Juan Carlos Henao: “La guerra aquí se degeneró, toda guerra se degenera, en cualquier parte del mundo, termina siendo salvaje”


Juan Carlos Henao, rector de la Universidad Externado de Colombia y uno de los asesores jurídicos del Gobierno para la elaboración de las normas de justicia transicional que se aplicarán a los combatientes de ambos lados del conflicto, habló con la Revista Libre Pensador sobre los puntos establecidos en el proceso de paz con las FARC.

Libre Pensador: Los opositores al acuerdo de paz han dicho que este favorece la impunidad. Está claro que los guerrilleros que no confiesen irán hasta por 25 años a la cárcel, y los que confiesen irán 8 años a las veredas. ¿A usted le parece más adecuado para el país que los guerrilleros estén en las cárceles, al igual que los paramilitares, en vez de que estén en las veredas reparando a las víctimas?

Juan Carlos Henao: Yo creo que es mucho mejor que estén reparando las víctimas y estén sancionados, yo prefiero unos guerrilleros ayudando a las víctimas, a las comunidades sabiendo que no fueron unos guerrilleros vencidos, que jamás se les pudo vencer, sabiendo que van a pedir perdón, que lo están pidiendo, que van a garantizar no repetición, a tenerlos en cárceles en donde también pueden estar. Un guerrillero puede ir a la cárcel, ¿Timochenko puede terminar en la cárcel? La respuesta es sí.

L.P: El hecho que el 47 por ciento de la tierra se concentre en el 1 por ciento de los propietarios ¿no es una deuda que el país tiene con los campesinos? ¿No deberían esas tierras beneficiar al país para que sean productivas?

J.C.H: Obvio que sí, yo creo que por fortuna el primer acuerdo fue un acuerdo agrario, es un acuerdo que el presidente Santos dijo que lo haría con la guerrilla o sin la guerrilla, ¿y por qué es un tema, importante? Porque nosotros los citadinos le tenemos una deuda histórica al campo, no solamente por el dato que usted me otorga sobre la concentración que excesiva que hay de la propiedad de tierra, sino por los millones de hectáreas que han sido despojados por la violencia. Juan Camilo Restrepo, experto en tema de tierras, decía que hay seis millones de hectáreas que directamente implicaba violencia. Cuatro donde ha sido abandonado por sus poseedores, ¿por qué? por miedo, y dos donde los han sacado a bala. Entonces el tema de la tierra es el tema fundamental y como la guerrilla nació siendo un movimiento campesino pues con muy buenos ojos yo veo los proyectos que están encaminados para el campo.

L.P: Si el conflicto se originó en los sesenta por la falta de accesibilidad del poder. ¿Se puede considerar que darle curules a este grupo es un mecanismo para saldar esa deuda con la sociedad? ¿Es una garantía de que no vuelvan a tomar las armas?                    

J.C.H: Claro que es una garantía de que no vuelvan a tomar las armas, ¿por qué? Porque el objetivo esencial de estos cuatro años de negociación es eso, que dejen las armas y pasen a hacer política. Eso es lo esencial. Todo lo demás son arandelas. Esa decisión es fundamental, en donde ellos van a participar en política pero lo que tienen en términos de representatividad es mínimo. Son cinco senadores de 102 más cinco representantes a la cámara de 166, cuando en otros países, Sri Lanka, Filipinas, por lo menos en promedio, se les ha otorgado un 25% de representación política con los grupos los cuales se ha negociado. Yo aplaudo por completo esa parte el acuerdo de participación política porque eso es honrar el compromiso originario que era que dejaban las armas para hacer discurso.

L.P: Los opositores del acuerdo de paz han dicho desde el principio que las FARC no tenían voluntad de paz, ni arrepentimiento. El hecho de que acepten entregar las armas a la ONU, y que hayan pedido perdón en varias ocasiones en las últimas semanas de forma individual y de forma colectiva ¿no es una muestra de voluntad de paz? , ¿Merecen las FARC el beneficio de la duda?

J.C.H: Claro que sí, yo creo que cuando uno hace uno negociación, lo primero que tiene que hacer es mermarle el lenguaje a la otra parte, porque si la oposición no lo baja de criminales, de narcotraficantes, de violadores, es decir, el mismo lenguaje es bastante descalificador, y uno no hace negociaciones descalificando de esa manera. Además, eso parte de un principio que es errado, como si los únicos “malos” fueron ellos y los demás son puros castos, por favor, miremos ahorita, Jaime Garzón, ojalá estuviera Jaime Garzón, vean les recomiendo, busquen a Jaime Garzón en Internet, ¿quién mató a Jaime Garzón? Los paramilitares con el ejército.

Es decir, el Estado colombiano también ha sido también un Estado violador por excelencia en muchos eventos de los derechos humanos. La guerra aquí se degeneró, toda guerra se degenera, en cualquier parte del mundo termina siendo salvaje, ya no basta matar, hay que matar con sierra eléctrica y sacar la lengua de los muertos por la garganta. Estos excesos que traen la violencia precisamente se van a parar con esta situación. En este sentido, yo doy la bienvenida, creo en la guerrilla y creo además que si ellos no cumplen, está dicho claramente en el texto de justicia transicional, cualquier acción de repetición de delitos acaba con los beneficios de la justicia transicional. Entonces la oposición dice muchas cosas, que ¿cómo se le va a creer a esos criminales? Pues primero porque uno tiene que creerle a la gente, segundo porque existe una firma y unos tratados los cuales están blindados jurídicamente y tercero, lo más importante, porque ya han dado pruebas fehacientes, contundentes de que están cambiando y que se han desarmado, que han dejado de secuestrar y que dejaron de tomarse el pueblo, entonces ¿Qué más quieren ellos?

L.P: Los opositores critican que a las FARC se les de elegibilidad política y dinero para educarse y subsistir. Si no es con estos subsidios ¿cómo garantizar la reinserción de los ex guerrilleros a la vida civil?

J.C.H: Es que tiene que ser por esa vía, eso no solamente es desde ahorita, es que a la gente la desinforman mucho. Desde el gobierno de Uribe que se han entregado muchos guerrilleros y en el gobierno de Santos, esos que se entregan antes del acuerdo de paz costaban más caro que los que se van a entregar ahora. Entonces, eso es la continuación de una política que ya viene en marcha. No sé si ustedes recuerdan, muy seguramente en los partido de la selección Colombia hace varios años, avisos que decían Entrégate, podrías estar viendo el partido en tu casa. Eso dio lugar a que muchos guerrilleros se entregaran y dejaran las armas. Ellos tuvieron más beneficios aunque de los que se están dando hoy en día.

L.P: Los opositores del proceso de paz dicen que con los acuerdos se entrega el país al Castro chavismo. ¿Qué sustenta esa afirmación si con sólo 10 curules no es posible cambiar el sistema político? ¿Estados Unidos hubiera dado apoyo a un proceso de paz que simpatiza con un aliado del socialismo? ¿Con Castro-Chavismo se refieren los opositores a la restitución de tierras del punto del agro?

J.C.H: Yo eso lo he respondido ante los medios con una frase de una canción de Serrat. “Creando apocalipsis van de salvadores”. ¿Eso qué significa? Que la táctica psicológica, porque eso es un problema mental, es generar miedos en la población civil. Ayer estuve en Bucaramanga y había una valla donde decía “Timochenko presidente, vota sí”, ¿para qué? Para generar sustos. Sustos que están sustentados en la seguridad que necesita el ser humano para poder sobrevivir. Entonces yo creo que lo que uno debe tener claro es que todo ese tipo de comentarios y temores es a partir de la aplicación de una filosofía absurda, ¿cuál es? “Todo lo que pueda salir mal, que salga mal”. Esa es la filosofía de ellos, lo cual es fatalismo negativo, porque los salvadores son ellos. Entonces como le ponen a la gente que todo puede salir mal y que todo va a salir mal, eso es lo que genera el susto, pero es una táctica psicológica, que lo que uno debe tener claro son las incertidumbres del futuro y una razonabilidad muy sólida para creer que eso va pasar como en efecto se pactó, pero no otro por el otro lado, porque ellos utilizan una incertidumbre fatalista y pesimista para asustar a la gente. Lo que yo manejo es una incertidumbre optimista y positiva, ¿por qué? Porque hay una razonabilidad para creer en eso. No tiene uno que ser tonto para decir que la guerrilla va a seguir secuestrando, no va a seguir secuestrando porque no puede porque pierde los beneficios.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario