Le Pen, el posible paso de la ultraderecha en la conquista del mundo.

Por Daniel Puerto

27 de abril de 2017
Imagen: AG Gymnasium Melle / Leweb Photos

Tras la primera vuelta en las elecciones de Francia, el pasado 23 de abril, las predicciones de una posible victoria definitiva a manos de la candidata Marine Le Pen, se vieron opacadas por el triunfo del candidato Emmanuel Macron que alcanzó casi el 24% de los votos.

EL discurso populista de Le pen, su aliado perfecto.

Después de la victoria de Donald Trump en las elecciones en Estados Unidos, se evidenció como los discursos que iban de la mano con ciertos conceptos conservadores y hasta ultra nacionalistas, estaban llegando al pueblo con una fuerza de convencimiento considerable. Ahora bien, en el caso de las elecciones de Francia, la ultra derecha es representada por la candidata actual a la presidencia, Marine Le Pen, quien se ha destacado a lo largo de su carrera política por ser afín a las políticas proteccionistas y ha utilizado en su candidatura de forma audaz estos discursos que, de una u otra manera, podrían clasificarse de populistas, y más aún, cuando Francia está pasando por un momento de crisis económica a la que el actual presidente, François Hollande, no ha podido darle una solución definitiva.

No es muy difícil concluir que Marine Le Pen ha aprovechado la crisis económica para sobresalir en las elecciones, pero, sobre todo, esta candidata ha sabido enriquecer su discurso con un mensaje implícito; debido a que el actual presidente francés, pertenece a una línea política socialista, es decir, pertenece a la izquierda política de Francia, la derecha podría darle solución a problemas significativos de la nación, entre ellos, la crisis económica; inmigración masiva, que entre otras cosas ha generado en ultimas la pérdida del sentimiento patriótico; y una serie de ataques extremistas islámicos.

A Marine Le Pen, la actual situación francesa, le permitió opacar el papel de sus pasados contrincantes a la presidencia al ser, hasta cierto punto, afín con los intereses de una parte de la sociedad francesa que, desde hace un tiempo, está exigiendo que el gobierno solucione dichos problemas. De otra aparte, los ataques de grupos extremistas como ISIS, han generado miedo en la sociedad y la urgencia de una pronta solución, ante lo que la candidata Le Pen se presenta, para muchos, como la solución definitiva, a partir de su posición como líder del Frente Nacional (FN), fundado por su padre, Jean-Marie Le Pen, de profundas raíces conservadoras y proteccionistas.

La otra cara de la moneda, Emmanuel Macron.

El ahora único rival de la derecha para la segunda vuelta es el candidato Emmanuel Macron, no se vio afectado de manera radical por el discurso conservador de la candidata Marine Le Pen, sino que más bien, en la primera vuelta de elecciones, logró derrotarla con un 24% de los votos, aunque su victoria no dista mucho, numéricamente, del 21,6% que alcanzó la candidata de ultraderecha.

El triunfo de Macron contradice las predicciones que dejaban a Le Pen como la ganadora definitiva en la primera vuelta, hecho que demuestra que la sociedad francesa sigue confiando en el sistema, aunque no necesariamente en los movimientos políticos de izquierda, los cuales, en las últimas décadas, han venido liderando en las urnas, a pesar de estar divididos internamente, lo que los ha debilitado electoralmente ante un panorama electoral diverso.

El actual presidente de Francia y el partido socialista de este país, presentaron su apoyo al candidato Emmanuel Macron, quien desde muy joven (24 años) se ha formado en una línea política socialista. Esto se debe a que, según la izquierda, el ascenso de la derecha con propuestas como la dimisión de la Unión Europea y dejar atrás el euro podrían significar una crisis mucho mayor que la que afrontan en la actualidad, de esta manera, la primera vuelta dejó en evidencia la confianza de la mayoría, aunque no una mayoría significativa, en la izquierda política francesa.

El proceso electoral francés demuestra el avance de la derecha a nivel mundial, que cada vez logra conquistar ciudadanos en países donde no estaba tan presente; aunque Marine Le Pen no logró conquistar la presidencia en primera vuelta, su opositor no le ganó con un significativo número de votos, lo quiere decir que para la segunda vuelta cualquier cosa puede pasar. Incluso, el discurso ultra conservador, proteccionista y hasta racista contra los musulmanes se podrá legitimar en países como Francia donde la libertad y la democracia nacieron para el mundo.

Recomendados Libre Pensador:

Revista Semana – Entre Marine Le Pen y Emmanuel Macron estará el próximo presidente de Francia

Periódico El País – Primera vuelta de las elecciones en Francia 2017

Palabras clave: Elecciones en francia; Marine Le Pen; Noticias Internacionales; Noticias elecciones 2018; Macron; Noticias Europa.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario