La resurrección del papado

Por Laura Ximena Aparicio Gutiérrez

20 de enero de 2015
Imagen: Tomada de: http://www.t13.cl/noticia/mundo/interactivo/interactivo-ruta-del-papa-francisco-estados-unidos

Cristianos, budistas, hinduistas, judíos, musulmanes, ortodoxos, yazidíes, etc. En el mundo existe una gran variedad de religiones y la mayoría están representadas por una figura que reúne las características que su doctrina profesa. Para nadie es un secreto que el catolicismo se ha regado por todo el mundo: de los 6,698,353,000 habitantes del planeta, 1,165,714,000 son católicos y si bien es un número bastante amplio, este podría estarse reduciendo por diferentes faltas que la iglesia católica ha cometido. Pero en estos últimos años los católicos han encontrado una figura en la cual se encuentran reunidos gestos de humildad y compasión, principios que la iglesia católica había olvidado. El 13 de marzo de 2013, se celebró un cónclave que eligió como papa a Jorge Mario Bergoglio. Desde sus primeros días como papa se mostró como una persona muy carismática, humilde, de preferencia por los pobres, marginados y sufrientes, y demostró su compromiso de diálogo con fieles de otros credos. ¿Será este hombre logrará reivindicar los principios de la fe católica?

Francisco realizó en el presente año una serie de viajes a diferentes países, pero uno de estos marcó un hito en la historia universal. Su visita a los Estados Unidos fue de las más memorables, el papa llegó el  22 de septiembre a Washington donde fue recibido por el presidente Barack Obama y la primera dama, Michelle Obama.

Convenció en Washington

Francisco visitó el 24 de septiembre al Congreso de Estados Unidos, para dar un discurso bastante relevante, este momento representó un hito al ser el primer Sumo Pontífice en visitar este lugar. En el discurso llama a colación temas bastante modernos y que nunca habían sido de preocupación por parte de la iglesia: comienza pidiendo al congreso y al mundo entero compasión con los inmigrantes, sean del origen que sea. Resalta que EE. UU. es el país de los sueños, que acoge a millones de personas de otras nacionalidades, por ello exige una solución inmediata a esta crisis de refugiados por parte de esta potencia y de otros países. Continua demostrando su preocupación por el fundamentalismo apegados a ideologías religiosas, políticas y de otras índoles, llama a vigilia por estas acciones y reflexiona que hay que preservar la libertad de culto, pero que ningún hombre puede justificar actos violentos en nombre de un ser supremo. Un tema innovador tocado por el papa es la globalización de la cual expresó su punto de vista como: “La tendencia a globalizarse es buena, nos une, lo que puede ser malo es el modo de hacerlo” aseguró el Sumo pontífice, de modo que pide por una unanimidad de condiciones entre los pueblos y el respeto hacia el otro. En este discurso mostró su espíritu anti-trump.

Lo escucharon en Nueva York

El viernes 25 de septiembre el Papa visitó la sede de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York, donde presentó un alegato bastante contundente y con espíritu crítico. Comenzó felicitando a la ONU por sus 70 años de existencia y también por su labor cumplida a través de estos años. Aseguró que en estos momentos de aceleración de la historia es donde esta organización tiene que ejercer labor eficazmente, por eso pide por una ONU sin segundas intenciones, libre de cualquier sesgo. Durante su discurso, incitó a la protección de la naturaleza por el hecho de que los seres humanos somos parte de esta y que cada criatura que habita este mundo tiene valor, los esfuerzo deben ser constantes y perpetuos. El Santo Padre rechazó los actos de guerra en el mundo y afirmó que esto es la negación de todos los derechos fundamentales, y en cuanto a la guerra afirmó que “hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de No Proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos”. En su discurso estuvo presente temas como la educación y la pobreza mundial.

En Filadelfia, enamoró

El encuentro mundial de familias que se realiza cada año, tuvo lugar en Filadelfia. Francisco estuvo presente allí y dirigió su atención hacia la importancia de una familia amorosa y en el seno de Dios. Pero un punto que se ha de resaltar es su compromiso con las víctimas de pederastia, prometió que encontraría a los responsables de crímenes de abusos sexuales dentro de la Iglesia católica, para que cada uno de ellos rinda cuentas.  “Los crímenes de los abusos sexuales a menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo: Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a  los menores, y prometo que todos los responsables rendirán cuentas” dijo el Papa en el encuentro mundial de familias. Para concluir su viaje a Estados Unidos visitó el Instituto Correccional Curran-Fromhold de Filadelfia, donde una vez más ratificó su inconformidad con la existencia de la pena de muerte. Cuando un hombre es sentenciado a esta pena, no le queda nada, no hay un porque vivir, no existe la reintegración social, la esperanza y la fe, las dos cosas más importantes para un ser dejan de existir, es por ello que la pena de muerte debe ser abolida en todos los países del mundo.  Con su visita a EEUU podemos entender que el Sumo Pontífice está realizando una labor innovadora, sin embargo no sabemos si va a ser el hombre que cambie la perspectiva de muchos sobre la religión católica.

Pero si sabemos algo, y es que el Papa se está tornando una figura política capaz de movilizar a millones creyentes y no creyentes y si bien lo dijo Napoleón “Hay cuatro cosas que ponen al hombre en acción: interés, amor, miedo y fe.”, esperemos que el hombre se ponga en acción para cambiar las situaciones tan desastrosas que abundan en el mundo hoy en día. No es necesario que un líder político, religioso o de otra índole se manifieste contra algo para que todos lo sigamos, pongámonos en acción por nuestra propia voluntad, de pronto podríamos hacer un cambio relevante.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario