¡Liberen a María!

Por Johan Morales

21 de diciembre de 2015
Imagen: Pablo-flores

Más de 158 millones de personas esperan la legalización de la marihuana ya que con ella se sienten libres del estrés que les provocan las obligaciones diarias y su compañía los hace sentir felices, sin embargo, otros se oponen con argumentos moralistas y mitos sociales. Marihuana, Mota, cannabis, ganjah, yerba son otras de sus denominaciones y se crea mezclando las hojas secas, semillas y tallos de la planta del cáñamo índico.

La marihuana ha sido rechazada desde que se ilegalizó por primera vez en 1927 en los Estados Unidos, sin embargo, hoy en día, gracias a diferentes estudios científicos se puede argumentar que trae beneficios económicos, ecológicos y médicos en tanto que es menos nociva que otras drogas legales como el alcohol y el tabaco, incluso, no se tienen registros de alguna muerte provocada por la marihuana aunque si de las causadas por el uso de medicamentos como la aspirina.

Según el laboratorio de investigación química de Karlsruhe en Alemania, la marihuana es 114 veces más segura que el alcohol y segúramente es eso lo que la hace la droga más consumida en el mundo. Según Naciones Unidas, cerca del 3,8% de la población mundial la ha probado, y tan solo en Colombia, el 11,5% de las personas entre 12 y 65 años la consumen o la han consumido alguna vez. Su popularidad se debe a que contiene una droga llamada THC (tetrahidrocannabis), psicoactivo muy poderoso que al conectarse con las células nerviosas causa un cambio en la percepción del tiempo y una sensación de placer y relajación.

Esta droga es ilegal en la mayoría de los países y debido a esto, han surgido un gran número de grupos ilegales que controlan su producción y venta, y con ello las ganancias que deja la venta del cannabis. Tan solo en México, que es uno de los mayores productores de marihuana en el mundo, las ganancias de esta actividad ilegal están estimadas en 24 mil millones de dólares.

Ventajas de la marihuana recreativa y medicinal

En la vida cotidiana de un país como Colombia, la marihuana hace parte del paisaje social; no son un misterio los lugares donde se puede fumar y conseguir; parques, zonas verdes o zonas rumberas, sin embargo, la alta estigmatización hace que esos espacios sean tildados de peligrosos y los consumidores de criminales. La legalización del canvis, que se discute constantemente en los escenarios políticos del país, limitaría los señalamientos, tal como sucedió con el alcohol. Contrariamente a la creencia popular de que la legalización aumentaría el número de consumidores, la experiencia holandesa demuestra lo contrario: la venta de la marihuana es permitida desde los años 80 y el número de consumidores ha disminuido un 20%.

La también llamada cannabis medicinal, es usada para tratar enfermedades como esclerosis múltiple, artritis, epilepsia, glaucoma, VIH, dolor crónico Alzheimer y cáncer, y esta demostrado que puede mejorar la vida de miles de pacientes. Es el caso de Charlotte, una niña de 5 años que sufre del síndrome de Dravet, y que utilizando un tratamiento a base de marihuana, pasó de tener 300 convulsiones semanales a 1 al mes. Asimismo, la revista de la Asociación Médica de los Estados Unidos confirmó que fumar marihuana moderadamente mejora la capacidad pulmonar, a diferencia del tabaco que la empeora. Como estos, muchos estudios científicos han demostrado que la marihuana trae beneficios y que puede incluso salvar vidas humanas.

Sociedades y Estados ante la legalización

Si la marihuana llegara a ser legalizada, traería beneficios económicos a la comunidad y al Estado. En primer lugar, al permitir su venta, la comunidad tendría oportunidades de trabajo legal ya sea cultivandola o vendiéndola, y el gobierno por su parte, podría ganar dinero vía impuestos. Por ejemplo, Uruguay espera recibir una suma cercana al millón y medio de dólares por los 120.000 consumidores que se estima hay en ese país.

De legalizarla, el Estado estaría en la obligación de regular su consumo como lo hace con el alcohol y el cigarrillo. Un ejemplo de esto sería que como el cigarrillo, fumar marihuana estaría permitido en algunos espacios y en otros no. Asimismo el gobierno estaría en la obligación de promover campañas informativas en colegios y en distintos lugares para advertir a las personas de sus efectos. Por otro lado, los narcotraficantes de marihuana, que son responsables de miles de muertes al año, tenderían a desaparecer, como ocurrió en USA donde que las mafias desaparecieron cuando se legalizó el alcohol.

La legalización de la marihuana también podría generar impactos ambientales positivos. Antiguamente el papel se hacía con cáñamo y en 1916 estaba previsto que todos los libros estadounidences serían hechos con esa planta. En la actualidad miles de bosques son talados para producir papel, principalmente de madera de pinos y eucaliptos que han ido desapareciendo en todo el mundo ocasionando un daño ambiental enorme a nuestro planeta. Sin embargo, si el cáñamo se usara para producir papel, el impacto ambiental sería mínimo ya que una hectárea de cáñamo produce 4 veces más papel que una de árboles, y su reforestación en lugar de ser de 22 años es de solo 7 u 8 meses.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario