La Perla del Pacífico canta (Parte II)

Por Maria José Monroy Tinjacá

9 de agosto de 2017
Imagen: Policía Nacional de los Colombianos

La llamada Perla del Pacifico (Tumaco) ha sufrido de varias maneras; ha tenido que soportar la violencia, la pobreza y el abandono. Sin embargo, es un municipio de admirar, por su empuje y tesón para superar las adversidades de distintas formas, entre las que se resaltan las culturales, basadas en el teatro, el baile, y como centro, la música

Música y perdón, la estrategia de Tumaco

Aunque hayan existido, y existan, diversos problemas, no todo está mal, pues este municipio tiene una riqueza natural y cultural impresionante, que se ha sabido aprovechar. Los tumaqueños tienen la costumbre de usar la música como medio de perdón e instrumento de paz, pues por medio de esta, cuentan historias, le cantan a la naturaleza, a la raza, a la propia Colombia, es decir, por medio de la música recuerdan y exaltan todo lo que es importante para ellos; de ahí su importancia, sus letras y ritmos permiten para entender el día a día y cómo perciben y afrontan el conflicto armado.

La música es un elemento importante, teniendo en cuenta que, a nivel general, sirve para recuperar recuerdos y generar pensamientos; para expresar y comunicar sentimientos, emociones o reflexiones, que traen como consecuencia la creación de lazos de unidad y afecto, sea con otras personas o con otras comunidades. Promueve, además, la empatía, es decir, la capacidad de ponerse en el lugar del otro y así mismo, la escucha, el dialogo, y el respeto. Es por esto que la música se vuelve clave en cualquier situación o en cualquier conflicto, al ser un instrumento que promueve las acciones no violentas a favor de la paz, reflejando la realidad de manera inmediata. Esto resulta evidente en un currulao que dice: “Queremos las garantías para poder regresar, el derecho que tenemos toda la comunidad, que no quede en el papel esos decretos y leyes, que lo que nos garantizan se cumpla como se debe”.

Los Tumaqueños expresan, a través de distintos ritmos, historias de desigualdad, del conflicto armado, y la resistencia que ha tenido lugar en la región; así, sus composiciones son una voz que rompe el miedo y da paso a las memorias de las luchas que han tenido que sostener las comunidades afro; los estragos del conflicto y de las fallidas políticas de desarrollo en su territorio; y sus sueños de paz y reparación. Su historia casi que se encuentra en dichas composiciones que son apoyadas por el Centro de Memoria Histórica, y algunas fundaciones que le apuestan a la paz en ese territorio.

Por otra parte, la música para los jóvenes es una forma de expresión y de salir adelante, pues reducen su exposición a ser reclutados por las guerrillas y a buscarse una vida en medio de la ilegalidad de las Bandas Criminales que actualmente azotan al país y a la región y que no han permitido que disminuya la tasa de homicidios de Tumaco, a pesar de la firma de los acuerdos de paz. Por su parte, los jóvenes empiezan a construir una identidad al sentir los ritmos de su tierra y entender y reflexionar sobre su propia historia; por esto es que en la mayoría de las composiciones del pacifico, se escuchan referencias al anhelo de paz, la memoria histórica y la reconstrucción social a través de la paz y el perdón.

Tumaco caminando hacia la paz

Los tumaqueños mantienen esperanza de que lo que han vivido no se vuelva a repetir, por eso, en su música, se empeñan en recordar su historia, pues “el que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Y aunque se mantenga la esperanza, la comunidad no confía del todo en que baste un acuerdo para que la paz reine en sus tierras, pues el espacio que dejó la guerrilla, después de la desmovilización, está siendo disputado por otros grupos que buscan apoderarse del negocio del narcotráfico, generando nuevas oleadas de violencia; además, se sabe que mientras no haya inclusión y exista la inequidad, seguirán existiendo los problemas.

Los pobladores de la Perla del Pacífico siguen teniendo miedo; sin embargo, y a pesar de ello, están dispuestos a perdonar y empezar de nuevo como lo han hecho desde siempre; lo intentan hacer por medio de comunicados publicados en el Centro Nacional de Memoria Histórica, en los que llaman la atención de manera pacífica, como se evidencia en el siguiente fragmento: “A TODOS LOS ACTORES ARMADOS ILEGALES que por la lucha por el control territorial y de la economía ilegal mantienen cautivos a barrios y comunidades enteras, que respeten la convivencia del diario vivir de las comunidades de la Costa Pacífica Nariñense, que no involucren a la población civil y sobre todo: que respeten la vida, que es sagrada”. También lo intentan por medio de la música, principalmente, y del teatro, promoviendo la educación para la paz y el perdón, como lo dice una de las canciones de Hip-hop de Tumaco “Atención, mi gente pura de corazón, tenemos que encontrar la paz, a la violencia dile que no (…) hay que tener inteligencia, no queremos la violencia. Que reine la paz y que termine esta guerra”.

Recomendados Libre Pensador

YouTube, Restitución de Tierras -Volver Allá

El Tiempo, -Cocaleros realiza nuevo bloqueo y quemas en via a TumacoEl Tiempo,

Redacción El Tiempo -Tumaco, el puerto de la música

Centro de memoria histórica, Pacifico Sur -Y yo levanto mi voz! Memorias de resistencia y paz en Tumaco

Centro de memoria histórica, Diócesis de Tumaco -Comunicado público de la Diócesis de Tumaco

Palabras Clave: Noticias Tumaco; Nariño; Noticias Pacífico; Resiliensia; Proceso de Paz; Música para construir paz; conflicto armado en Colombia.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario