Estados Unidos: ¿armamento para docentes?

Por Laura Monroy

miércoles 18 de abril de 2018

El atentado en la escuela de Marjory Stoneman Douglas el 14 de febrero en Parkland Florida, fue la gota que derramo el vaso. El presidente de Estados Unidos, el miércoles 21 de febrero, manifestó su apoyo sobre la posibilidad de darles armas y entrenamiento militar a los docentes por tres días en un curso llamado FASTER. Los que están a favor, como el vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA siglas en inglés), afirman que la única forma de detener a los malos con una pistola, es un tipo bueno con una pistola. El argumento se centra en que la gente necesita armas en las escuelas para hacerlas seguras. La Idea que Trump apoyó diciendo que con unos profesores bien entrenados los ataques se acabarán. De otro lado, están los que la desaprueban: el 72% de los docentes, según una encuesta de la Asociación Nacional de Educación. De igual modo que el alumnado de las escuelas estadounidenses, que expresan que esta medida lo único que va a hacer es fomentar más la inseguridad y la violencia. Entonces, ¿es esta la mejor solución para dicha problemática?

Medios alrededor del mundo han manifestado su impacto por la decisión tomada por el gobierno de Donald Trump. El 21 de febrero del 2018 el presidente de los Estados Unidos se reunió con algunos de los sobrevivientes y los padres de las víctimas; prometió una solución, que consiste en  el porte de armas por parte de los docentes en los recintos escolares. Es innegable la necesidad que siente el gobierno estadounidense en tomar medidas eficaces para la protección de los niños y jóvenes en sus respectivas instituciones escolares, además del desespero y la preocupación de los padres por el peligro que corren sus hijos en un lugar en el que, supuestamente, pueden estar a salvo.

Frente a esta medida, el lunes 5 de Marzo del 2018, el senado estadounidense le dio el visto bueno con una votación bastante estrecha, 20 votos a favor y 18 en contra. Asimismo, el congreso de la Florida no se hizo esperar, para poner en debate si tomar esta medida o no; el Gobernador republicano Rick Scott, a pesar de ser partidario de Trump, no estuvo de acuerdo en otorgarle armas a los profesores, el cual ratificó la norma quedando con 67 votos a favor y 50 en contra diciendo que su objetivo es el de proteger y prevenir incidentes en las instituciones educativas.

En cuanto a esta problemática crearon una organización llamada FASTER en el cual los docentes tendrán entrenamiento militar por tres días, les darán instrucciones de cómo utilizar armamento militar. Se aclara este no será para los profesores en general, ya que se limitará a una minoría de ellos, los cuales se denominarán “guardianes”. Este programa no solo será para los profesores, sino también para cualquier trabajador que tenga funciones fuera de las aulas de clase dentro de las instituciones escolares, los cuales serán revisados psicológicamente para garantizar la seguridad dentro de las aulas. Otras de las medidas tomadas son: las personas menores de 21 años no pueden comprar o hacer uso de armas, la prohibición de artefactos que hagan que los fusiles normales se conviertan en mortales ametralladoras y observar si las personas que van a comprar este tipo de mercancía son sanos mentalmente y que no tengan vínculo ilícito en su quehacer diario. Según el Trump esta es la mejor manera para la protección de los estudiantes en sus instituciones, lo cual hace pensar que el presidente no se ha tomado la molestia de revisar la historia de su país, en la cual la mayoría de las masacres han sido iniciadas por maestros o estudiantes de las mismas instituciones, así que hacer una revisión psicológica a cada persona que vaya a portar un arma encima no es la mejor solución. Primero, porque se gasta dinero y tiempo y, segundo, independientemente de que una persona esté sana psicológicamente no quiere decir que no vaya a hacer uso del arma cuando sus pasiones se le suban a la cabeza.

Sin embargo, el gobierno no tomó en cuenta un movimiento organizado por los estudiantes del instituto de Parkland denominada #NeverAgain, alzando su voz en contra de las armas, para que se prohibiera por completo vender fusiles de asalto, ya que piensan que, en vez de estar planteando una solución, están conduciendo a la violencia. De la misma manera, los padres están inconformes por la incompetencia del Estado en regular este tipo de situaciones desde la gran masacre de 1999 en Littleton, Colorado, hasta el día de hoy no se han tomado serias medidas para la protección de los estudiantes. De otro lado, su opositor, la Asociación Nacional del Rifle,  está a favor de darle armas a los profesores, para, según ellos, obtener una mayor seguridad, más sin embargo están en desacuerdo en elevar la edad para poder adquirir un arma legalmente. De esta manera se comprende que prefieren ser un país armado y mostrar su poder por medio de la violencia. Así este país no podrá tener una convivencia ni podrá vivir en paz, al contrario, generará temor, enojo y violencia dentro de la sociedad estadounidense.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario