Blog de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales

21 de marzo de 2018

Internet como herramienta del terrorismo Islámico

Por: Ricardo Montaño

El Estado Islámico dispone de una ventaja en su guerra contra Occidente, el dominio las armas tecnológicas del terror como nadie lo ha hecho antes de ellos, esa ventaja surge del manejo de Internet.

El autodenominado Estado Islámico de Irak y el Levante, está atacando en todo el espacio de internet. No solamente como era de esperarse a través de medios como Facebook , Twiter o Pinterest, sino en periódicos aparentemente democráticos y pro-occidentales como Al Hayat.

Según lo que plantea Joseph Salazar en su interesante estudio ”Palabras armadas” aparecido en Budapest, Hungría, en este invierno, Estado Islámico que ha basado su estrategia fundamental en la comunicación vía internet, cuenta ahora con un arma más contundente el Al hayat Media center, que apunta directamente al público extranjero, especialmente norteamericano y europeo.

Este medio que había sido creado con un enfoque pro-occidental en el Líbano en 1946, está hoy en manos de un equipo que no solamente es eficaz en lo técnico, sino especialmente en la forma de darse a conocer, el líder de este equipo fue hasta hace un mes Denis Cuspert, un rapero alemán que se convirtió en miembro del Estado Islámico curiosamente parecido al ministro nazi de propaganda Joseph Goebbels. Cuspert se convirtió en el principal propagandista del Estado Islámico en lengua alemana y era “inusualmente capaz de inspirar a jóvenes alemanes desilusionados para convertirse en yihadistas”.

Al Hayat, que aún hoy se presenta como prooccidental y pro-saudí, imprime en Londres, Nueva York, Frankfurt, Dubai, Riyadh, Jeddah, Dammam, Beirut y El Cairo y tiene oficinas en Londres, París, Washington, Nueva York, Moscú, Riyadh, Jeddah, Beirut, El Cairo, Bagdad, Dubai, Amman y Damasco, entre otros sitios. Y sin embargo, en las mismísimas narices de los servicios de inteligencia occidentales, sirve a los intereses más oscuros de EI, según Salazar.

Cruzados on line

A pesar de poseer este nuevo instrumento, los propósitos más importantes de los terroristas en línea, siguen siendo los mismos, la propaganda, la radicalización y el reclutamiento. Pueden desarrollar listas de posibles reclutas o simpatizantes a través de grupos en línea. Del mismo modo que las empresas de marketing pueden ver la información de los miembros para encontrar clientes potenciales y seleccionar productos para promocionarlos, los grupos terroristas pueden ver los perfiles de las personas para decidir a quién contactar y cómo acercarse a cada individuo.

Los medios del capitalismo al servicio del terrorismo

Los sitios de redes sociales les permiten a los terroristas usar una estrategia de focalización conocida como narrowcasting. Consiste en dirigir mensajes a segmentos específicos del público definidos por valores, preferencias, atributos demográficos o suscripción. El nombre, las imágenes, las apelaciones y la información de una página, video o chat en línea están diseñados para coincidir con el perfil de un grupo social en particular. Estos métodos permiten a los terroristas atacar especialmente a los jóvenes.

Cada vez más, los grupos terroristas y sus simpatizantes utilizan predominantemente comunidades occidentales en línea como Facebook, MySpace y Second Life, así como sus equivalentes en árabe. El experto en antiterrorismo Anthony Bergin dice que los terroristas ven estos sitios web dominados por jóvenes como herramientas de reclutamiento, la explicación es por cierto espeluznante, “de la misma manera que un pedófilo podría mirar esos sitios para acceder a posibles víctimas”.

El uso terrorista de plataformas en línea no es nuevo. Después de los acontecimientos del 11 de septiembre y la campaña antiterrorista que siguió, una gran cantidad de grupos terroristas se movieron al ciberespacio, estableciendo miles de sitios web que promovían sus mensajes y actividades. Muchos sitios terroristas fueron atacados por agencias de inteligencia y de aplicación de la ley, servicios de contraterrorismo y activistas, que monitorearon los sitios, atacaron a algunos de ellos y obligaron a sus operadores a buscar nuevas alternativas en línea. El giro a las redes sociales siguió.

En lo que va la autocomunicación de masas

Las redes sociales difieren de los medios tradicionales en muchos aspectos, como la interactividad, el alcance, la frecuencia, la usabilidad, la inmediatez y la permanencia. A diferencia de los medios tradicionales, caracterizados como “uno a muchos”, en los que solo una pequeña cohorte de las instituciones establecidas, difunden información a un público efectivamente ilimitado, las redes sociales permiten que cualquiera publique o acceda a la información. Las nuevas tecnologías de comunicación, como las redes móviles y basadas en la web comparativamente económicas y accesibles, crean plataformas altamente interactivas a través de las cuales las personas y las comunidades comparten, crean, discuten y modifican el contenido. Ese es justamente el peligro, que los ataques se esperan a través de las redes sociales y están llegando por medios tradicionales.

Con las redes sociales, los consumidores de información también actúan como comunicadores, ampliando enormemente la cantidad de transmisores de información en el mercado de las comunicaciones. Esta comunicación bidireccional promueve la creación de conjuntos pequeños y difusos de comunicadores y grupos. Las comunidades virtuales que usan las redes sociales son cada vez más populares en todo el mundo, especialmente entre los grupos demográficos más jóvenes.

El uso creciente de las redes sociales es impresionante. El tiempo dedicado a las redes sociales en los Estados Unidos aumentó de 88 mil millones de minutos en julio de 2011 a 121 mil millones de minutos en julio de 2012, un aumento del 37 por ciento en solo un año. En 2013, la investigación de eMarketer descubrió que el usuario estadounidense promedio gasta 23 horas semanales de correo electrónico, mensajes de texto y uso de redes sociales y otras formas de comunicación en línea. Tanto el correo electrónico como Facebook vieron que el 87 por ciento de los encuestados ingresaba semanalmente para comunicarse con los demás. Un poco más de tres de cada diez iniciaron sesión en Twitter y YouTube una vez a la semana para conectarse a través de mensajes de texto y videos. Incluso redes sociales de nicho como Instagram (intercambio de fotos), LinkedIn (redes profesionales) y Pinterest (intercambio de medios personalizados) vieron que más de uno de cada diez encuestados ingresan al menos una vez a la semana.

Los terroristas tienen buenas razones para usar las redes sociales. En primer lugar, estos canales son, con mucho, los más populares entre su público objetivo, lo que permite que las organizaciones terroristas formen parte de la corriente principal. En segundo lugar, los canales de redes sociales son fáciles de usar, confiables y gratuitos. Finalmente, las redes sociales les permiten a los terroristas acercarse a su público objetivo y prácticamente “tocar sus puertas”, en contraste con los modelos más antiguos de sitios web en los que los terroristas tenían que esperar a que los visitantes acudieran a ellos.

Pese a la devastadora eficacia de Al hayat, Twitter sigue siendo el servicio de Internet favorito de los terroristas, incluso más popular que los sitios web autodesignados o Facebook, para diseminar propaganda y permitir la comunicación interna. El uso terrorista de Twitter aprovecha una tendencia reciente en la cobertura de noticias que a menudo sacrifica la validación y el análisis en profundidad en aras de una cobertura casi en tiempo real. Bajo estas condiciones, especialmente cuando hay pocas opciones, los medios convencionales pueden tomar los tweets como una fuente legítima de noticias. Los terroristas explotan repetida y metódicamente esta deficiencia con fines de propaganda. Un buen ejemplo son las falsas “noticias de última hora” de un ataque con bomba dentro de la Casa Blanca, que el Ejército Electrónico sirio twitteó a través de una cuenta de una agencia de noticias pirateada el 23 de abril de 2013. Wall Street sufrió pérdidas por pánico de hasta 136 mil millones de dólares. el engaño.

Con Twitter de regreso al medioevo

El grupo militante Al-Shabaab, durante su ataque de septiembre de 2013 al centro comercial Westgate en Nairobi, Kenia, hizo un comentario en vivo sobre sus acciones en Twitter. Varias horas después del ataque, una cuenta que pertenece al grupo con sede en Somalia, relacionada con Al Qaeda pié, “Los Mujahideen ( ‘guerreros santos’) entraron al centro comercial Westgate hoy en alrededor del mediodía y que todavía están en el interior del centro comercial, la lucha contra el keniano kuffar (‘infieles’) dentro de su propio territorio “. Luego, el grupo tuiteó su razón de ser para el ataque y dio detalles operativos del asalto, todo en tiempo real. Los tweets fueron la primera confirmación de que el ataque fue obra de Al-Shabaab, y periodistas de todo el mundo lo informaron rápidamente.

Este ataque, que mató a 72 personas, fue la primera vez que un grupo que había montado una operación terrorista usó Twitter para reclamar su responsabilidad. Al-Shabaab ha estado activo en Twitter desde diciembre de 2011, enviando un flujo de tweets a veces a más de 15,000 seguidores, incluyendo un buen número de periodistas y analistas de terrorismo, según un estudio del Centro Internacional para el Estudio de Londres. Radicalización y violencia política.

Esta superioridad consiste según Salazar en que occidente considera de alto nivel la comunicación que se produce por medios electrónicos en particular la superioridad en el conocimiento que emplea medios visuales, a eso le llama “ilusión mecánica”

La fuerza de su propaganda está en lo que él llama “nuestra pasión numérica”, en la errada concepción según la cual la tecnología que emplea Estado Islámico es en realidad dominada por los occidentales y por tanto un escenario en el que llevan la ventaja y no les pueden ganar.

La realidad es que gana quien mejor la utilice puesto que en sí misma no es buena ni mala, el asunto verdaderamente importante es cómo y para qué se use. Los países creen haber medido y empleado acertadamente los efectos psiconeurológicos del mundo virtual. En eso consistiría la superioridad técnica y moral de occidente.

El Califato juega con la incapacidad de las potencias de asumir efectivamente el materialismo y sin embargo su potencial radica en que emplean lo más avanzado de la tecnología para defender e imponer una visión religiosa del medioevo.

EI quiere llegar a las mentes jóvenes que hay en tu casa, pero no solamente a través de tu ordenador sino quizás, a través del periódico que acaban de lanzar por debajo de tu puerta.

Recomendados LibrePensador 

Jesús Núñez Villaverde – “Dáesh. El porvenir de la amenaza yihadista”

Gabriel Weimann New Terrorism and New Media

Gatestone Institute 

Wilson Center