El Estado Islámico bajo la lupa

Por Mario Carvajal C.

18 de diciembre de 2014
Imagen: Menendj - http://ar.wikipedia.org/

Con el pasar de los días, el grupo terrorista Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS por sus siglas en inglés) va tomando más importancia en el plano internacional. Esto se debe a sus recientes ataques terroristas y a su fortuna basada en su mayoría, en el petróleo; lo que lo ha hecho el grupo terrorista más poderoso en la actualidad. Sus métodos son tan extremistas que el grupo terrorista de Al-Qaeda los expulsó de su organización, pues no concordaba con su accionar. Entonces, desde esta perspectiva, vale la pena preguntarse, ¿Cuál es el origen de este grupo terrorista y en qué consiste su lucha religiosa (la yihad)?

 El restablecimiento del Califato

El Estado islámico de Iraq y Siria (ISIS) es el grupo terrorista más rico del mundo. Además, controla la mayor cantidad de armas y territorio que cualquier otra organización terrorista yihadista en la historia de la humanidad. El objetivo primordial de esta organización es poder establecer Estados basados en sus leyes y usar el terror para ello. En otras palabras, pelear una guerra santa sin cuartel, hasta tener un mundo unido bajo sus leyes.

ISIS, antes conocidos como Al-Qaeda en Iraq, es una organización terrorista de vieja data. Este grupo, hace algunos años, después de llevar a cabo masacres en Iraq, dejaban unos DVD’s en el lugar de los hechos para amedrentar a las poblaciones aledañas. Estos videos contenían escenas de asesinatos de niños, mujeres, y hombres, al igual que videos de artefactos explosivos improvisados (IED’s por sus siglas en inglés) en contra de los soldados estadounidenses. Estos eran utilizados no solo para causar consternación, sino también para celebrar sus logros. Por estas tácticas de asesinato sin justa causa y sus atroces grabaciones, el líder del grupo Al-Qaeda, Osama bin Laden, los expulsa de su organización. Al ser depuestos de Al-Qaeda conforman el ISIS.

Este grupo terrorista, del que se tiene información desde el 2006, además estuvo a punto de dejar de existir. Pero ante la debilidad del aparato militar de Iraq, no solo en armamento y entrenamiento, sino también a causa de las fuertes divisiones internas, esta organización resurgió aún más letal y extremista que antes. Es como la medusa a la cual le cortan la cabeza, pero esta le vuelve a nacer y se vuelve aún más letal.

Emblem_of_the_Islamic_State_of_Iraq_and_the_Levant

uno de los emblemas del Estado Islámico – Fuente

El objetivo de ISIS es crear un Estado islámico desde donde puedan difundir y garantizar la perennidad del Islam radical. En efecto, el grupo es creyente de la corriente del Islam según la cual Allah le reveló todas las leyes religiosas y seculares al profeta Muhammad y que la comunidad islámica, el ummah, tiene que ser regida por estas leyes divinas, más conocidas como la Sharia. Estos códigos son ejercidos por una forma de gobierno que rige sobre toda la comunidad islámica, sin importar límites territoriales. Según la creencia de ISIS este gobierno supremo es el Califato.

El califato es la forma de gobernar más fanática de la religión del Islam. El líder del Califato, se cree, no solo es el representante de Allah en el mundo, sino también su descendiente. A este líder entonces, se le debe obediencia absoluta, ya que él representa las pablaras y pensamientos de Allah. Desde la caída del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial y la abolición del Califato como símbolo representativo del poder, los Islámicos de la rama Sunni han declarado como su misión restablecer los califatos como símbolos de poder real.

La cabeza de la “bestia”

El líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, se acaba de proclamar como el “Califa Ibrahim” y en su discurso en Mosul, Iraq, Abur Bakr exigió a sus seguidores que lo obedezcan como ellos obedecerían a Allah y a Muhammad. Este líder de ISIS nació en 1971 y su verdadero nombre es Abu Du’a, la mayoría de los yihadistas se cambian su nombre a uno de guerra para acrecentar su leyenda. Abu Du’a estudió historia islámica y obtuvo un doctorado en la Universidad de Bagdad en los años 90. En el 2006, mientras este líder batallaba contra la invasión estadounidense de Iraq, fue capturado y permaneció como prisionero hasta 2009. En el 2010 se vuelve líder de ISIS y en 2013 añade a Siria al nombre ISIS.

Bajo el liderato de Abu Bakr al-Baghdadi, el ISIS floreció económicamente. Antes esta organización se lucraba de donaciones de personas con grandes recursos económicos. Ahora esta organización se mantiene gracias a la venta de petróleo de fuentes controladas por su organización y del comercio de antigüedades robadas de los lugares históricos de Siria.

Como este artículo demuestra, ISIS, no es una organización terrorista que surgió de la noche a la mañana. Esta organización tiene una base ideológica y usa tácticas de amenaza, consideradas atroces hasta por Al-Qaeda, para llegar a su objetivo. Podemos inducir que para ganar la batalla contra ISIS no solo se necesita enfrentarlos militarmente, sino también atacar sus fuentes económicas para así ahogarlos tanto militar, como económicamente. Pero esto no será posible, si ignoramos las razones de su lucha, la cual pone en riesgo el modelo democrático actual.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario