Los tártaros de Crimea: ¿un “déjà vu” del siglo XX?

Imagen: By kaktuse (Own work) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

Desde la crisis social y política de Ucrania en marzo de 2014, la población tártara, residente de la península de Crimea, limítrofe al sur con el mar Negro, parece haber evocado un antiguo fantasma del pasado siglo XX. Si bien es cierto que Crimea, mediante referéndum decidió adherirse a Rusia, lo que acarreó la negativa de la comunidad internacional;el 12% está constituida por los tártaros los cuales no se mostraron del todo “pro rusos”, e incluso algunos de sus dirigentes llamaron al boicot ruso. 

Según el Instituto Internacional de Sociología de Kiev, la población tártara de religión musulmana sunita supera las 500.000 personas. A lo largo de la historia, han sido nómadas y poderosos guerreros que inspiraban temor, pero también han sufrido todo tipo de miserias. Su nombre proviene del termino “tartarus”, una especie de infierno en la terminología greco romana. Según el historiador Borja Pelegero: “a los ojos de los occidentales, estos jinetes, salvajes y crueles, solo podían haber salido del infierno mismo”.

Historiografía de una etnia que ha sobrevivido

Para los tártaros, el siglo pasado marcó un hito en su civilización desde que en 1928 desaparece la autonomía nacional en Crimea y comienza la “sovietización”, entendida como la colectivización de la agricultura, la industria, y represiones del modo de vida, lengua y literatura tártaras. Desde aquella época, empieza a emerger una serie de infortunios para esta etnia, la cual después de la Segunda Guerra Mundial, sería tildada por Stalin como fieles colaboradores del ejército nazi, razón por la cual el líder soviético se empecinaría en abolir oficialmente a los tártaros como nación.

Durante esta época se ejecutan diversos planes de acción para reprimir a la etnia tártara, ya que cerca de 20.000 ciudadanos cooperaron con el ejército nazi como respuesta a los abusos por parte de la U.R.S.S.. Entre los actos mas conocidos, se encuentran una serie de fusilamientos y actos de tortura seguidos de deportaciones masivas hacia Siberia y Asia Central. Así las cosas, para 1947 Stalin había abolido oficialmente a los tártaros crimeanos como nación y proclamó que ninguno habitaba en la península. Dicho período es conocido como Surgun, e incluso en la actualidad diversos activistas de Crimea reclaman el reconocimiento de estos acontecimientos como un genocidio.

Un nuevo asedio a este pueblo

En la actualidad, con la Rusia de Putin la situación es menos crítica que en el pasado, pero este pueblo parece revivir las secuelas de un “fantasma” que amenaza con regresar. Lo anterior teniendo en cuenta que, el más alto cuerpo ejecutivo del pueblo tártaro en Crimea fue cerrado y todos sus recursos fueron decomisados; además a los principales líderes de esta etnia, Mustafá Abduldzhemil Dzhemilev y Refat Chubarov, se les prohibió ingresar al territorio por un período de cinco años. Simultáneamente, organizaciones como Amnistía Internacional han señalado que “las autoridades de facto en Crimea no han investigado una sucesión de actos de secuestro y tortura de opositores y han recurrido a una campaña incesante de intimidación para acallar la disidencia”. 

Según la politóloga Alexei Makarkin, “Los tártaros de Crimea se han convertido en un problema importante para Rusia ya que son la única parte significativa de población de la península que, en general reaccionó negativamente a su adhesión a Rusia”. Por tanto, no es sorpresivo que los tártaros, frente a la desconfianza infundada por la potencia, hayan rechazado todas las opciones que ofrecieron las autoridades de Crimea. Entre ellas, el 20% de los cargos de responsabilidad en la República, la oficialidad de la lengua tártara, así como mayor financiación para programas culturales y educativos.

El miedo a la incorporación política

En abril de 2014 Putin decretó la rehabilitación de los tártaros que fueron deportados en el pasado, y destacó la importancia de legalizar las tierras donde vivían y que ocuparon de manera irregular, cuando cerca de unos 250.000 tártaros regresaron del exilio a finales de 1980. Ahora bien, aunque es claro que diversos tártaros se oponían totalmente a que Crimea pasase de nuevo a la Federación Rusa, los datos de participación en el último referéndum demuestran que una parte importante de esta comunidad participó en las votaciones; a pesar de la historia con la U.R.S.S. y los abusos por parte del gobierno de Putin.

En la actualidad, el temor del pueblo tártaro radica en que el ingreso a Rusia reaviva el recuerdo de la aniquilación de su nación en el siglo pasado, y que no existen actualmente garantías de no repetición de los  sucesos ocurridos en los años 90 en Bosnia, cuando los musulmanes fueron víctimas de una llamada “limpieza étnica”. Y es que es bien conocido que la potencia rusa tiene la costumbre de aniquilar a las naciones minoritarias que busca anexionar. Por esta razón, El Kurultái, la asamblea tártara, aprobó una resolución sobre “la realización del derecho a la autodeterminación del pueblo tártaro en Crimea”, aunque es bastante probable que se enfrente ante la negativa del Kremlin.

De igual manera, en la constante búsqueda de ayuda internacional se dirigió a la ONU, el Consejo de Europa, la Unión Europea (UE), la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Organización de Cooperación Islámica para que apoyasen la aspiración del pueblo tártaro de Crimea a la autodeterminación. Hoy en día, diversos analistas no descartan la posibilidad de futuros actos de terrorismo en Crimea, culpando a los tártaros, por su historia, como si se tratase de una nueva Chechenia. Empero, no parece ser el terreno ni la nación indicada para iniciar este tipo de actos por el momento. De ahí que, ¿serán los tártaros una nueva amenaza terrorista para el Kremlin en el futuro próximo?

Referencias El Libre Pensador:

Los Tártaros de Crimea, p. S. (2015). Obtenido de Catxipanda, Diari No Diari D’Historia.

La República – Los tártaros de Crimea le dan la espalda a Putin.

ABC Internacional – Los tártaros de Crimea, a la defensiva.

El Mundo – Las promesas de una Crimea rusa no logran conquistar el corazón del pueblo tártaro.

BBC Mundo – Crimea: por qué los tártaros desconfían de Rusia.

BBC Mundo – ¿Por qué es tan peligroso lo que ocurre en Crimea?

Actualidad RT – Crimea después del referéndum.

La Vanguardia – Detienen en Crimea a cinco tártaros acusados de extremismo y terrorismo.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario