La fotografía documental: expresión de la problemática social

Por Valentina Guío

1 de marzo de 2017
Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Rebecca_Hearfield_Photographing_Kevin_Carter.jpg

Dentro del mundo artístico está el arte en el cual un individuo es capaz de capturar escenas y disparar botones para hacer de un instante un espacio eterno, este arte es llamado fotografía. Para buscar el origen de la fotografía habría que remontarse al siglo III a.C cuando Aristóteles creó la primera cámara oscura por la cual visualizaba eclipses solares. También habría que volver en el tiempo cuando Leonardo Da Vinci en el siglo XV inventó la cámara oscura compacta que utilizaba de ayuda para pintar. Son estos y varios los hechos históricos de la fotografía dentro de la línea del tiempo, los que han hecho posible el avance de esta en materia tecnológica, para que en la actualidad todos tengamos acceso a una máquina recopiladora de soplos del tiempo o de sucesos históricos que, sin lugar a dudas, han impactado al mundo, como lo ha retratado la fotografía documental. 

¿Qué sería de la sociedad sin la fotografía?

En la actualidad es casi inimaginable una sociedad sin fotografías, pues lo que narran los periódicos es más creíble  con su apoyo, los avisos publicitarios llaman más la atención, las redes sociales mueven mayor número de masas e incluso las personas son capaces de recordar y recrear momentos por medio de ellas. Es tanto el impacto que ha tenido la fotografía en el último siglo que es completamente normal encontrar profesionales en la materia, incluso jóvenes y adolescentes hallan en este arte una salida para expresar sentimientos. Es complicado entender la magnitud de un sentimiento dentro de unos cuantos colores impresos en papel. Es increíble cómo dieciséis megapixeles y una apertura 3.5 para la entrada de luz permiten congelar momentos que manifiestan situaciones sociales e incluso personales.

Fácil oprimir un botón, difícil capturar el sentimiento

La fotografía parece sencilla, la tecnología ha permitido que cualquier individuo capaz de mover los dedos pueda captar un momento y, así lo es, cualquier persona con una cámara profesional puede oprimir el disparador y hacer ver una foto lo suficientemente técnica sin tener algún tipo de experiencia y conocimiento con respecto a esta rama del arte. Sin embargo, más que la cámara y el tipo de tecnología que se tenga, lo que es realmente esencial es el fotógrafo y lo que busca conseguir. Una persona realmente apasionada por la fotografía es capaz de analizar la situación, buscar un escenario y capturar la imagen en su mente, después hacerla real con un aparato tecnológico; como lo afirma Henri Cartier-Bresson, célebre fotógrafo francés, La fotografía es, en un mismo instante, el reconocimiento simultáneo de la significación de un hecho y de la organización rigurosa de las formas percibidas visualmente que expresan y significan ese hecho. Es claro que la fotografía es técnica, se necesita conocimiento acerca del manejo de luz para capturar una imagen, una publicidad necesita de profesionales en fotografía, pues una foto borrosa o mal fijada no es útil para llamar la atención, no obstante, la creatividad es subjetiva cualidad del fotógrafo, esta cualidad se ve explícita y notoria en diferentes ramas de la fotografía, en especial: la fotografía documental.   No existe un concepto universal de la fotografía documental, no obstante, es interpretada como la manera de congelar y plasmar la realidad, es un realismo total que muestra la sociedad en su padecer.

¿Qué tan impactante puede ser una fotografía, qué tanta realidad puede plasmar?

Han sido varios los segundos congelados en una captura, es el caso de Nick Ut, fotógrafa reconocida ganadora del premio Pulitzer (galardón otorgado por reconocimiento en el periodismo impreso) por tomar una fotografía titulada La niña de Napalm, durante la guerra de Vietnam, cuando los niños vietnamitas huían después de un fuerte atentado por parte de las tropas estadounidenses en 1972. La controversia que generó esta imagen no solo se debe al hecho de retratar una niña al desnudo, sino que añadido a esto la penosa situación en la que se encontraba.  Por tanto, la fotografía se encuentra actualmente censurada en las redes sociales por su fuerte contenido. Otra imagen controversial  que provocó el suicido de quien la capturó; Kevin Carter, de nacionalidad sudafricana, fotografió en 1993 a un niño sudanés famélico con un buitre a sus espaldas, los rumores y las críticas fueron de tan amplia dimensión que se llegó a interpretar la fotografía en el modo en el que el niño era el problema de hambre de Sudán, el buitre era el capitalismo y Kevin Carter representaba la indiferencia de la sociedad frente a la problemática. Las explicaciones dadas por Carter frente a la fotografía no fueron suficientes para acabar con la controversia, pues las personas sentían indignación al ver una fotografía con semejante problemática. Fue así como una fotografía llevó a Kevin Carter a atentar contra sí mismo en 1994. La influencia que generó la misma provocó esta tragedia, pues la fotografía es capaz de generar sensaciones y sentimientos a partir de crudas realidades.

Recomendados Libre Pensador:

Colombia digital – Henri Cartier Bresson

Breaking news – Facebook censura foto histórica de la guerra de Vietnam


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario