Los errores políticos garrafales de Nicolás Maduro

Por José Luis Gómez Mancilla

31 de octubre de 2016
Imagen: Imagen: Facebook - Tomada de:https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10155988653630301&set=a.10150937720200301.758497.871570300&type=1&theater

Nicolás Maduro vuelve a estar en el centro de las tensiones políticas internacionales. El antiguo conductor de transporte público de Caracas es tildado hoy en día de ser el responsable de hundir la economía en la más profunda crisis en la historia reciente. La oposición busca por todos los medios políticos y mediáticos acabar de una vez por todas con su eterno mandato, y de paso con el chavismo en el vecino país. 

Durante los últimos años, Venezuela se ha caracterizado por cambios inesperados en su economía nacional como la baja del precio del petróleo, la devaluación del peso venezolano, y la pérdida de grandes empresas importantes para la economía. Luego de vivir un largo período de bonanza petrolera gracias a los altos precios del oro negro, su principal producto de exportación, y los atropellos perpetuados contra los opositores del régimen a quien se les atribuye una supuesta “guerra económica” para tratar de esconder la crisis económica, el país se enfrenta a una crisis de los bienes de la canasta familiar los cuales se han vuelto escasos para la mayoría de la población. Este componente, además de crear un fuerte descontento popular, pone en tela de juicio las posibilidades de recuperación de la economía. Las pésimas decisiones por parte del gobierno central y la corrupción que inunda todos los sectores públicos en Venezuela agravan cada día más la situación.

La “guerra económica”

Fueron tres los factores más influyentes en la crisis de Venezuela: el primero fue la caída del precio del petróleo, que es el principal producto de crecimiento económico, ya que Venezuela depende en un 90% del petróleo. Al caer el precio, su economía empezó a tambalear mostrando la inmensa dependencia del mercado internacional, y la debilidad de las reservas nacionales. Incrementar a tal punto la dependencia del mercado internacional fue una pésima decisión macro-económica que financió la bonanza temporalmente, pero que hoy están pagando los venezolanos. En segundo lugar, se produce un pésimo manejo de estos dineros, aumentando de forma descontrolada el gasto público desde 1998, la época de Hugo Chávez. Según el chavismo, gran parte de estos haberes fueron destinados a pagar la deuda externa del país, así como a financiar los proyectos sociales que durante el chavismo garantizaron la popularidad – o el populismo – del presidente. En tercera medida, uno de los errores más grandes, fue la expropiación de una buena cantidad de empresas claves del sector privado, basados en el argumento que estas abusaban de los venezolanos concentrando el poder económico en un solo sector. No obstante, la verdadera razón era aumentar el control de la economía por parte del gobierno, y así tomar decisiones mucho más eficaces en la materia. Estudiemos a continuación las consecuencias de todas estas malas decisiones:

  • el desabastecimiento generalizado de los alimentos de primera necesidad, lo que creó un profundo desorden en el sector comercial dirigido;
  • el control de alimentos debido a la escasez de los mismos, limitando la compra a cuatro productos semanales;
  • el fuerte desempleo debido a la expropiación de industrias como Cemex Venezuela, Fama de América, Empresas Diana y la Electricidad de Caracas entre otras.) El sector secundario de la economía como panaderías, constructoras y restaurantes se quedaron muchos sin poder seguir con sus actividaes, esto debido a que no se encuentran los implementos necesarios. Esto acabó en el cierre de muchos establecimientos comerciales.

¿El presidente ha manejado la crisis de manera deficiente?

Maduro le atribuyó, de forma descarada, la culpa de la crisis en Venezuela a la oposición. Paranóico por las burlas a su gobierno ineficaz, culpó al sector productivo de no vender para que el país entrara en una crisis política.

Por otra parte, Maduro agudizó la persecución, incluso a nivel institucional en el actual Parlamento. Mayoritario a la derecha después de las últimas elecciones legislativas de diciembre de 2015, el Parlamento cuenta hoy con 112 parlamentarios derechistas, contra 55 del oficialismo. Este resultado no le agradó nada al presidente, quien se pronunció de forma amenazante y – a los pocos días – implementó una estrategia con el fin de recusar estos resultados. Primero, puso en duda a varios diputados electos, además conformó un Parlamentos comunal paralelo dentro de la Asamblea, en el cual nombró a 13 magistrados del Tribunal Superior de forma exprés.

También Maduro ha arremetido sin cesar contra los grandes líderes de la oposición como Leopoldo López, quien fue acusado por denigrar al gobierno, realizar daños e incendios en espacios públicos, a 13 años de cárcel. El mismo camino le tocó a Antonio Ledesma, por intentar un golpe de Estado, y quien además fue encarcelado sin orden judicial.

Sin embargo, Maduro recibió un país con una economía estable y no es el culpable de la baja del petróleo, pero si es el responsable de las consecuencias y las medidas adoptadas para darle solución a los problemas por lo que está pasando Venezuela en temas socio-políticos y económicos. Él es el único responsable del aumento del control de la economía, una fórmula que históricamente ya se sabe que no funciona, así como del incremento del nivel de represión política en el país. El mundo entero pide su cabeza.

Referencias El Libre Pensador FIGRI

El Libre Pensador FIGRI, Daniel Del Castillo – Nicolás Maduro en el centro de las tensiones políticas. 

BBC Mundo – Los barriles de gasolina clandestina del río Orinoco.

BBC Mundo – 10 datos que probablemente no sabe sobre la gasolina en Venezuela.

El Mundo – La ofensiva de Maduro contra la oposición.

El Colombiano – ¿Y Maduro qué ha hecho con la herencia de Chávez?


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario