La FIFA: en la mira internacional

Por Adriana Rodríguez S.

21 de enero de 2015
Imagen: Steindy

Son varios los escándalos que rodean a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y que ponen en tela de juicio su transparencia y legalidad. Antes de iniciar el Mundial de Fútbol Brasil 2014, ya se había cuestionando su decisión de realizar el mundial en el 2022 en Catar, pues las denuncias tanto de prestigiosos diarios internacionales y de Transparencia Internacional han sacado a la luz pública muestras de corrupción y de tráfico de influencias de algunos de sus miembros. A ello se le suma las sospechas que plantean varios expertos en el campo futbolístico, pues pareciera que se reitera lo sucedido en Sudáfrica 2010: árbitros deshonestos o partidos arreglados ser reitera en el actual mundial. Entre tanto, La FIFA se defiende diciendo que está realizando investigaciones exhaustivas sobre varias de las denuncias que caen sobre sus hombros.

 Tarjeta roja para la FIFA

Rote_Karte-RB_Salzburg_crop

Red Card – fuente

Que la FIFA esté rodeada de escándalos no es un tema nuevo. Solo falta con mirar hacia atrás y rememorar la duda que todavía cabalga sobre el Mundial de Fútbol en Argentina (1974). En plena dictadura del general Videla se hacía imperativo que el país anfitrión ganara la copa. El interés era más que obvio: montar una cortina de humo que ocultara los desmanes del régimen. En aquella oportunidad, el equipo gaucho debía ganarle a Perú con seis tantos a favor y, por arte de magia, lo logró. Algo muy similar sucedió con Italia cuando el general Mussolini gobernaba la nación; en síntesis, ambos países ganaron la copa en plena dictadura. ¿Coincidencia histórica o los mundiales fueron comprados a la FIFA?

El diario de New York Times denunció que la FIFA previo al mundial de Sudáfrica 2010, había arreglado varios partidos. Pero sin lugar a dudas, el mayor escándalo tiene que ver con la selección de los países sedes para los mundiales (2018) en Rusia y (2022) en Catar: al parecer, ambos habrían comprado su elección para ser sedes mundialistas. Si bien hay dudas serias de corrupción con la de Rusia, como lo denunció el diario Telegraph, con la de Catar ha despertado mayor descontento internacional. Según el Sunday Times se pagaron varios sobornos para que Catar quedara como elegido, en lugar de Gran Bretaña. El diario, además, sustenta que el directivo de la FIFA Mohammed ben Hamman, el cual es de origen cátaro, habría pagado a directivos de origen africano 5 millones de dólares, para adquirir la sede del mundial para su país. De ello hay prueba a través de facturas, correos electrónicos y faxes entre los implicados, según el Sunday Times. Siguiendo con este tema, el columnista Andrés Oppenheimmer comentó el pasado 29 de junio “Es sospechoso que Catar sea sede del mundial si este nunca ha clasificado a un mundial, es uno de los países que viola sistemáticamente los derechos humanos. Adicionalmente, sería inhumano que los deportistas jueguen en pleno verano en este país: la temperatura, en esta temporada, es de 50o”. Y la polémica continúa…

Como si fuera poco, en este mundial ha habido varios actos que despiertan suspicacias: la mayoría de los arbitrajes han sido deficientes; penales inexistentes como el que cobró Brasil a su favor en el partido inaugural o los que no fueron pitados como el de México contra Croacia, el cual los manitos debieron cobrar. Los comentaristas deportivos reiteran que hay jugadas que no se repiten y no entienden el porqué una sí y otras no. Aunado a ello, el caso de Suárez, futbolista uruguayo, según el Liverpool, dueño de su pase, fue desmedida la sanción, por ello tomarán acciones legales contra la federación internacional.

¿Qué dice la FIFA?

Fifa-Logo

Logo FIFA – Fuente

La FIFA ordenó una investigación interna sobre el tema de Catar; destinó al ex fiscal de New York, Michael García quien debe presentar un informe a finales del mundial 2014 sobre este respecto. Si se confirman las denuncias, el vicepresidente de la FIFA Jim Boyce estaría de acuerdo con celebrar otra votación para elegir otro país anfitrión para el mundial 2022. Por su parte, Catar niega toda acusación.

Ahora bien, Transparencia Internacional espera que el regente deportivo cumpla a cabalidad con sus investigaciones internas y con las 26 recomendaciones que se le habían hecho, con el único propósito de que la FIFA recupere su credibilidad, pues se recuerda que los jugadores Platini y Franz Beckenbauer, miembros de la FIFA, fueron acusados por corrupción. A este último, el 27 de junio la FIFA le retiró su suspensión por el caso de las sedes mundialistas 2018 y 2022, pues no encontró méritos suficientes para continuar con la sanción. Se espera, entonces, en palabras del mundialista Diego Maradona: “Espero que la FIFA recupere la vocación original del fútbol lejos de sobornos y corrupción”.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario