Guajira: la población olvidada

Por Mónica Patricia Olmedo Aguilar

4 de noviembre de 2014
Imagen: Tanenhaus

Teniendo en cuenta que la crisis de la Guajira no es reciente, ¿por qué ahora aparece como noticia? La situación de una de las poblaciones de Colombia dejadas en el olvido es hoy pan de cada día. Sin embargo, la historia de olvido de la región viene de años atrás.La Guajira Alta, hoy reconocida como una maravilla del país caribeño, adornada por hermosas playas es reconocida por tener lugares turísticos como el Cabo de la Vela, la elevación montañosa de Macuira, entre otros. Es el lugar donde reside el  42,4% de indígenas pertenecientes a la tribu Wayúu, para quienes la realidad no es tan amena como el paisaje.

En la actualidad, el problema de salubridad que padece la población en especial los niños y niñas llama la atención de los funcionarios de la Defensoría. Desnutrición, inasistencia del sector salud y falta de agua potable son los problemas más relevantes.

¿Por qué ahora?… ¿cifras que asustan?

Las cifras indican que 3 de cada 10 niños menores de 5 años sufren de desnutrición crónica. Esta situación tiene un precedente de al menos 10 años durante los que se ha alertado al gobierno nacional de la crítica situación alimentaria y nutricional de la población. Para 2010, la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional revelaba un 30% de la población sufriendo de desnutrición. La inseguridad alimentaria alcanza a seis de cada diez hogares.

El DANE señala que entre el 2008 y 2013 casi 3000 niños menores de 5 años han muerto debido a la imposibilidad de adquirir alimentos. La población indígena en un país defensor de la diversidad étnica es de especial importancia y está bajo tutela del Estado, pese a ello la realidad de esta comunidad no es muestra de una debida atención estatal a sus sus problemas.

¿Por qué ahora?, tal vez se deba a las cifras que han ido creciendo conforme pasan los años. Las políticas que ejecuta el gobierno tienen una marcada tendencia a  tratar las consecuencias en vez de prevenir las situaciones. La difusión de información dramática sobre la comunidad ha dado relevancia a una población condenada al olvido y solo referenciada por el “turismo del pluralismo”.

¿Por qué ahora?… La corrupción  y el clima

La inclemente sequía que afronta el departamento desde hace un año es una excusa  que el gobierno ha usado para disipar la atención del problema real y culpar al clima de la desnutrición de la población. Hay una clara deficiencia de instituciones en el departamento, pero el clima ayudó y ahora hay mayor atención sobre las decisiones y acciones que serán llevadas a cabo para respetar los derechos esenciales de la comunidad. Lo que resulta irrespetuoso frente a las necesidades de los guajiros, es que en su departamento, se de la producción de carbón más importante del país, pero las regalías no llegan. En cambio, el departamento se destaca como uno con las menores cifras de desarrollo del pais.

Afortunadamente, el 9 de Agosto después de un año volvió la lluvia a la Guajira. Sin embargo, este suceso no soluciona los problemas de la población, pudo haber llegado agua lluvia, pero no llega agua potable. Ante los paliativos del gobierno para afrontar la situación, Cerrejón, empresa minera, anunció un aporte de 2000 millones de pesos para el desarrollo de planes para abastecer de agua a los habitantes.

¿Y el gobierno?, veremos cuál será su propuesta frente a la problemática y lo más importante, si da lugar a acciones que den resultados. La situación de la Guajira es una cuestión de ineficiencia del gobierno municipal y departamental, de corrupción del sistema de regalías, y finalmente de desprotección a la comunidad indígena. En 2014 revive una población que ha estado desprotegida desde hace más de 10 años. Colombia es un país pluralista y defensor de los derechos de las minorías en el papel, ¿qué tal si lo demostrara con hechos?

Recomendados:

Vanguardia.com – La Guajira, asfixiada por la corrupción, el hambre y la sed

Universidad Nacional de Colombia – Desnutrición en La Guajira: un problema crónico, no coyuntural

El Espectador – Con 2.000 millones de pesos, Cerrejón espera dar agua a La Guajira


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

1 comentario

Deja un comentario