El acuerdo nuclear con Irán, ¿victoria o fracaso?

Por Ana Rojas

28 de junio de 2015
Imagen: Foto Archivo Diario El Mundo

La relación entre Irán y Occidente ha sido por décadas una de las más complejas. Hace un par de meses, se anunció un acuerdo preliminar entre el G5+1 e Irán que limita el programa nuclear iraní y compromete por su parte a Occidente a levantar sanciones. Un acuerdo catalogado por muchos como histórico y por otros como un gran error. Se trata de un impacto geopolítico muy grande, con intenciones muy debatidas y con términos que aún están por definirse.

Las negociaciones entre los líderes políticos del país chiíta y del grupo conformado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, y China se han sostenido con el objetivo de alcanzar una solución diplomática al conflicto nuclear. Se compromete a Irán a reducir o enviar al exterior el 97% del uranio ya producido, tener una supervisión estricta y limitación del enriquecimiento del mismo por 25 años, reducir sus centrifugadoras, reconvertir y remodelar plantas, todo esto supervisado por el organismo internacional. Por otro lado compromete a occidente a levantar sanciones económicas y diplomáticas.

¿Un nuevo tiempo para la política exterior iraní?

Con este avance en la relación entre Irán y Occidente comienza una nueva etapa para la política exterior de Irán. Es importante recordar que este país se encontraba alejado de la diplomacia internacional por años. Este giro tiene como pieza clave a Hassan Rouhani, quien llegó a la presidencia en 2013 y ha tomado un papel abierto al diálogo y al consenso. Para este, el acuerdo es un gran logro y ha afirmado que Irán tiene toda la intención de cumplir con lo pactado. Teherán busca librarse de las duras sanciones que afectan el desarrollo del país e impulsar de este modo su economía. De esta forma, Irán ganará aproximadamente 1.500 millones de dólares y un lugar en la política de Medio Oriente.

Y es precisamente un lugar mejor dentro de la competencia por el liderazgo regional lo que posiblemente ha impulsado un rechazo rotundo por parte de Israel y Arabia Saudita, país con un pueblo sunita. Israel ve con preocupación este acercamiento. Según Netanyahu el acuerdo se trata de un “error histórico” el cual atenta contra la seguridad de Israel. Un par de años atrás, afirmó que no iba a permitir que Irán desarrollara una capacidad militar nuclear. Para el mandatario el acuerdo puede terminar legitimando el programa ilegal nuclear iraní y se estarían eliminando sanciones justo cuando Irán continua involucrado en acciones en contra de su país. Lo anterior, marca una relación distinta con Estados Unidos que viene de una estrecha relación.

¿ Un camino hacia la paz?

El gobierno norteamericano se ha pronunciado sobre este acuerdo como un camino hacia la paz. Sin embargo, a nivel interno, los republicanos no hicieron esperar su rechazo al acuerdo con Irán. Para Obama, si el acuerdo se lleva a buen término se elimina la amenaza que representa el poder nuclear. Además, en tiempos difíciles para la seguridad internacional y política exterior estadounidense es posible establecer a Irán como pieza clave para la estabilidad de la seguridad mundial. Desde esta perspectiva, Occidente ganaría un aliado fundamental. Una alianza de este tipo sería un impacto para las relaciones entre Estados Unidos e Irán ya que el primero apoya al pueblo sunita mientras que Irán es chiíta. Además, como actores fundamentales se encuentran China y Rusia como aliados de Irán, países que distan de la política estadounidense.

Los peros de un acuerdo tan prometedor

La necesidad de un acuerdo entre ambas partes ha sido reconocida por la mayoría de analistas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, este acuerdo ha generado tanto tonos optimistas como tonos de controversia. Y han tenido hasta ahora como resultado un acuerdo marco tan prometedor como complejo. Los aspectos técnicos y legales deben quedar listos el 30 del presente mes. No obstante, a este acuerdo le queda mucho camino por recorrer. El acuerdo se ha visto afectado por un conflicto de declaraciones entre ambas partes y debe superar el conflicto interno en el gobierno estadounidense.

El acuerdo con Irán podría llegar a referenciarse como “el acuerdo del siglo” debido a su enorme impacto geopolítico. Ha contemplado la posibilidad de darle la vuelta al actual juego de alianzas. De esta manera ha causado mucha controversia entre los principales lideres mundiales, muchos de lo cuales desconfían del mismo y se resisten a aceptar este giro repentino. Lo cierto es que a sólo unos días de su proceso de formalización faltan muchas cosas por definir. Los principales representantes de ambas partes han dado una noción esperanzadora del acuerdo abriendo la puerta al diálogo en una relación profundamente conflictiva desde hace décadas en pro de la paz, la seguridad y el bienestar económico de ambos países. Pero, ¿será posible traducir este acuerdo en acciones de este tipo?

Referencias El Libre Pensador:

El País – El presidente que creyó en el diálogo. 

Revista Semana – Irán: ¿demasiado pronto para celebrar el acuerdo sobre el programa nuclear?

CNN en español – 20 preguntas sobre el acuerdo nuclear de las potencias con Irán.


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario