Crisis en la frontera como oportunidad para los venezolanos

Por Iris Pedraza

24 de marzo de 2017
Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:2015_Venezuela%E2%80%93Colombia_migrant_crisis_2.jpg

Sin duda la crisis constante en la frontera entre Venezuela y Colombia tiene en jaque a los habitantes de ambos países. Sin embargo, para los venezolanos la entrada al país les brinda la oportunidad de abastecer su canasta familiar. Pero el tema no es solo alimentario, las medicinas también entran en la escala de prioridades. En cambio, para los colombianos si bien se ven beneficiados por las ventas, también se han encontrado afectados por el contrabando, la inseguridad y la falta de empleo, pues la mano de obra que se contrata es la venezolana; resulta más barata que la de los cucuteños.

La despensa de los venezolanos

Desde el pasado 13 de agosto han ingresado al territorio colombiano cerca de un 70% más de ciudadanos venezolanos a diferencia de años pasados, con la intención de comprar alimentos y productos de aseo,  debido a que en Venezuela la gente no compra lo que necesita, solo lo que encuentra. En su reporte de noviembre, el Banco Central de Venezuela estableció el índice de escasez en 21,2%. Eso quiere decir que en 21,2 de cada 100 establecimientos no hay ciertos productos básicos.

También es pertinente mencionar que la escasez de medicinas en Venezuela es un factor influyente en el desplazamiento hacia Colombia, ya que el país enfrenta una aguda escasez de medicamentos que, según la Federación Farmacéutica Venezolana, alcanza el 85%. El desabastecimiento se ha visto agravado por una drástica reducción de las importaciones, a raíz de la caída de los precios del petróleo.  Del mismo modo,  los venezolanos  ingresan al país en busca de mejores servicios de salud, según el subgerente del Servicio de Salud de Villa del Rosario, Dubán Martínez, dijo que las vacunas que más solicitan los venezolanos son las de la varicela y el neumococo, pues “el vecino país no tiene medicamentos suficientes para el esquema de vacunación”.  Si bien los venezolanos dicen que trasladarse desde ciudades apartadas de la frontera es costoso, pero explican que es la única alternativa que tienen.

El dilema

Si bien los colombianos se ven beneficiados por las ventas, se ven afectados en primera parte por la inseguridad, entre 2016 y lo corrido de 2017 la Policía ha capturado a 190 ciudadanos venezolanos que vinieron a delinquir a Cúcuta y el área metropolitana. En cinco delitos se concentra en el área metropolitana de Cúcuta el accionar delictivo de venezolanos: el hurto a personas es   el de mayor impacto, seguido por el hurto  a entidades comerciales, el  porte y fabricación de estupefacientes, el porte de armas de fuego y, por último,  el homicidio.

El total de venezolanos capturados el año anterior fue  de 135  y a febrero de este año se contabilizan 55. De acuerdo con el promedio de venezolanos delinquiendo cada mes, en Cúcuta se proyecta que al término del año la cifra ascienda a unos 555. Cabe anotar, que con en el cierre de la frontera había disminuido en gran medida los actos delictivos de los ciudadanos que provienen del vecino país.

Por otro lado, el contrabando prima en todos los renglones de la economía local de Cúcuta, que incluye grandes cantidades de alimentos de la canasta básica, medicamentos y sobre todo hidrocarburos. Es pertinente mencionar que algunos alimentos están en pésimas condiciones y aun así son vendidos a los cucuteños perjudicando su salud, ¿Por qué sucede esto? una de las razones con más peso se  debe al desempleo en la ciudad que ha llevado a los cucuteños al rebusque, al trabajo informal. El desempleo lleva al rebusque,  al contrabando.

Más sin embargo la causa del desempleo en Cúcuta no solo se debe al contrabando, el hecho de que los venezolanos estén siendo contratados en Cúcuta es un riesgo para la mano de obra local, debido a que no son bien remunerados, por su situación aceptan menos del mínimo por su trabajo haciendo que las empresas prefieran contratarlos en lugar de los colombianos.

Para terminar, si bien el cierre de la frontera representaba para las ciudades fronterizas un problema, la apertura representa un desafío para las autoridades, quienes deben hacer más presencia, quienes deben presentar métodos o estrategias para sobrepasar la crisis que presentan la ciudad, porque en últimas los venezolanos no son los culpables, es el mal manejo que tienen la ciudad, en especial Cúcuta, imposibilitándola para salir de esa situación.

Recomendados Libre Pensador:

El Libre Pensador – Cúcuta en crisis: ¿acciones u olvido? (primera parte)

El Libre Pensador – Cúcuta en crisis: ¿acciones u olvido? (segunda parte)

El Libre Pensador – Nicolás Maduro en el centro de las tensiones políticas

El Libre Pensador – Los errores políticos garrafales de Nicolás Maduro 


Compartir esta noticia


Facebook Twitter Google+

Deja un comentario