El fanatismo lleva a un país a la crisis: Venezuela

Por Tatiana Borray

25 de abril de 2017
Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Political_cartoon_Venezuela_2014.jpg

La crisis política, económica y social que vive actualmente Venezuela puede entenderse como la crisis de la Revolución Bolivariana por la ineficiencia e incapacidad del dominio y soberanía del actual presidente, los venezolanos salen a la calle a exigir el proceso de referendo de revocatoria contra Nicolás Maduro, por tanto los temas abordados por el pueblo son tales como juicio político, derecho a la protesta, libertad de prensa, expropiación, devaluación desenfrenada, inflación desbordada, desabastecimiento en los puntos comerciales de suministros y un gobierno que perdió toda la credibilidad pues ha llegado Venezuela al peor estado de país inviable.

Declive de la economía

El declive de la industria petrolera es uno de los puntos más graves de la crisis económica de Venezuela. El petróleo representa la mitad de los ingresos del gobierno, un aporte que el expresidente Hugo Chávez calificaba como el “instrumento de desarrollo nacional”. La petrolera estatal invirtió sus ganancias, más de 250 mil millones de dólares desde 2001 hasta 2015, en diversos programas sociales como la importación de alimentos, salud, educación, infraestructura y el bienestar colectivo, la industria petrolera de Venezuela, cuyos enormes ingresos alimentaron la gran mayoría de los planes gubernamentales.

Venezuela tiene una de las mayores reservas de petróleo del mundo, pero el tipo de crudo es muy pesado y difícil de refinar. Por lo tanto, Venezuela necesita mezclar su crudo con otro más ligero de países como Nigeria y EE.UU. Esa tarea costosa se ha hecho más difícil por los problemas de pago causados por las penurias financieras. Problemas de pago que también han dado lugar a una escasez general en Venezuela o la falta de inversión que también es un problema, ya que los campos petrolíferos se deterioran con el tiempo, y asimismo lo hacen las instalaciones que dan servicio a los campos, estas situaciones quedaron enmascaradas por los altos precios.

Una posible solución para este declive es apoyar la producción nacional, como proveer divisas para la adquisición de materias primas e insumos para los sectores productivos, restablecer las líneas crédito internacionales al cancelar la deuda comercial válidamente contraída, incrementar la generación de electricidad y suministro de agua, garantizar la seguridad personal, eliminar el monopolio de las importaciones públicas y reasignar esos recursos a la compra de bienes nacionales, sincerar precios rezagados para reactivar la producción.

Escasa institucionalidad

En la actualidad la ideología que se práctica en Venezuela es el Chavismo que es un fenómeno político surgido en este país alrededor de la figura de Hugo Chávez, el cuál contribuyó a la progresiva degeneración en el campo social, político y económico de la nación, evidenciada en la crisis humanitaria debido a que el actual presidente, Nicolás Maduro llevo este pensamiento a un fanatismo de extrema izquierda, término utilizado en política para describir dicho movimiento y gobierno que promueve  y sostienen posiciones radicales de izquierda. La extrema izquierda promueve el igualitarismo completo. Se opone a un sistema económico, social o político estratificado. En algunos casos, el término sirve para describir posiciones radicales de izquierda fuera del marco institucional democrático, alegando hacerlo en beneficio del pueblo, como los actos que han ocurrido en Venezuela.

Como se evidencio el 30 de marzo con el auto-golpe de Estado preparado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional, ya que callar ante una dictadura es la indignidad más baja en la política,  se deben utilizar todos los mecanismos disponibles de las ramas del poder para hacer cumplir la democracia.

La justificación oficial para tal determinación fue la reunión extraordinaria del consejo permanente de la OEA, debido a que la organización manifestó su preocupación por la situación política, económica, social y humanitaria que se está viviendo en Venezuela y retomó la posibilidad de que pidiera la activación de la Carta Democrática que tiene como meta defender la institucionalidad democrática en la región, por lo cual activarla significaría que el continente considera que la democracia está en riesgo en un país determinado y se debe tomar medidas para restituirla. La Asamblea Nacional mostró un fuerte respaldo a esta medida y había solicitado su aplicación, se recuerda que en la asamblea la mayoría de parlamentarios es de la oposición, por ende es la razón que Maduro decidió suspender sus funciones. Finalmente, después de 59 años de democracia, el chavismo pretende llevar a Venezuela en dirección al autoritarismo, en contra de la constitución política del país.

Recomendados Libre Pensador:

Cultura, noticias nacionales, noticias internacionales

El colombiano – La región está desencantada de la democracia 

El Tiempo – Al chavismo aún le quedan muchas cartas por jugar para el 2018


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario