Jardines Acunar: la iniciativa distrital que muestra una Bogotá más humana (reportaje segunda parte)

Por Juana Valencia

21 de diciembre de 2015
Imagen: http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/bogotanitos/eventos/nuevo-jardin-acunar-en-bogota

En vísperas del fin de la alcaldía de la Bogotá Humana, existen sentimientos contrariados frente a la gestión de Gustavo Petro. Bajo el la idea popular que afirma que: “siempre hay que ver el vaso medio lleno”, “ver solo el lado positivo” o cualquiera de sus variantes, es importante preguntarse ¿qué programas son rescatables en la gestión de Petro en Bogotá? Dejando a un lado los temas más sonados y discutidos que rodean al alcalde, como lo son la disputa anti-taurina, los problemas de movilidad, de infraestructura vial, el metro, la inseguridad y los derechos de los animales; en ese lado del vaso medio lleno, se encuentran programas llenos de amor y trabajo, que tienen como objetivo mejorar las condiciones del futuro bogotano: los niños.

Los niños amparados en el día y en la noche

Dentro de las distintas modalidades se encuentran los jardines con jornadas diurnas extendidas de 7 am., a 5 pm. Pero el elemento novedoso de este sistema, es que también se crearon los Jardines Acunar Nocturnos. Estos funcionan de 4 pm., a 7 am., y buscan responder a las necesidades de los padres que cumplen con trabajos nocturnos, como lo son los recicladores y varias mujeres cabezas de familia, la edad para el servicio nocturno se amplía hasta los 6 años. “Es un apoyo impresionante para los papás que trabajan y que no tienen dinero para pagar a alguien para que cuide a sus hijos o que tienen familiares, pero tienen claro que ellos no pueden cuidar a los niños”, afirma Alexandra García al compartir su experiencia de más de dos años visitando estos jardines.  Esta iniciativa nocturna, que integra tanto a las necesidades de los niños como de los padres, quienes van a trabajar tranquilos en la noche, pues dejan a sus hijo bajo la mirada de especialistas; está teniendo repercusiones a nivel regional,  pues Bogotá se alza como un ejemplo que está siendo seguido por países como México. E, incluso, el modelo nocturno se ha convertido en pionero a nivel internacional; así se anunció el pasado abril en el Seminario Internacional de Gobiernos Locales por el Derecho a la Ciudad, donde participaron diferentes países como Corea del Sur, Inglaterra, Francia, Sudáfrica,  México, Brasil, Ecuador, Perú, Argentina y Colombia; con el fin de intercambiar buenas prácticas en diferentes políticas sociales.

Otro elemento innovador del proyecto Acunar, desde el 2014, es la creación de los Jardines Acunar modulares o móviles, los cuales permiten la construcción del jardín en aproximadamente 60 días, mientras que en un jardín tradicional puede demorar más de un año. Esta nueva modalidad tiene una vida útil de aproximadamente 20 años y, gracias a sus materiales, ofrece una alta resistencia a temblores e incendios, lo que la hace bastante segura para los niños. (Alcaldía de Bogotá. 2014) En cuanto a su experiencia con estos nuevos jardines Alexandra García cuenta que:

“Los modulares son containers que se reciclan, eso tiene un enorme peso en cuanto a la disminución de costos, en cuanto permiten una fácil movilidad de la institución sin poner en riesgo la seguridad de los niños y sin poner en riesgo la salud de las personas que trabajan allí.  El uso de los containers es algo global que acá lo hemos adaptado a la de manda  de jardines infantiles.” (Alexandra García. 2015)

 Por su parte, Nancy Pinto explica que la ventaja de esta nueva modalidad es que responden a la demanda de los jardines. Ella afirma que lo especial de estos jardines es su carácter móvil:

“Son los nuevos jardines de la secretaría, están diseñados para las localidades donde hay una alta demanda y donde no hay casas que cumplan con la planta física que se requiere para el jardín. O digamos, esta el espacio pero no esta el jardín y se busca garantizar la atención inmediata, entonces el carácter móvil permite ubicarlos donde más se necesitan” (Nancy Pinto. 2015). Pinto recuerda, muy orgullosa, que el primer Jardín Móvil Acunar fue instalado el año pasado, en 2014, en la localidad de Fontibón: el Jardín Móvil El Principito. Actualmente se cuentan con más de setenta jardines bajo esta modalidad  por toda Bogotá.

La inversión que había hecho el Distrito, para 2014, era de más de 40.200 millones de pesos. Dinero que había sido invertido, no solo en el arriendo de los inmuebles, sino en el acondicionamiento de las casas para que cumplieran con los requerimientos básicos, las cuales son difíciles de encontrar teniendo en cuenta que se ubican en los barrios con mayor pobreza de Bogotá. Igualmente, los docentes y encargados de los niños, asegura el Distrito, son más de 627 profesionales con título en licenciatura en áreas de conocimiento propias para niños menores de 6 años. Además, con el fin de cumplir con el objetivo de brindar un cuidado y una educación integral, el Distrito ha contratado especialistas en otras áreas como tecnólogos en  educación inicial, auxiliares, psicólogos, nutricionistas y enfermeros. El experto Alfredo Sarmiento Gómez, director de la Misión Calidad para la Equidad del Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo (PNUD), afirma desde el punto de vista de calidad integral de la educación, los Jardines Acunar cumplen con una labor muy importante:“Atender a niños de 0 a 2 años y además proveerlos de desayuno, medias nueves, almuerzo y onces durante todo el año, con excepción del 15 de diciembre al 15 de enero, donde de todas maneras se entrega un bono alimenticio, es un avance significativo en la ciudad” (El Tiempo. 2014).

Pues dentro de los servicios integrales que prestan los jardines, el de cubrir la alimentación de los menores durante su  asistencia es clave para garantizar el buen rendimiento de ellos. Para finalizar, (Nancy Pinto, 2015), cuenta sobre el Jardín Acunar donde trabaja; el Jardín Acunar La casa de Las Hadas ubicado en la Calle 96 A N 6- 37 Este. Este es el único bajo esa modalidad que se encuentra en la localidad de Chapinero. En el horario diurno atienden aproximadamente a cien niños entre los 3 meses y los 3 años. Igualmente, bajo esa misma una unidad optativa; es decir, en esa misma institución pero con diferente personal, el jardín cuenta con jornadas nocturnas en donde pasa a llamarse Jardín Acunar Nocturno Las Hadas de los Sueños. La creación de este servicio, como lo explica la Alcaldía:

“Nace como respuesta a las necesidades de la población de la UPZ San Isidro Patios, donde se evidenció que estudiantes se veían obligados a llevar de noche a sus hijos al colegio y dejarlos en el patio, expuestos al frío,  la oscuridad y al riesgo en general de estar solos. Así como,  padres y madres que trabajan hasta altas horas de la noche y dejaban los niños solos o bajo el cuidado de hermanos menores de edad” (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2015).

Esta iniciativa distrital enfocada en la primera infancia que no cuenta con los recursos económicos para garantizar su desarrollo integral en una etapa tan clave como lo es la de los 0 a 3 años de edad, muestra otra cara de las políticas del alcalde Petro. Políticas que tal vez no beneficien directamente a un porcentaje de la población cuyos principales problemas sean el  tráfico, las jornadas taurinas o el dilema de la construcción del metro; pero que de una forma u otra mejoran la calidad de vida de la capital y muestran no solo a nivel local, sino también regional e internacional la cara de una Bogotá más humana.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario