resultado de acuerdos políticos de la Unión Europea, el gobierno francés no tiene control sobre el flujo de personas a través de sus fronteras. Esto se debe a que los países que conforman el territorio Schengen no cuentan con la facultad de establecer una política migratoria o fronteriza por sí mismos; ella es definida a partir de los acuerdos establecidos en el Congreso Europeo.

Al acabar los compromisos de Francia con la Unión Europea, el gobierno francés podrá frenar la llegada de inmigrantes, que según le Pen, son quienes “han aumentado dramáticamente el desempleo y han sido los principales actores de crimen en los últimos años”.

Por otra parte, es importante recalcar que la falta de controles fronterizos sólidos ha sido, evidentemente, uno de los mayores causantes de problemas para la seguridad; la libre movilidad en el continente europeo ha facilitado el ingreso de miembros de bandas de crimen organizado al territorio francés. Incluso, la presidenta del Frente Nacional afirma que los atentados del Estado Islámico en Francia, pudieron ser evitados si el país hubiese tenido control absoluto de sus fronteras. De modo que el retiro de Francia de la UE representa recuperar la soberanía fronteriza por parte del gobierno francés, en tanto se asegura una reducción de crimen organizado y reducción de flujo migratorio en el país.

Así mismo, Francia, al retirarse de la Unión Europea, tendrá más control sobre las medidas económicas que la rigen. El gobierno podrá fijar sus políticas cambiarias, los acuerdos de comercio, y las tasas de intervención en el mercado, que actualmente son controladas por el parlamento Europeo y no por el gobierno francés. Razón por la cual, las nuevas políticas serán adoptadas con base a la respuesta de las necesidades de la situación financiera, específicamente de Francia, y no de todo un continente.

¿El fin de Europa?

Francia es, sin duda, uno de los países más relevantes dentro del contexto de la UE; es uno de los Estados con mayor representación ante el Congreso Europeo, en tanto es el segundo país que más porcentaje de su PIB destina para la financiación de la unión de los 28 países. En tal sentido, las decisiones tomadas por el gobierno francés repercuten directamente en la situación política, social, y económica del continente.

Si le Pen logra su mayor objetivo, retirar a Francia de la Unión Europea, esto representaría el fin de la misma; tras la salida del Reino Unido, la UE no contaría con los recursos necesarios para asegurar su existencia. Países como Grecia y España, que reciben la mayor parte del presupuesto europeo para contrarrestar la crisis económica, se verán en grandes apuros pues no tendrán los medios para mantener estables sus situaciones financieras.

Cabe resaltar que el éxito de los países europeos, por lo menos en el contexto internacional, se debe a la fuerza política y económica que representan por su política de bloque, de manera que el objetivo de Le Pen, de aumentar el protagonismo y la relevancia de Francia en la escena internacional, mientras retira a su país de la UE, resulta incompatible ya que Francia no contará con el apoyo incondicional de sus 28 vecinos.

Marine le Pen representa evidentemente un cambio para el orden mundial; su elección definiría la existencia de la Unión Europea y la situación financiera de varios países que dependen de ella. Además, habrá un cambio significativo para los inmigrantes musulmanes, a quienes se les impondrán nuevas restricciones discriminatorias, cuya existencia resultaría contradictoria, por lo menos, en el país de la “libertad, igualdad y fraternidad” …

Recomendados Libre Pensador

La Razón: La ultra Le Pen presume de ser la única candidata antisistema

Semana: Marine Le Pen, la ultraderecha a la conquista del poder en Francia. 

RPP Noticias: Marine Le Pen: “La Unión Europea morirá si soy elegida presidenta de Francia”. 

 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario